Hablar de Harry Potter y Edimburgo nos evoca la imagen de una joven J.K. Rowling acurrucada en el rincón de una cafetería, volcando en el papel su universo mágico mientras las horas vuelan.

¿Sabías que Rowling se inspiró en Edimburgo para poblar su mundo fanástico? Fue allí donde las andanzas del mago cobraron forma a principios de los 90 y donde la escritora acabó el último libro de la saga en 2007.

Hoy te invitamos a recorrer la ciudad siguiendo el rastro de Rowling y de un niño que, un buen día, recibió una carta que le cambiaría la vida… Tanto como a nosotros al leer la saga.

 ¡Aquí tienes nuestra ruta de Harry Potter en Edimburgo!

Ruta de Harry Potter y Edimburgo - Victoria Street

Ruta de Harry Potter en Edimburgo

Antes de ponernos en marcha, aquí tienes todos los lugares a los que haremos referencia a lo largo de la ruta y un mapa de Edimburgo con el itinerario.

Tour guiado. Si prefieres una visita guiada, puedes apuntarte al free tour de Harry Potter por Edimburgo.

J.K. Rowling: de Oporto a Edimburgo

En 1994, Rowling y su hija pequeña, todavía un bebé, se mudaron a Edimburgo desde Oporto, donde la escritora trabajaba como profesora de inglés.

Cuando llegó a Escocia, la idea de Harry Potter llevaba años gestándose y Rowling ya había escrito los primeros capítulos del primer libro de la saga, Harry Potter y la piedra filosofal.

Por lo tanto, y al contrario de lo que muchos aseguran, no podemos decir que la idea de Harry naciera en Edimburgo… pero, como verás a continuación, la ciudad resultó ser una fuente de inspiración inagotable para la escritora. ¡En marcha!

Si todavía esperas tu carta, sigue leyendo...

Las cafeterías donde J.K. Rowling escribió Harry Potter

Durante el invierno de 1994, Rowling comenzó a frecuentar distintas cafeterías de Edimburgo.

Allí, pasaba horas escribiendo en una libreta mientras su hija dormía a su lado después de pasearla desde el barrio de Leith, donde ambas vivían, hasta el centro de la ciudad.

Quizás hayas oído alguna vez el falso rumor de que Rowling tenía que acudir a cafeterías porque no podía permitirse pagar la calefacción en su hogar.

Y, aunque es cierto que era madre soltera y en aquella época pasaba grandes apuros económicos, la escritora siempre ha negado el rumor y ha asegurado que también pasaba largos ratos escribiendo en su piso de Leith.

Spoon (antiguo Nicolson’s Café)

Al principio, Rowling acudía a una cafetería de Nicolson Street llamada Nicolson’s Café, cuyo propietario en aquel momento era su cuñado.

Por el precio de un café, escribía junto a la ventana (la cafetería no estaba a pie de calle, sino en un segundo piso), atenta al trajín de la ciudad, hasta que su hija despertaba.

Nicolson’s Café ya no existe, pero, hoy en día, en su lugar encontrarás el restaurante Spoon, muy agradable si estás por la zona y te apetece comer o tomar un brunch.

En la fachada del edificio, a pie de calle, hay una placa muy pequeñita que recuerda que J.K. Rowling escribía en esta cafetería.

¿Sabías que…? A tan solo una manzana de Spoon, encontrarás una calle llamada Potterrow. Aunque parezca imposible, es casualidad. ¿O quizás no…?

Dónde comer vegetariano en Edimburgo - Spoon Cafe

Dónde escribió Harry Potter J.K. Rowling - Spoon Café

The Elephant House

The Elephant House, en George IV Bridge, es la cafetería que más se relaciona con J.K. Rowling.

Aunque en una inscripción en la puerta The Elephant House presume de ser ‘el lugar de nacimiento de Harry Potter’, lo cierto es que no abrió hasta 1995 y, como hemos visto, por aquel entonces Rowling ya había empezado el primer libro de la saga.

