¿Estás organizando un viaje a Escocia? En Más Edimburgo encontrarás infinidad de recursos: rutas, lugares imprescindibles, recomendaciones de transporte y alojamiento…

Así que hoy, en lugar de repetirnos, queremos fijarnos en otros aspectos del país de los que no hablamos tan a menudo. Con un toque de humor y mucho cariño, ¡aquí tienes 36 consejos no tan típicos para preparar tu viaje a Escocia!

Consejos para viajar a Escocia no tan típicos - Lewis y Harris

Cómo preparar un viaje a Escocia

Si prefieres comenzar por los aspectos prácticos, pásate por estas guías:

Consejos no tan típicos para tu viaje a Escocia

  1. Di gracias al bajar del bus. Incluso en los buses urbanos, donde no dejan de subir y bajar pasajeros, todo el mundo da las gracias al chófer al bajarse con un thank you o un ta. Aquí te hablamos del transporte público en Edimburgo.
  2. That’s lovely, thank you! En Escocia todo es lovely (bonito, agradable…). Es un adjetivo que se usa muchísimo y que escucharás, por ejemplo, en algunas tiendas. En vez de decir simplemente thank you, mucha gente dice that’s lovely, thank you (algo así como ‘genial, gracias’), y tú también puedes usar esa expresión al comprar algo, cuando te sirven comida, cuando alguien te presta ayuda…
  3. ‘Wee’ y ‘aye’ pasarán a formar parte de tu vocabulario. Wee o aye, por poner un par de ejemplos, son palabras escocesas que escucharás sí o sí.
    Si quieres familiarizarte con términos escoceses imprescindibles (aunque todavía te esperará la prueba del acento), aquí tienes 30 palabras para viajar a Escocia.
  4. Organiza alguna sesión de peli escocesa y palomitas antes del viaje. Antes de tu viaje a Escocia, ponte alguna película donde aparezcan escenarios escoceses, o engánchate a alguna serie como Outlander, y el viaje será el doble de emocionante cuando reconozcas en persona esos paisajes que aparecían en pantalla. Aquí tienes pelis rodadas en Escocia, aquí, pelis rodadas en Edimburgo, y aquí puedes seguir una ruta de Outlander por Escocia.
    El viaducto de Glenfinnan y el tren Jacobite Escocia
  5. No confundas Escocia, Inglaterra y el Reino Unido. Que levante la mano quien no haya metido la pata con Inglaterra, Escocia, Reino Unido y Gran Bretaña alguna vez. A nosotros, al principio nos pasaba a menudo, pero vale la pena tener los conceptos claros.
    Y no porque los escoceses se ofendan (a veces sí), sino porque, ya que visitamos un país, qué menos que informarnos bien. Aquí te contamos la diferencia entre Inglaterra, el Reino Unido y Gran Bretaña.
  6. Cuidado con las (adorables) ovejas. Haciendo excursiones, acabarás compartiendo espacio con estos animales. Y, aunque parezcan nubecillas de algodón, a veces pueden ser agresivas, sobre todo en época de cría, cuando las madres protegen a sus peques (¡y algunas hembras tienen cuernos!). Presta atención y apártate si ves que cambian su comportamiento; nos ha pasado más de una vez.
    Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Ovejas en Huisinis
  7. Cierra bien las puertas para el ganado. Recorriendo zonas rurales de Escocia, encontrarás miles de cattle grids (rejas en el suelo) y verjas para evitar el paso del ganado. Muchas son bastante rudimentarias y están sujetas por alguna cuerda o cordel. A menos que se indique lo contrario, puedes cruzarlas, pero asegúrate de cerrarlas bien.
  8. No esperes encontrar Highland Coos en todas partes. Aunque se han convertido en todo un emblema de Escocia, las vaquitas peludas no siempre aparecen cuando las buscas. En una ruta en coche, seguro que te cruzarás con alguna, pero, si quieres ir en su busca, algunos lugares donde pueden verse son el Pollock Country Park, en Glasgow; el Trossachs Woollen Mill, cerca de Callander; el castillo de Blair Atholl, en Pitlochry; o la Swanston Farm y las colinas de los Pentlands, en Edimburgo.
