Con su colección de torreones puntiagudos, su simetría imperfecta y los kilómetros de verde que lo envuelven, el castillo de Glamis es una de esas fortalezas de cuento que todos imaginamos al pensar en Escocia.

Pero, más allá de las mil y una habitaciones de decoración grandiosa, esta construcción de la región de Angus esconde escaleras, criptas y cámaras secretas donde acechan leyendas e historias lúgubres.

No en vano, dicen que es uno de los castillos más embrujados de Escocia… ¿Nos acompañas a descubrirlo? ¡Vamos a visitar el castillo de Glamis a través de 10 de sus curiosidades y leyendas!

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

© Glamis Castle

10 curiosidades del castillo de Glamis

Sigue la avenida flanqueada de robles y, en la distancia, verás erguirse las torres de la fortaleza, construida en la ubicación de un antiguo pabellón real de caza.

Los cimientos del castillo de Glamis nacieron en el siglo XIV, después de que el rey Robert the Bruce cediera los terrenos a la familia Bowes-Lyon en 1327.

Con el paso de los siglos, la humilde torre inicial se fue ampliando hasta alcanzar la fortaleza que ves hoy en día, que todavía pertenece a la misma familia.

Durante la visita guiada, la única forma de visitar el Glamis Castle por dentro, aprenderás más acerca de su historia. Por ahora, ¡descubramos algunas de sus curiosidades!

Si te gusta descubrir otras facetas de las fortalezas, pásate por la guía del castillo de Edimburgo en 10 curiosidades y por la guía del castillo de Stirling en 10 curiosidades.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

1. El castillo fue el hogar de la Reina Madre

¿Sabías que la Reina Madre, la madre de la reina Isabel II, pasó gran parte de su infancia y juventud en el castillo de Glamis? La fortaleza era el hogar de su abuelo, de la familia Bowes-Lyon.

Pero, a pesar de su origen noble, Isabel Bowes-Lyon, la novena de diez hermanos, se convirtió en reina del Reino Unido por un giro inesperado.

En 1923, se casó con el duque de York, el segundo hijo del rey Jorge V. Tras la muerte del rey, el hermano mayor del duque, Eduardo VIII, heredó el trono, pero no tardó en abdicar para poder casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson, un escándalo que sacudió el país.

Así fue como el duque de York ascendió al trono y se convirtió en el rey Jorge VI del Reino Unido, e Isabel, en la reina consorte.

La pareja tuvo dos hijas: la reina Isabel II y la princesa Margarita, quien nació en el castillo de Glamis.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

2. Earl Beardie y la partida de cartas con el demonio

Como comprobarás a lo largo del artículo, el castillo de Glamis está infestado de leyendas macabras y presencias del más allá.

Uno de los espíritus más conocidos de la fortaleza es el de Earl Beardie, un cruel conde conocido por su afición al juego y a las apuestas.

Cuenta la leyenda que, una noche de sábado, el conde y otros compañeros jugaban una partida de cartas en una habitación del castillo. Poco antes de medianoche, un sirviente se acercó a recordarles que pronto sería domingo, y apostar en domingo era un sacrilegio.

El conde hizo caso omiso y la partida continuó. Pero, en cuanto el reloj tocó la medianoche, alguien llamó a la puerta.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

© Glamis Castle

El recién llegado, un hombre vestido con ropas oscuras, pidió incorporarse a la partida. Earl Birdie accedió, y los hombres continuaron jugando a cartas hasta que, entrada la madrugada, de la habitación escapó un alarido

Cuando el sirviente abrió la puerta, encontró al conde consumiéndose en llamas. Resultó que el recién llegado era el mismísimo demonio y, según distintas versiones de la leyenda, ganó el alma del conde en una partida o decidió condenarlo a jugar por toda la eternidad por osar apostar en domingo.

Hay quien asegura que, siglos después, el demonio y Earl Birdie siguen jugando en una habitación secreta, y en el castillo de Glamis todavía se oyen los gritos acalorados de la partida y el repiqueteo de los dados. Por si acaso, ¡no abras ninguna puerta!

