En el sureste de Edimburgo, en lo alto de una colina revestida de prados, se levantan los gruesos muros de una fortaleza centenaria: el castillo de Craigmillar.

A pesar de tratarse de uno de los castillos medievales mejor conservados de Escocia, el Craigmillar Castle sigue siendo uno de esos rincones de Edimburgo al que pocos viajeros llegan.

Pero dale una oportunidad y estamos seguros de que te sorprenderá. Prepárate para unas horas explorando estancias, conquistando muros y navegando en la historia escocesa, ¡vamos a visitar el castillo de Craigmillar!

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

La fortaleza olvidada de Edimburgo

Si imaginas Edimburgo, es probable que una de las primeras imágenes que te vengan a la mente sea la del Edinburgh Castle presidiendo la ciudad, ¿verdad?

El castillo de Edimburgo es una parte tan intrínseca de la capital escocesa que a menudo eclipsa otros edificios históricos, como el castillo de Craigmillar.

A 5 km del centro y olvidada por muchas guías, en esta fortaleza en ruinas no encontrarás aglomeraciones, ni siquiera después de que se convirtiera en uno de los escenarios de Outlander en Edimburgo y hoy sea una visita imprescindible para los apasionados de la serie.

Pero lo que sí encontrarás serán una buena ración de historia, mil y un recovecos por explorar y un bonito mirador que te permitirá contemplar Edimburgo desde las alturas. ¿Qué más se puede pedir?

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Explorando el castillo de Craigmillar

Para llegar a la fortaleza, situada en el barrio residencial de Craigmillar, tendrás que atravesar los prados y bosquecillos que la rodean.

En este plácido entorno, te sorprenderá ver surgir, de repente, la construcción. Y es que, aunque se encuentra en ruinas, el esqueleto del castillo se conserva tan bien que la imagen que conforma es de lo más pintoresca.

Acércate al pequeño centro de visitantes para comprar la entrada, cruza el muro exterior y el patio exterior y dirígete a la puerta de entrada principal, que conduce al patio interior del castillo. ¡A explorar se ha dicho!

  • El corazón del castillo es la torre central, una torre con planta en forma de L que la familia Preston, dueña de los terrenos, construyó en el siglo XIV.
  • En aquella época, la torre era residencial y estaba rodeada de un foso y conectada al exterior por un puente levadizo.
  • Pero, en los siglos XV y XVI, y ante el temor de posibles ataques, los Preston fueron ampliando el Craigmillar Castle y sus defensas.
    Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)
  • Así se levantó el alto muro ribeteado de almenas que ves hoy en día, al que podrás subir más tarde. Por dentro, el muro contenía la torre, las estancias y el patio interior del castillo.
    Por fuera, se extendía un patio exterior protegido por un muro mucho más bajo, donde se encontraban la capilla, el palomar y los jardines este y oeste del castillo.
  • En 1660, los Preston vendieron la fortaleza a la familia Gilmour, quien modificó varias de las estancias en el ala oeste para modernizarlas.
  • Los Gilmour abandonaron el castillo en el siglo XVIII y, a partir de entonces, fue cayendo en la ruina hasta que pasó a formar parte de Historic Scotland y abrió al público.

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Como ves, el castillo de Craigmillar ha ido evolucionando con los tiempos, y el resultado es una construcción casi laberíntica, donde nunca tienes claro hacia dónde te llevarán los pasos.

Cada puerta, cada escalera, es una invitación irresistible a explorar los miles de recovecos de la fortaleza (aunque las palomas parece que se han tomado la invitación muy en serio y están por todas partes, ¡puede que te den más de un susto!).

Puedes recorrer las antiguas cocinas y sus enormes chimeneas, bajar a las bodegas y a la lúgubre estancia que servía de cárcel, entrar en las habitaciones e imaginar cómo debían de ser en otros tiempos…

En busca del unicornio. ¿Cuántos unicornios eres capaz de encontrar en el castillo de Craigmillar? Los escudos de la familia Preston, repartidos por la fortaleza, contienen tres cabezas de este animal. Aquí te contamos la historia del unicornio, el animal nacional de Escocia.

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

El castillo de Craigmillar se encontraba fuera de las murallas de Edimburgo y, por lo tanto, era un respiro de la ciudad. Pero, aun así, en sus tiempos de esplendor acogió a reyes y reinas y veladas llenas de invitados ilustres.

Además de la posibilidad de descubrir sus rincones, algo que nos encanta del Craigmillar Castle es que siempre hay una escalera que te invita a seguir subiendo.

Una de las joyas al final de las escaleras es el paso de ronda de las murallas. En siglos pasados, servía para defender la fortaleza y, hoy en día, te regala unas bonitas vistas de la construcción desde arriba.

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Pero es en lo alto de la torre donde te espera una preciosa panorámica de Edimburgo: si el día es claro, verás el castillo de Edimburgo, el Firth of Forth, Arthur’s Seat y las montañas de los Pentlands.

Desde arriba verás, también, el jardín sur. Hoy está casi vacío, pero, en siglos pasados, fue un jardín elegante y cuidado según las modas de la época.