  9. Además de vacas peludas, busca unicornios. ¿Sabías que el unicornio es el animal nacional de Escocia? Se asocia con la nobleza, el orgullo y la valentía, y en muchas ciudades y pueblos encontrarás representaciones. En el artículo te contamos dónde están situados los más importantes.
    El unicornio, el animal nacional de Escocia - Culross Mercat Cross
  10. No des de comer a los ciervos. No todo vale por una foto: algunas regiones de Escocia, como Glen Etive, los ciervos se están acostumbrando a que los viajeros les den de comer y pierden el miedo a la gente, merodean por las carreteras… El país tiene un grave problema de superpoblación de ciervos, y todos los años se cazan y sacrifican miles. Dándoles de comer no ayudamos. Aquí tienes otros consejos de turismo responsable en Escocia.
  11. Cuidado con los faisanes en la carretera. En carreteras secundarias rodeadas de naturaleza, no es extraño toparte con estas aves. Muchas veces se detienen en el asfalto y les cuesta avanzar o retroceder, así que tendrás que acercarte poco a poco para no atropellarlas (por desgracia, otras veces las encontrarás atropelladas).
    Consejos para viajar a Escocia no tan típicos - Faisanes
  12. No te lleves un calzado con el que no estés dispuesto a pisar miles de cacas de oveja. En Escocia pisarás caca de oveja y de conejo, meterás los pies en el barro, te pillará la lluvia…
    Así que nada como un calzado cómodo, impermeable y, sobre todo, que pueda ensuciarse. Incluso si viajas solo a Edimburgo, lo necesitarás para subir a Arthur’s Seat y para otras excursiones. Echa un vistazo a qué meter en la maleta para viajar a Escocia.
  13. Ponte cómodo antes que guapo. Siguiendo con la ropa, no te preocupes demasiado por ponerte guapo: en las fotos de Escocia todos acabamos con pelos de loco al viento, impermeable de Decathlon y zapatos sucios.
    Elige prendas cómodas y prácticas que te protejan del frío, el viento y la lluvia y, sobre todo, te permitan disfrutar de la naturaleza al máximo.
  14. Nunca te fíes del cielo, ni para bien… ¡ni para mal! Aunque mires por la ventana por la mañana y veas el cielo despejado, llévate toda la ropa de abrigo. Y aunque llueva y el cielo se pinte de tono apocalíptico, sal y aprovecha el día, porque es probable que al cabo de 30 minutos haya cambiado por completo. Aquí te hablamos un poco más del impredecible tiempo en Escocia.
    Consejos para viajar a Escocia no tan típicos - Edimburgo Princes St Gardens
  15. Por la tarde y la noche, muchos pueblos se vuelven fantasma. Muchos pueblos escoceses, por turísticos y pintorescos que sean de día, se transforman en desiertos a partir de más o menos las 17:00. Los comercios cierran, las calles se vacían y todo el mundo se refugia en su hogar.
    Si te apetece disfrutar de la atmósfera de un pueblo en concreto, ve por la mañana.
  16. Aunque todo esté cerrado, habrá un pub abierto. En Escocia, los pubs son lugares de encuentro necesarios, sobre todo en invierno, cuando oscurece muy pronto y los comercios echan el cierre. Incluso en los pueblos pequeños, aunque las calles estén desiertas es probable que dentro del pub local encuentres ambiente.
  17. No pidas whisky con hielo. A menos que quieras que te destierren del pub, pide un dram de  whisky solo y, si quieres, un vaso de agua. Si es demasiado fuerte, lo que la gente suele hacer es añadirle un par de gotitas de agua.
  18. Pide una Tennent’s (y alguna cerveza local). Aunque hoy en día la moda son las bebidas artesanas, en Escocia la cerveza que sigue dominando el mercado por goleada es la Tennent’s Lager, de Glasgow. Pide una Tennent’s y cata también alguna cerveza local: ¡la noche es larga!
  19. No intentes seguir el ritmo de beber a un escocés. Sus hígados son de otro planeta y engullen una pinta tras otra como si fueran agua. Si no quieres acabar con una resaca monumental, olvídate de seguir el ritmo a los escoceses con los que entables conversación en el pub.
