Jardines inundados de paz, pedacitos del pasado en el lugar menos esperado, calles pintorescas… Más allá de su vertiente más turística, Edimburgo es una colección de pequeños lugares por conocer.

Hoy queremos invitarte a reparar algunos de esos sitios al alcance de todos, pero que muchas veces pasamos por alto. ¡Ven a descubrir algunos rincones secretos de Edimburgo y sumérgete en otra faceta de la ciudad!

Rincones secretos Edimburgo lugares originales Glenisla Gardens

1. El antiguo mercado de Stockbridge

El Stockbridge Market es una de las citas semanales para comprar alimentos frescos y de proximidad en Edimburgo.

Pero el mercado de este encantador barrio no siempre ha sido este: apenas unos metros más allá, entre las calles St Stephen St y Hamilton Place, se esconde un vestigio del Old Stockbridge Market.

Aunque el arco promete ‘carnes, fruta, pescado y aves’, crúzalo y hoy en día te encontrarás en una calle residencial de lo más tranquila, ya que el mercado cerró para siempre en 1906.

Si te apetece seguir descubriendo el barrio, aquí tienes nuestra guía de Stockbridge, y aquí, una lista de los mercados y mercadillos de Edimburgo.

Guia barrio Stockbridge Edimburgo Mercado

2. El jardín del Dr Neil

En 1963, una pareja de doctores, Nancy y Andrew Neil, comenzó a trabajar en lo que se convertiría en uno de los jardines más sorprendentes de Edimburgo: el Dr Neil’s Garden.

Situado en el tranquilo barrio de Duddingston, muy cerca de Arthur’s Seat, este oasis de calma se conoce como el jardín secreto de Edimburgo, ya que está apartado del centro y oculto junto al lago de Duddingston.

Pero, si lo encuentras, no querrás marcharte. El legado en forma de senderos, árboles y flores de los doctores es uno de esos lugares donde desconectar entre naturaleza en Edimburgo.

Duddingston Loch y el Jardin secreto de Edimburgo Dr Neils Garden

3. La antigua estación del Caledonian

Si recorres Princes St de punta a punta, verás que la avenida está custodiada por dos hoteles majestuosos: al este, el hotel Balmoral, y al oeste, el hotel Caledonian.

Ambos nacieron a principios del siglo XX, en una época en la que en el Reino Unido era común construir hoteles grandiosos en las estaciones de tren para que los pasajeros pudieran dormir allí.

El Balmoral sigue estando contiguo a la Waverley Station, la estación de tren de Edimburgo, pero la estación ferroviaria que se alzaba junto al Caledonian, la Princes Street Station, se derribó en 1970.

Aunque queda una huella que te transportará a aquellos tiempos: dirígete a Rutland St y verás un arco de color verde y rojo. Parece salido de algún Chinatown, pero formaba parte de la estación. ¡Un pedacito más del pasado de Edimburgo!

Rincones secretos Edimburgo lugares originales Caledonian Hotel

4. El museo Surgeons’ Hall

El Surgeons’ Hall Museum, el museo del Colegio de cirujanos de Edimburgo, no es ningún secreto… Pero es uno de los museos más curiosos que hemos visitado, y creemos que merece reconocimiento. Eso sí, una advertencia: ¡no es apto para aprensivos!

Se trata de una colección centenaria de objetos relacionados con la medicina y patologías: órganos y tejidos aquejados de distintas enfermedades y preservados en tarros, instrumentos odontológicos primitivos, herramientas quirúrgicas de siglos pasados…

Aunque de entrada pueda parecer grotesco, tiene exposiciones interesantísimas que, para nosotros, lo convierten en uno de los mejores museos de Edimburgo. Y saldrás de allí dando las gracias por los avances médicos, ¡eso seguro! Te recomendamos reservarle unas 2 horas.

Rincones secretos Edimburgo museo Surgeons Hall Museum

Rincones-secretos-Edimburgo-Surgeons-Hall-Museum

© Surgeons’ Hall Museums

5. Glenisla Gardens

Reunir todas las calles pintorescas de Edimburgo es misión imposible (Circus Lane o Ann Street son de nuestras favoritas, ¡pero la ciudad está llena de callejuelas especiales!).

Aun así, si a ti también te encanta pasear por callecitas con encanto e imaginar la vida allí, apunta Glenisla Gardens, en el selecto barrio de The Grange, en el sur de la capital escocesa.

Las fachadas de colores y la tranquilidad que se respira en el barrio enamoran a cualquiera… Pero, si no te parece suficiente excusa para alejarte del centro de la ciudad, te proponemos que tras pasar por esta calle subas a Blackford Hill, una colina con una de las vistas más bonitas de Edimburgo. Está a solo 5 minutos a pie de Glenisla Gardens.

