Durante nuestro viaje por la isla Lewis y Harris y las Hébridas Exteriores, hay una frase que repetíamos una y otra vez: qué suerte poder estar aquí.

Entre playas de agua tan clara como una lente de cristal, entre rebaños de ovejas pastando en los acantilados, entre menhires milenarios y carreteras desiertas… En una Escocia que rompe todos los esquemas y que, una vez más, te hace sentir privilegiado por poder disfrutarla.

Si tú también te estás planteando salir de la ruta más habitual y descubrir las islas, no lo dudes ni un segundo más: ¡aquí tienes 10 razones para visitar la isla de Lewis y Harris!

¿Listo para comenzar a organizar tu aventura? Aquí te detallamos los preparativos para viajar a Lewis y Harris: transporte, alojamiento, clima…

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Bosta Beach

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris

1. Conduce por carreteras espectaculares

En Escocia, conducir entre paisajes abrumadores no solo está reservado a las Highlands: las carreteras de Lewis y Harris también harán que estés tentado de parar cada pocos kilómetros.

En especial, en Harris, donde transitas entre una sucesión de lagos, valles, puertos de montaña… Y, de vez en cuando, en el horizonte aparece una playa, tan resplandeciente entre el tapiz de verde que parece un espejismo.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Carreteras

En Lewis, el paisaje es mucho más llano, pero, aun así, conducir por sus tranquilas carreteras también tiene un encanto especial.

Muchas de las carreteras de Lewis y Harris son de un solo carril para ambos sentidos, y el hecho de ser tan estrechas las convierte en aún más pintorescas (aunque, cuando encuentras un coche de cara y te toca maniobrar, ¡el entorno queda en segundo plano!).

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Carreteras

2. Admira los campos de turba

Los terrenos pantanosos de Lewis y Harris son ricos en turba, un material que se forma en lugares fríos y húmedos a lo largo de los siglos, a medida que la vegetación se va descomponiendo.

Con la ayuda de una herramienta especial (el tairsgear), en primavera los habitantes de las islas cortan la turba en bloques. Luego, los dejan secar a la intemperie y los apilan en forma de pirámides redondeadas.

Aunque en otros lugares de Escocia también se extrae turba, ¡jamás habíamos visto tantos campos como en la ruta por Lewis y Harris!

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Campos de turba

Los reconocerás por los cortes en el terreno y, si viajas en primavera o verano, por los bloques secándose. Acércate a tocar la turba: es muy curioso cómo cambia la textura desde el suelo, donde es blanda y húmeda, hasta las pirámides, cuando parece madera sólida.

En el pasado, el duro y meticuloso trabajo de cortar el peat era una parte crucial de la vida en las islas, ya que se usaba como combustible para calentar los hogares.

Hoy en día, se utiliza sobre todo en la elaboración de algunos whiskys escoceses, a los que da un toque ahumado muy característico.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Turba o Peat

3. Baña los pies en las playas más bonitas de Escocia

Tras visitar la isla de Lewis y Harris (o a cualquiera de las Hébridas Exteriores), las playas pasarán a formar parte de tu lista de maravillas de Escocia junto a otros elementos más habituales, como lochs, montañas y valles.

Y es que en la isla te esperan playas insólitas y paradisíacas que rompen con las típicas imágenes del país, como Luskentyre, Huisinis o Ardroil. Lenguas de arena blanca que parecen extenderse hasta el horizonte y aguas azuladas y transparentes que van y vienen con el cambio de mareas.

Cuando en una orilla comenzamos a encontrar una estrella de mar tras otra, brillando a la espera de que la siguiente marea las devolviera mar adentro, ¡casi no podíamos creérnoslo!

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Huisinis Beach Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Luskentyre Beach

Hasta aquí, la imagen podría pertenecer a cualquier país tropical. Pero alrededor de las playas de Lewis y Harris crecen la vegetación, los acantilados y las montañas, creando un entorno salvaje donde muchos aprovechan para acampar.

Aunque, por supuesto, la temperatura de las aguas es escocesa. Nosotros viajamos en mayo y coincidimos con días de sol que nos permitieron caminar descalzos por la orilla, pero solo en una de las playas, un poco más resguardada, nos hubiéramos atrevido a bañarnos sin riesgo de congelación.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Port Stoth Beach

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Luskentyre Beach

4. Sumérgete en un universo en gaélico

Las Hébridas Exteriores son la región de Escocia donde todavía existen más hablantes del gaélico escocés, una lengua que, tras siglos de maltrato (y a pesar de que hoy en día es una de las lenguas oficiales del país), sigue en declive.

En buena parte de Lewis y Harris, alrededor de un 50 % de la población lo habla, y comprobarás que está muy presente en el día a día.

Los carteles y paneles informativos están escritos primero en gaélico escocés y después en inglés. Incluso los topónimos tienen un nombre en gaélico escocés y una traducción inglesa que, muchas veces, no coincide con el original. Por ejemplo, en inglés, la playa de Losgaintir es la de Luskentyre.

Aunque eso último resulta confuso (las guías no siempre se refieren a los lugares usando el mismo idioma), como amantes de las lenguas nos encantó poder disfrutar de este pequeño universo donde el gaélico escocés aún sigue vivo, escuchar las conversaciones indescifrables en supermercados y cafeterías y fijarnos en el curioso acento que los lugareños tienen incluso cuando hablan en inglés.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Nombres en gaélico escocés

5. Avista miles de aves y otros animales

En primavera, las islas escocesas son un paraíso para las aves en busca de un lugar donde anidar. Las habíamos encontrado por miles en las islas Orcadas y, esta vez, también en Lewis y Harris.