    Souvenirs Escocia originales Scotch Whisky Experience
  20. El curry es tan típico como el haggis… o más. En Escocia, como en el resto del Reino Unido, se come muchísima comida asiática y, en especial, india. Así que no te imagines viviendo a base de haggis y puré de patatas: incluso en los pueblos, muchas veces encontrarás algún restaurante o local de comida para llevar indio.
  21. El Irn-Bru se vende más que la Coca-Cola (pero no sabemos si alguien ha conseguido acabarse uno). Los escoceses son adictos a este refresco de color naranja radioactivo, así que, si quieres probar la bebida típica (con perdón del whisky), compra un Irn-Bru. Aunque nosotros nunca hemos conseguido acabarnos una lata… ¡Ya nos contarás si lo logras!
  22. Prueba las patatas de Mackie’s y los tea cakes de Tunnock’s. Para seguir probando porquerías esocesas (aunque en este caso, ricas), compra una bolsa de patatas Mackie’s del sabor que prefieras, como haggis y pimienta. Y, para merendar, nada como un tea cake de Tunnock’s, un pastelito de chocolate relleno nube de azúcar.
    Consejos para viajar a Escocia no tan típicos - Patatas de haggis Mackie's
  23. Prepárate para salir rodando de un afternoon tea. Mucha gente imagina que un afternoon tea consiste en té y algún pastel, pero lo cierto es que suele ser una comida muy elaborada y copiosa, con dulce y salado para llenarte hasta los topes.
    Si buscas una merienda dulce, en cualquier cafetería la encontrarás; si eliges un afternoon tea, ten en cuenta que es probable que ese día ya no cenes.
    Aquí tienes algunas de las mejores cafeterías de Edimburgo, y aquí te contamos dónde tomar el afternoon tea en Edimburgo.
    Dónde tomar el afternoon tea en Edimburgo - The Principal Edinburgh
  24. Para ahorrar, come de supermercado. Tras unas cuantas cenas de pub y restaurante, quizás las libras empiecen a volar, así que una buena alternativa es comprar algo en supermercados como Tesco, Scotmid, Sainsbury’s o Marks & Spencer. Todos tienen sándwiches, ensaladas, platos listos para comer…
    Otra tienda omnipresente en Escocia que vende sándwiches y bocados calientes (aunque la mayoría taponan las arterias con solo mirarlos, ¡como las pies de macarrones!) es Gregg’s.
  25. En los supermercados, pasa por la sección de reducedUn poco antes del cierre, la mayoría de supermercados rebaja muchísimo los productos que están a punto de caducar, como sándwiches, sopas, platos preparados, bollería y pan del día… Pásate por la sección de reduced y, con un poco de suerte, podrás cenar o desayunar por poquísimas libras (hemos llegado a cenar por 10 céntimos).
  26. Si no queda ningún restaurante abierto, busca un chippy. Cada ciudad y pueblo escocés tiene su chippy, un local donde preparan comidas fritas y rebozadas para llevar como fish and chips, patatas fritas con salsa, pizza… Sí, son templos de la comida grasienta y el vinagre, pero, si llegas a un lugar de noche y no hay nada abierto, es probable que en el chippy el aceite aún esté chisporroteando.
  27. Lleva bolsas reutilizables. Las de tela no ocupan nada y, además de contribuir al turismo sostenible en Escocia y evitar plásticos de un solo uso, te ahorrarás los 5 céntimos que cuesta cada bolsa en el super.
  28. No compres un tartán que no te gusta solo porque sea de tu clan. Mucha gente viaja a Escocia para conocer la tierra de sus antepasados y va en busca del tartán, la tela de lana con distintos estampados y colores, de su clan.
    Pero el tartán de los clanes es un invento relativamente moderno: hace unos siglos, el diseño del tartán dependía de la región y de los tintes naturales que hubiera disponibles, no de un clan en concreto. Hoy en día, estas piezas son más bien un negocio: ¡incluso Irn-Bru tiene el suyo! Así que, si te hace ilusión, cómpralo, pero, si el tartán de tu clan no te gusta, no te sientas obligado a participar en esta tradición moderna.