3. Según Shakespeare, Glamis era el castillo de Macbeth

Aunque en realidad no existe ninguna conexión histórica entre el rey Macbeth y el castillo de Glamis, en la obra de Shakespeare la fortaleza se menciona en varias ocasiones.

Y es que, en la tragedia del dramaturgo, Macbeth es thane de Glamis (en la Escocia medieval, un thane era un título nobiliario parecido a un barón), y el castillo es su hogar.

Además, en el Glamis Castle encontrarás una sala llamada Duncan’s Hall en honor al rey Duncan I de Escociaotro personaje histórico que aparece en la obra de Shakespeare y a quien Macbeth asesina.

Si paseas por los terrenos del castillo hoy en día, en el bosque de coníferas llamado Pinetum encontrarás el Macbeth Trail, una serie de esculturas talladas en madera que representan a personajes como Macbeth, el rey Duncan o las Tres brujas.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

4. La mujer de gris y una historia de brujería

Otra de las almas en pena que muchos aseguran haber visto merodear por el castillo de Glamis es Janet Douglas, la Grey Lady (la mujer de gris).

En 1528, cuando el primer marido de Janet, señor de Glamis, murió, el rey Jacobo V de Escocia (padre de Mary, Queen of Scots) acusó a la joven de haberlo envenenado. El único crimen de Janet era pertenecer a la familia Douglas, con quien el rey estaba enemistado.

Aunque se demostró su inocencia y pudo rehacer su vida, en 1537 de nuevo acabó en el punto de mira del monarca. En esa ocasión, la acusaban de conspirar para envenenar al rey. 

A pesar de que no se halló ninguna prueba, la encarcelaron en el castillo de Edimburgo y, poco después, la quemaron en la hoguera por supuesta brujería, como a tantas otras mujeres inocentes en la ciudad.

Tras su muerte, dicen que el espectro de Janet regresó al castillo de Glamis como la Grey Lady. Por aquel entonces, el rey se había apoderado de la fortaleza, aunque, por suerte, cuando murió pasó de nuevo a manos del hijo de Janet.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

5. Entre jardines y highland coos

El Glamis Castle es uno de esos castillos de Escocia en los que el encanto se extiende mucho más allá de los muros: tras la visita guiada, guarda por lo menos una hora para recorrer los terrenos y los preciosos jardines.

El más cercano al edificio es el elegante jardín italiano, un remanso de paz bordeado por un bosque de altas coníferas.

Un poquito más lejos, cruzando el río Dean, encontrarás el jardín amurallado, repleto de flores y árboles frutales. Muy cerca se extiende el Pinetum, el bosque donde se esconden las esculturas de Hamlet.

Durante el paseo, fíjate en la parte trasera del castillo: en los prados suele pastar un rebaño de highland coos, las entrañables vacas peludas de Escocia.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

6. Los terrenos esconden un cementerio de mascotas

Como el castillo de Edimburgo, el castillo de Glamis esconde un pequeño cementerio de mascotas donde descansan los compañeros de aventuras, entre otros, de la Reina Madre.

Lo encontrarás en un claro en el bosque muy cerca del jardín italiano. Fíjate en que, además de perros, también hay enterradas un par de cobayas.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

7. El monstruo del castillo de Glamis

Seguro que, entre tanto espíritu, a estas alturas ya estás curado de espantos, pero todavía nos queda una historia espeluznante en el tintero: la del monstruo del castillo de Glamis.

Se trata del mayor misterio de la fortaleza y, como suele suceder, el tiempo ha propiciado versiones de todo tipo. Pero todas comienzan en 1821 con un hecho real, la trágica muerte del bebé recién nacido de los condes del castillo en aquel momento.

Y aquí acaba la historia y estallan los rumores: hay quien dice que el pequeño nació con tales deformidades que sus padres fingieron su muerte y lo encerraron de por vida en las profundidades del castillo.