Pero, aunque jueguen con este dato a efectos de marketing (y les ha servido para convertirse en una de las cafeterías más famosas de Edimburgo) y la idea no naciera allí, es verdad que la autora escribió muchas tardes en una mesa del fondo de la cafetería, junto a la ventana.

Ruta de Harry Potter y Edimburgo: la cafetería Elephant House

The Elephant House, en George IV Bridge

Cuentan que las espléndidas vistas sobre el castillo de Edimburgo y el cementerio de Greyfriars le sirvieron de inspiración para construir su mágica historia. No es de extrañar, ¿verdad?

Es emocionante sentarte allí (con un buen brownie, mejor que mejor) e imaginar qué debía pensar al ver ese paisaje. Pero prepárate para esperar; ¡siempre está a tope!

Nuestro consejo: No te marches sin ir al baño. No, no lo decimos por tu vejiga: a lo largo de los años, los seguidores de Harry Potter han llenado las paredes de inscripciones que te entretendrán un buen rato si eres fan de la saga.

The Elephant House, donde J.K. Rowling escribió Harry Potter

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ruta de Harry Potter y Edimburgo - J.K. Rowling en The Elephant House

J.K. Rowling escribiendo en The Elephant House

Artisan Roast, en Broughton St

Esta no es una cafetería que aparezca en las guías y enseguida verás por qué, pero no podíamos dejar de contarte la divertida historia que esconde.

Desde hace años, la cafetería Artisan Roast de Broughton St tiene colgado un cartel en el que puede leerse: ‘J.K. Rowling never wrote here’ (J.K. Rowling nunca escribió aquí), un guiño a la locura potteriana, a veces exagerada, de la capital escocesa.

En 2016, la autora anunció en Twitter que había visitado la cafetería y había escrito allí ‘para fastidiarles’ la broma.

Pero lo que escribió no fueron las páginas de una nueva novela, sino una pequeña inscripción debajo del ‘J.K. Rowling nunca escribió aquí’ donde se lee: ‘…ni nunca lo haré’.

Cafeterias de Harry Potter en Edimburgo - Artisan Roast

Rowling siguió visitando los cafés de la ciudad hasta mucho después de que sus libros se convirtieran en un éxito de ventas.

Pero, mientras escribía el cuarto volumen, Harry Potter y el cáliz de fuego, su fama cada vez mayor la obligó a abandonar esta práctica.

El cementerio de Greyfriars

El cementerio de Greyfriars, uno de los más conocidos de Edimburgo por las leyendas del más allá y del perrito Bobby, es uno de los lugares que J.K. Rowling veía desde The Elephant House y por donde paseaba a menudo.

Por un lado, cuentan que inspiró la lúgubre escena del cementerio de Harry Potter y el cáliz de fuego, en la que Voldemort retoma su forma física y se bate en duelo con Harry.

Por el otro, en este cementerio podrás visitar dos tumbas que seguro que te resultan familiares.

Harry Potter y Edimburgo - El cementerio de Greyfriars

El cementerio de Greyfriars y, al fondo, la escuela George Heriott

La tumba de McGonagall

La primera es la tumba de William McGonagall, un autor escocés que tiene el honor de ser considerado el peor poeta de la historia del Reino Unido.

¿Te suena? Cuentan que de aquí proviene el nombre de la profesora Minerva McGonagall, ya que la misma Rowling comentó que le parecía curioso el contraste entre este poeta de poca monta y una mujer brillante como la profesora.

La tumba de Voldemort

La segunda es la tumba de Voldemort. Como lo lees: en un rincón del cementerio, una lápida recuerda a un padre y un hijo llamados Thomas Riddell.

En los libros de Harry Potter, el nombre real de Voldemort es Tom Marvolo Riddle y, aunque escrito de distinta forma, el padre y el abuelo de ‘el que no debe ser nombrado’ también compartían el nombre de Tom / Thomas, y Harry visita sus tumbas en las novelas.