Si te fijas, distinguirás un relieve en la hierba: aquí se encontraba un estanque en forma de P, por la familia Preston.

¿Te gusta descubrir las ciudades desde las alturas? Aquí tienes un recopilatorio con los mejores miradores de Edimburgo.

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

El castillo y Mary, Queen of Scots

Recorriendo el centro y el sur de Escocia, te toparás un lugar tras otro relacionados de algún modo con la reina Mary, Queen of Scots.

En el caso del castillo de Craigmillar, de maner involuntaria, la reina forma parte de su historia desde que apenas tenía un par de años.

¿Has oído hablar del Rough Wooing? Durante el ‘cortejo a la inglesa’, el rey Enrique VIII atacó Escocia en repetidas ocasiones para intentar casar a su hijo con la recién nacida María Estuardo y, de ese modo, crear una alianza entre Inglaterra y Escocia.

Durante el primer ataque a Edimburgo, las tropas inglesas quemaron el castillo de Craigmillar. El dueño de la fortaleza, Sir Simon Preston, lo reconstruyó y se convirtió en un leal defensor de Mary, Queen of Scots.

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

No es de extrañar que, cuando la reina necesitó reposo tras una enfermedad, se dirigiera al castillo de Craigmillar. La habitación donde cuentan que durmió, en el primer piso de la torre, se conoce como Queen Mary’s Room, aunque es probable que se alojara en otra zona más espaciosa del castillo.

Corría noviembre de 1566 y, durante las semanas que la reina pasó descansando en el Craigmillar Castle, ocurrió algo más: un grupo de nobles pactó que asesinaría al marido de la reina, Lord Darnley.

Aunque la reina había manifestado su descontento con el matrimonio, si formaba parte o no de esta conspiración es una de las incógnitas de su turbulenta vida.

Pero, unos meses más tarde, la hicieron prisionera en el castillo de Lochleven y la obligaron a abdicar el trono en favor de su hijo.

Si quieres saber más sobre los últimos tiempos de Mary, Queen of Scots en Escocia, pásate por nuestra guía del castillo de Lochleven.

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo (Craigmillar Castle)

Craigmillar como escenario de Outlander

Si eres seguidor de Outlander, tienes un motivo más para visitar el castillo de Craigmillar: las escenas de la cárcel de Ardsmuir, en la 3ª temporada de la serie, se rodaron allí.

Allí es donde Jamie, preso tras la derrota jacobita, se reencuentra con Lord John Grey, capataz de la cárcel.

En una de nuestras visitas al castillo de Craigmillar nos encontramos, por casualidad, con el rodaje de la serie. Habían colocado banderas inglesas en las torres y el exterior estaba lleno de extras vestidos de época.

La noche anterior nos habíamos encontrado con los actores que encarnan a Jamie y a Lord John Grey, así que, en cuanto vimos el castillo de esa guisa, ¡enseguida atamos cabos!

El castillo no es el único lugar de la ciudad escogido por las cámaras de la serie. Aquí tienes nuestra guía completa de los escenarios de Outlander en Edimburgo, ¡tanto en la pantalla como en los libros!

Ruta por los escenarios de Outlander en Edimburgo castillo Craigmillar Lugares de rodaje de Outlander en Edimburgo - El Castillo de Craigmillar

Y tú, ¿conocías el castillo de Craigmillar? Si lo visitas en tu próximo viaje a Edimburgo, ¡nos encantaría que nos contaras qué te ha parecido!

Visitar el castillo de Craigmillar, en Edimburgo

  • Craigmillar Castle | Precio: £6 (2018). Está incluido en la Explorer Pass de Escocia.
  • Horarios. El castillo abre todo el año, pero, en invierno (de octubre a marzo), cierra algunos días de la semana y los horarios son reducidos. Te recomendamos consultar siempre la web antes de visitarlo.
  • Las entradas se compran en el pequeño centro de visitantes, que se encuentra a unos 100 metros del castillo.
  • Cómo llegar al castillo de Craigmillar. Se llega en autobús de Lothian buses, pero, dependiendo de qué línea uses, llegarás a 3 lugares distintos. Te los indicamos todos en el mapa, aunque lo mejor es que calcules el trayecto con TravelineScotland o Google Maps.
    • Algunos buses  te dejan en el barrio de Craigmillar, al norte del castillo. Desde allí, tendrás que caminar unos 15 minutos por un sendero peatonal.
    • Otros buses te dejan en el hospital Royal Infirmary. Desde allí, tendrás que subir por una pasarela que desemboca en un sendero peatonal. Llegarás al castillo en unos 15 minutos.
    • Por último, algunos buses te dejan en Old Dalkeith Road, a los pies de la colina donde se levanta el castillo. La opción rápida sería caminar por la carretera Craigmillar Castle Road, pero no hay acera ni espacio para peatones, así que tendrás que subir a la cima de la colina por un sendero que transcurre entre naturaleza y llegar al castillo por la parte trasera (unos 15 minutos a pie).