La leyenda del monstruo del castillo de Glamis va más allá y cuenta que cada nuevo conde, al heredar el título, debía visitar la habitación oculta para conocer el macabro secreto familiar.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

8. La doncella que sabía demasiado

Por si no fuera lo suficientemente cruel, existe otra leyenda asociada al monstruo de Glamis: la de la doncella sin lengua.

Según esta historia, una doncella del castillo tropezó, sin querer, con la habitación donde la familia tenía cautivo a su hijo. Al enterarse, el conde ordenó que le cortaran la lengua para que jamás pudiera revelar el secreto.

Algunos aseguran que la joven intentó escapar y, en cuanto la apresaron, la asesinaron; otros cuentan que, tal y como el conde había pedido, le cortaron la lengua, y hoy en día deambula por el castillo con el rostro desfigurado.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

9. En los terrenos se celebran los Highland Games

Si tienes pensado visitar el castillo de Glamis durante el mes de junio, consulta el calendario, ya que tal vez coincidas con los célebres Juegos de las Tierras Altas.

Los Highland Games de Strathmore tienen lugar el segundo domingo de junio en los terrenos del castillo. Prepárate para las competiciones de gaiteros, los bailes, el lanzamiento de troncos y martillos… ¡y puestos de comida y de artesanía para amenizar el ambiente!

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

10. Borrachera de vino en la copa del león

El castillo de Glamis rebosa muebles y objetos de época, pero tal vez uno de los más curiosos sea la Lion Cup, la copa del león (aunque nosotros no la vimos durante la visita).

En tiempos pasados, ningún huésped podía marcharse del castillo sin beber el contenido de la copa de un solo trago.

¿El único problema? Parece ser que la copa tenía capacidad para casi medio litro de vino, así que no nos cuesta imaginar a los invitados, Sir Walter Scott entre ellos, despidiéndose mientras daban tumbos por los terrenos…

Por suerte, tu despedida será mucho más tranquila, ¡y seguro que aún te quedan fuerzas para seguir explorando las regiones vecinas!

Una visita que te recomendamos muy cerca del castillo de Glamis es el pueblecito de Kirriemuir, hogar de nacimiento del autor de Peter Pan.

Visitar el castillo de Glamis, el más embrujado de Escocia

Cuéntanos, ¿has tenido ocasión de visitar el castillo de Glamis? ¿Conocías estas curiosidades de la fortaleza?

Visitar el castillo de Glamis

  • Glamis Castle | Precio. £12.50 para el castillo y los jardines o £7.50 para los jardines. Consulta los precios actualizados en la web.
  • Visitas guiadas. La única manera de visitar el castillo es en un tour guiado. Los ofrecen en varios idiomas, aunque no hay horarios fijos, por lo que es mejor que, si te interesa la visita en español, contactes con ellos a través de la web para saber cuándo tendrá lugar la visita.
  • Tour en español desde Edimburgo. La empresa Viajar por Escocia tiene un tour en español que visita los castillos de Glamis y Dunnottar y te ofrece un 5 % de descuento por ser lector de la web.
  • El castillo de Glamis es de gestión privada y no forma parte de la Explorer Pass de Escocia.
  • Accesibilidad. Solo la planta baja es accesible en silla de ruedas. La visita al resto del castillo incluye varias escaleras.
  • Cómo llegar desde Edimburgo. Lo más sencillo es llegar en coche (sobre 1:30 h).
    Para llegar en transporte público, primero tendrás que ir hasta Dundee en tren o en bus y, desde allí, tomar un bus que te deja a unos 20 minutos a pie del castillo. Otra opción es tomar un bus desde Dundee hasta Forfar y, desde Forfar, hacer trasbordo a otro autobús. Lo mejor es que consultes el trayecto y los horarios actualizados en Traveline Scotland.
  • ¡Gracias! Dentro del edificio las fotos no están permitidas, así que algunas de las imágenes de este artículo nos la ha cedido muy amablemente el castillo de Glamis.