A pesar de la similitud, J.K. Rowling comenta que, si se inspiró en la tumba de Thomas Riddell durante alguno de sus paseos, fue sin darse cuenta.

Cómo encontrar la tumba de Voldemort en el cementerio de Greyfriars. Desde la entrada principal del cementerio, camina recto hasta el fondo, cruza la muralla de piedra por la puerta, gira a la derecha y camina casi hasta el final. La tumba se encuentra en la pared.

Ruta de Harry Potter y Edimburgo: la tumba de Voldemort

La tumba de Thomas Riddell en el cementerio de Greyfriars.

George Heriot’s School, ¿o Howgarts?

El siguiente destino de esta ruta de Harry Potter en Edimburgo se encuentra junto al cementerio de Greyfriars.

Allí se alza la espectacular George Heriot’s School, cuyo fundador, George Heriot, ideó como una escuela donde los niños huérfanos podían recibir educación gratuita.

Hoy en día es una prestigiosa escuela privada, y se dice que Rowling se inspiró en ella para crear la inolvidable Hogwarts (de hecho, dos de sus hijos estudiaron allí).

Los alumnos de George Heriot’s School están divididos en cuatro casas,  como los magos de Hogwarts: Lauriston (caracterizada por el color verde), Greyfriars (blanco), Raeburn (rojo) y Castle (azul). ¿Slytherin, Hufflepuff, Gryffindor y Ravenclaw?

Además, durante el curso, cada alumno aspira a conseguir puntos para su casa respectiva gracias al buen rendimiento académico, entre otros méritos.

¿Se puede visitar la escuela? Habitualmente no es posible acceder, pero en este artículo te contamos cómo pudimos visitar George Heriot’s School en un día de puertas abiertas y cómo es por dentro.

Escuela-George-Heriot-Harry-Potter-Edimburgo

La escuela George Heriot, inspiración para crear Hogwarts.

El callejón Diagon, o Victoria Street

Seguimos la ruta dirigiéndonos a otro lugar cercano: la pintoresca Victoria Street, una de las calles más emblemáticas de la Old Town de Edimburgo.

¿Te recuerdan a algún lugar las fachadas de colores de las mil y una tiendas? Dicen que Rowling inspiró el bullicioso Callejón Diagon, donde los magos acuden a aprovisionarse de todo el material necesario, en esta calle.

Fíjate en un detalle curioso: en Victoria St encontrarás un establecimiento de productos de broma al más puro estilo de los gemelos Weasley, llamado Aha Ha Ha.

Además, en los últimos años en Victoria Street han abierto varias tiendas dedicadas a Harry Potter, como Museum Context o The Boy Wizard.

Ruta de Harry Potter y Edimburgo: la calle Victoria St

¿Victoria Street o el Callejón Diagón?

Las manos de J.K. Rowling

Seguimos el recorrido de Harry Potter en Edimburgo en las Edinburgh City Chambers, en la Royal Mile.

Allí, en un rincón del suelo se inmortalizan las manos de personalidades relevantes para la capital escocesa.

J.K. Rowling fue la segunda en recibir este honor, después del escritor Ian Rankin. Las encontrarás entrando al patio a mano izquierda.

Más info: Conoce a otros autores que se han inspirado en la ciudad con estos libros ambientados en Escocia.
Ruta de Harry Potter y Edimburgo: las manos de J.K. Rowling

Las manos de J.K. Rowling inmortalizadas en Edimburgo.

El sombrero seleccionador de la Universidad de Edimburgo

Aunque este lugar no está abierto al público, aquí va otra curiosidad que descubrimos mientras vivíamos en Edimburgo y nos llamó mucho la atención.

Dicen que J.K. Rowling basó el Sombrero Seleccionador, un sombrero de miles de años de antigüedad que los jóvenes magos se ponen a su llegada a Hogwarts para que les asigne una casa, en una tradición que tiene lugar en la ceremonia de graduación de la University of Edinburgh.