Ostreros picoteando junto a la carretera, fulmares y alcatraces custodiando sus nidos en los acantilados…

Además, en la isla también te toparás con otros muchos animales: cientos y cientos de ovejas ocupando las laderas y carreteras, focas descansando en la costa

En la isla de Scalpay, un cartel avisa de un cruce habitual de nutrias, y, cuando llegamos al faro de Butt of Lewis, en la parte más norteña de Lewis, unos chicos nos contaron que acababan de ver una ballena en el océano.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Aves en Butt of Lewis Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Ovejas en Huisinis

6. Siente la magia de las piedras de Callanish

Las piedras de Callanish, o Calanais, son uno de los motivos más hechizantes para visitar la isla de Lewis y Harris.

Estos imponentes menhires se levantaron alrededor de 2900 a.C., y, cuando paseas entre las hileras de rocas y te adentras en el círculo central, todas las incógnitas que guardan cobran vida de nuevo: ¿quién las colocó allí, por qué en esta disposición y qué función cumplían?

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Piedras de Callanish

Aunque los expertos creen que tenían algún aspecto ritual, todavía están envueltas en misterio. La leyenda de Lewis y Harris cuenta que se trata de los gigantes que vivían en las islas: como castigo por no querer convertirse al cristianismo, los petrificaron.

¿Sabías que las escenas del círculo de piedras de la peli Brave, de Pixar, están inspiradas en las piedras de Callanish? Y quizás te recuerden también al círculo de Craigh na Dun, uno de los escenarios de Outlander. El de la serie es ficticio, pero el parecido es evidente, ¿verdad?

¿Eres cinéfilo? Aquí tienes 20 escenarios de cine en Escocia, desde castillos hasta playas.

7. Imagina la vida en las blackhouses

Una de las construcciones tradicionales de las Hébridas Exteriores que encontrarás en Lewis y Harris son las blackhouses, casas con gruesos muros de piedra y techo de paja.

Estos hogares no tenían chimenea, así que el humo de la turba quemándose se colaba por el tejado y, por el camino, ennegrecía las paredes. Otra curiosidad es que, en el interior, los habitantes compartían el espacio con el ganado.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Gearrannan Blackhouse Village

Aunque puedan parecer mucho más antiguas, la mayoría de blackhouses que hoy en día sobreviven en Lewis y Harris se construyeron unos 150 años atrás, antes de que la gente se mudara a hogares más modernos y ese estilo de vivienda se abandonara.

Te recomendamos visitar la Blackhouse de Arnol, una blackhouse con el interior reconstruido para mostrar cómo vivían allí una familia de isleños y sus animales, y la Gearrannan Blackhouse Village, un conjunto de blackhouses reconvertido alojamientos.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Arnol Black House

8. Descubre el lugar donde se encontró el ajedrez de Lewis

El ajedrez de la isla de Lewis es uno de los hallazgos más importantes de Escocia. Se trata de un conjunto de 78 piezas de ajedrez talladas en el siglo XII, seguramente en Noruega, usando marfil de morsa y dientes de ballena.

Existen varias teorías sobre su hallazgo, pero la predominante es que fue un campesino de la isla, Malcolm MacLeod, quien encontró las figuritas enterradas bajo la arena de la bahía de Uig.

Hoy en día, un poquito antes de llegar a la bahía encontrarás una enorme escultura de madera que representa una de las piezas del ajedrez. Si quieres ver las figuras de cerca, en el museo del castillo de Lews (gratuito), en Stornoway, tienen unos cuantos ejemplares y una exposición en torno a ellos.

El resto están repartidos entre el National Museum of Scotland, en Edimburgo (también gratuito) y el British Museum, en Londres.

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Ajedrez de Lewis en Uig Bay

9. Navega hasta el archipiélago de St Kilda

Uno de nuestros sueños viajeros en Escocia era conocer de St Kilda, un archipiélago remoto e inhóspito que esconde una historia fascinante y forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Se encuentra en mitad del Atlántico y, a lo largo de su historia, estuvo habitado por una comunidad que se sobreponía a las durísimas condiciones del lugar y se alimentaba de las miles de aves marinas que anidan en las islas.

En 1930, con un futuro más incierto que nunca, los últimos 36 isleños accedieron a una evacuación voluntaria hacia otros lugares de Escocia. Hoy en día, en primavera y en verano, todavía es posible visitar la isla, pasear por los antiguos hogares y contemplar las ovejas salvajes y aves que gobiernan el archipiélago.

Visitar St Kilda, en Escocia - Cómo llegar y qué hacer en las islas

Debido a su localización remota, los barcos a St Kilda solo salen de dos lugares: desde la isla de Skye (el viaje más largo) y desde Lewis y Harris (el viaje más corto, de unas 3 horas por trayecto). Si tú también sueñas con conocer el archipiélago, ¡aprovecha!

Aquí te contamos cómo visitar St Kilda y qué ver en las islas.

10. …¡y sigue descubriendo las islas escocesas!

Escocia es mucho, muchísimo más que Edimburgo y que las zonas más conocidas de las Highlands.

Nuestra debilidad son sus islas: desde el increíble legado arqueológico de las islas Orcadas hasta los paisajes surrealistas de la isla de Skye, pasando por las playas paradisíacas de las Hébridas Exteriores o por la naturaleza de la isla de Arran, en las islas saborearás una Escocia sosegada, desconocida y repleta de tesoros.

Si todavía no tienes claro por dónde te llevará tu próxima ruta por Escocia, ¡desde Más Edimburgo te animamos a subir al ferry!

Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Lagos Razones para visitar la isla de Lewis y Harris - Ovejas

Esperamos que, con estas razones para visitar la isla de Lewis y Harris, las Hébridas Exteriores hayan pasado a formar parte de tu lista de destinos escoceses.

Si estás preparando el viaje o ya has estado, ¡cuéntanoslo en los comentarios! 🙂