    Regalos originales Escocia Tartan
  29. No alquiles coche si no te apetece, digan lo que digan. Parece lógico, pero a veces las guías transmitimos la idea de que Escocia solo puede visitarse en coche. Un vehículo propio da muchísima libertad y flexibilidad, es cierto, y para un segundo viaje lo recomendaríamos sin dudar.
    Pero, si por alguna razón no puedes o quieres alquilarlo, en tren, bus y organizándote un poco podrás llegar también a lugares fantásticos. Aquí te contamos cómo funciona el transporte público en Escocia y aquí tienes una ruta de 10 días por Escocia en bus.
  30. Pero, si tienes tendencia a marearte, lleva algún medicamento. Los buses escoceses y las carreteras estrechas y curvas no son una buena combinación para los que tenemos tendencia a marearnos. Si tú también perteneces al club, lleva contigo pastillas contra el mareo.
  31. Si te vas de road trip, no olvides la música. En algunas zonas de Escocia, las únicas emisoras de radio disponibles son las de la BBC y, con un poquito de suerte, dos o tres más. Para amenizar esos largos trayectos de carretera, llévate la música que más te apetezca.
    Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Carreteras
  32. Los castillos más visitados no son la única opción. En Escocia, los castillos se cuentan por cientos, pero los visitantes solemos dirigirnos siempre a los mismos.
    Es cierto que fortalezas como el castillo de Stirling o el castillo de Eilean Donan son espectaculares, pero no te sientas presionado por la mayoría y elige el lugar que más te apetezca entre las opciones infinitas: amueblado o en ruinas, con leyendas épicas o modestas historias familiares, con cientos de visitantes o con nadie alrededor…
  33. Si haces un viaje largo, quizás la Explorer Pass no sea lo que más te compensa. La Explorer Pass es una tarjeta fantástica de Historic Scotland que te permite ahorrar al visitar varios lugares históricos gestionados por esta entidad, pero tiene un límite de días.
    Si tu viaje a Escocia es un poco más largo, echa un vistazo a la suscripción anual a Historic Scotland. Es un poco más cara (unas 10 libras respecto a la Explorer Pass de temporada alta), pero dura un año entero, por lo que, si en ese período vuelves a visitar Escocia, aún te servirá. ¡Una excusa infalible para volver!
  34. Glasgow sí vale la pena. Aunque por suerte hoy tiene más defensores que detractores, Glasgow aún arrastra la fama de ser una ciudad fea o poco interesante. Haz oídos sordos a esos comentarios y compruébalo por ti mismo: aquí tienes una ruta de un día por Glasgow para comenzar a destapar los encantos de la ciudad.
    Guia de Glasgow Que ver en un dia Ruta West End
  35. No te desesperes con los semáforos de Edimburgo. Caminar es la mejor forma de descubrir Edimburgo, pero hay algunos aspectos que no acompañan demasiado: hay pocos pasos de peatones, y los semáforos suelen tardar un par de siglos en cambiar. Además, en muchas calles hay dos semáforos: uno para cruzar hasta la primera mitad y otro para llegar hasta el otro lado. Eso hace que, a veces, veas venir tu autobús de lejos y lo pierdas esperando en algún semáforo. ¡Paciencia!
  36. Si tienes uno o dos días libres, visita una isla. Los viajeros suelen asociar Escocia a las Highlands y, al organizar una ruta, les dedican la mayor parte del tiempo. Pero el país guarda otro tesoro bajo la manga: sus islas.
    Desde islas pequeñas que pueden recorrerse en un día, como la isla de Arran o la isla de Mull, hasta islas fascinantes en las que podrías pasar semanas, como la isla de Lewis y Harris o las islas Orcadas, te animamos a guardar una parte de tu viaje para la vida isleña. Son otro mundo y volverás enamorado.

¿Qué otros consejos darías a alguien que se esté planteando viajar a Escocia? ¡Esperamos tus sugerencias!