En ella, los estudiantes suben uno a uno al escenario para que el Vicerrector les dé un golpecito en la cabeza con un sombrero histórico.

Tuvimos ocasión de presenciar este acto durante una graduación de la universidad… ¡y estamos seguros de que sirvió de idea a Rowling!

El kilt escoces y graduacion Edimburgo 3

Una tarde de quidditch en Edimburgo

Una curiosidad más: si paseas un sábado cualquiera por el parque de los Meadows, encontrarás partidos de fútbol, de rugby… ¡y entrenos de quidditch!

Aunque comenzó siendo un deporte ficticio, pronto se llevó a la práctica, y desde hace años muchas universidades tienen su propio equipo.

Una de las características es que se juega sobre una escoba, aunque, a diferencia de los libros, no es voladora. ¡Lástima! El equipo que encontramos en la foto es el Edinburgh Holyrood Hippogriffs.

Harry Potter y Edimburgo: un partido de quidditch

Un partido de quidditch en los Meadows, en Edimburgo.

Hotel Balmoral, el adiós definitivo a Harry

Mientras que los primeros libros de Harry Potter nacieron en cafeterías humildes, Rowling concluyó la última novela de la saga en una habitación del lujoso hotel Balmoral, uno de los más prestigiosos y caros de la ciudad.

La autora se hospedaba en la suite 552 mientras terminaba la obra y, en cuanto la finalizó, dejó escritas las siguientes palabras en un busto de mármol: ‘El 11 de enero de 2007, J.K. Rowling terminó de escribir ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte’ en esta habitación’.

El hotel decidió conservar el busto, pero la única forma de verlo es alojándote en la suite de J.K. Rowling, que cuesta más de £1000 por noche. Casi nada.

Dormir en el hotel Balmoral. Si quieres darte el capricho durante tu viaje a Edimburgo, aquí puedes reservar habitación en el hotel Balmoral. O también puedes visitarlo para tomar un delicioso afternoon tea.
Harry Potter y Edimburgo - El Hotel Balmoral

Rowling completó el último libro de la saga en el Hotel Balmoral.

Tours de Harry Potter en Edimburgo

¿Prefieres conocer estas curiosidades de mano de un guía? En Edimburgo existen varios tours de Harry Potter, como:

Nosotros hicimos el de Potter Trail en una ocasión y, a pesar de que lo disfrutamos mucho y nos llevó a varios de los lugares que mencionamos en esta guía, no da acceso a ningún edificio privado.

Así que puedes organizar la ruta de Harry Potter en Edimburgo por tu cuenta sin ningún problema con la información que te damos en el artículo.

Tiendas de Harry Potter en Edimburgo

¿Te apetece comprar algún recuerdo de la saga? En Edimburgo, encontrarás detalles de Harry Potter en mil y un comercios, desde librerías hasta tiendas de souvenirs.

Pero también existen varias tiendas especializadas donde sacar la vena friki entre varitas y escobas, como Museum Context, Galaxy o The Boy Wizard.

Museum Context tiene una tienda en Victoria St y una en Cockburn St (ubicaciones perfectas, ¿verdad?) y te hablamos de ella en nuestro artículo sobre tiendas de Edimburgo para comprar regalos originales. En la misma calle, encontrarás The Boy Wizard.

Harry Potter y Edimburgo: la tienda Museum Context

Galaxy se encuentra en South Bridge y está dividida en tres partes: una dedicada al mago, otra dedicada a los superhéroes y una tercera para los fanáticos de Star Wars.

Harry Potter y Edimburgo: la tienda Galaxy

Y, si eres fan de Harry Potter, no olvides…

¡Esperamos que esta ruta de Harry Potter en Edimburgo te haya traído tan buenos recuerdos de la saga como a nosotros escribirla! ¿Conoces ya los lugares que mencionamos?