Rincones secretos Edimburgo lugares originales Glenisla Gardens Rincones secretos Edimburgo lugares originales Glenisla Gardens

6. Un decorado del Far West

Hablando de calles curiosas, ¿sabías que en Edimburgo sobrevive un decorado al estilo Far West? Encontrarás las fachadas del oeste, construidas para una tienda de muebles hoy cerrada, en un callejón del barrio de Morningside.

Han visto mejores tiempos, pero son una de las muchas curiosidades de la ciudad. Aquí te contamos más sobre el Lejano Oeste en Edimburgo.

Si quieres, puedes combinar la calle con la visita a Glenisla Gardens y a Blackford Hill, ya que están a solo 20 minutos a pie por la animada calle Morningside Road.

El Lejano Oeste en Edimburgo Morningside

7. El mercado de carne de Fountainbridge

Mientras algunos barrios de Edimburgo parecen detenidos en el tiempo, otros, como Fountainbridge, se han transformado desde las entrañas en cuestión de años.

Pero, como es común en la capital escocesa, paseando entre nuevos bloques de edificios encontrarás un rastro del pasado: el arco del Edinburgh Meat Market.

Este mercado de carne abrió en 1884, sumándose al mercado de ganado y al matadero del barrio. Así, Edimburgo intentaba alejar el negocio de la carne, con sus consiguientes malos olores y efluvios, del centro de la ciudad.

Lo único que sobrevive es el arco, situado unos metros al oeste de la ubicación original. Si vas hasta allí, te recomendamos aprovechar para visitar otro lugar sorprendente y poco conocido de Edimburgo, el canal Union Canal.

Rincones secretos Edimburgo Edinburgh Meat Market Fountainbridge

Foto de Magnus Hagdorn (CC)

8. El pozo de St Bernard

En el camino que bordea el río Water of Leith, junto al barrio de Stockbridge, un pequeño templo circular se levanta entre la vegetación.

Podría parecer un monumento más, pero el St Bernard’s Well, el pozo de St Bernard, esconde una curiosa historia. Según la leyenda, San Bernardo llegó enfermo a Edimburgo en el siglo XII y, tras beber del agua de un manantial junto al río, recobró la salud.

El manantial se olvidó hasta unos siglos más tarde, cuando se descubrió de nuevo… Y con ello, su fama: las multitudes acudían a St Bernard para beber del agua con la esperanza de curarse de sus afecciones.

Un noble agradecido por el supuesto poder curativo del agua encargó la construcción del templo que ves hoy en día.

Pero no te quedes en St Bernard’s Well: sigue caminando junto al río y llegarás a la aldea de Dean Village, otro de esos rincones secretos de Edimburgo que te muestran otras vertientes de la ciudad.

St Bernards Well rio Water of Leith Edimburgo secretos Visitar Dean Village Edimburgo Galerias Arte Moderno

9. El corazón de Chessel’s Court

Nos encanta hablarte de los callejones de la Royal Mile de Edimburgo, uno de los elementos más fascinantes de la Old Town.

Y en esta lista de rincones secretos de Edimburgo no podía faltar un ejemplo, aunque no nos decantaremos por ninguno de los más conocidos y te recomendaremos Chessel’s Court.

A este patio de vecinos, construido en 1748, se accede desde la Royal Mile. Pero, como es común en estos espacios, en cuestión de metros dejarás atrás el bullicio y te sumergirás en una plaza plácida y salpicada de jardines, como el pequeño jardín comunitario del extremo sureste.

Aunque uno de los detalles que nos hace volver siempre a Chessel’s Court es un hogar en el sur que, desde hace años, tiene una planta podada en forma de corazón junto a la puerta. ¡Detalles de Edimburgo que enamoran!

Rincones secretos Edimburgo lugares originales Chessels Court Corazon

10. El jardín japonés de Lauriston Castle

El castillo de Lauriston, en el barrio de Silverknowes, es uno de esas atracciones poco conocidas de Edimburgo que siempre recomendamos si te apetece saborear la ciudad más allá del centro.

Aunque el rincón que hoy queremos animarte a visitar es una pequeña porción de este lugar: el Kyoto Friendship Garden, el jardín japonés de Lauriston Castle.

Lo encontrarás en los terrenos del castillo y, a diferencia del edificio, para perderte en este oasis no necesitarás pagar entrada. Para completar un día de tranquilidad y naturaleza, ¿qué tal caminar hasta la vecina isla de Cramond cuando la marea baje?

Y hasta aquí esta recopilación de rincones secretos de Edimburgo, aunque, como nos suele suceder, la lista podría ser larguísima… ¡La iremos ampliando en el futuro!

Cuéntanos, ¿conoces algún rincón distinto de Edimburgo que quieras recomendar a otros viajeros?

Rincones secretos de Edimburgo