Descubre las leyendas de Edimburgo

Pocas ciudades son capaces de transmitir la intriga como Edimburgo. Bulliciosa de día, enigmática y fría de noche, la capital escocesa se ha forjado al abrigo de un sinfín de leyendas, historias y conjuros que laten en las sombras, aguardando a ser contados una y otra vez.

Relatos de brujería, de canibalismo, de atroces asesinatos y de apariciones espectrales; verdades, mentiras y creencias que confluyen en una de las ciudades más hechizadas del mundo… ¿Te atreves a descubrir con nosotros qué hay de cierto en las leyendas de Edimburgo?

Tour de fantasmas por Edimburgo. Si quieres conocer estas y otras historias mientras paseas por la ciudad de noche, apúntate a uno de los famosos tours de fantasmas y misterio. Tienes un descuento con el código masedimburgo.
Leyendas de Edimburgo

Edimburgo es una de las ciudades más hechizantes del mundo.

El gaitero solitario del Castillo de Edimburgo

Si visitas el Castillo de Edimburgo, aguza el oído: ¿oyes el fantasmagórico sonido de unas gaitas resonando desde las profundidades? El gaitero solitario, o the lone piper, es el único habitante que no abandona nunca la fortaleza.

Leyendas e historias de Edimburgo

El gaitero solitario merodea por los túneles subterráneos del Castillo

Cuenta la leyenda que, unos siglos atrás, se descubrió que los antiguos defensores del Castillo habían excavado túneles subterráneos para conectarlo secretamente con otras partes de Edimburgo. Para saber adónde conducían los pasajes, mandaron a un joven gaitero a explorarlos túneles mientras tocaba, para que desde la superficie pudieran conocer su localización.

Así fue, hasta que la música cesó abruptamente. La búsqueda del joven no dio ningún fruto; jamás se le volvió a ver. Desde entonces, sin embargo, hay quien asegura oír el sonido de las gaitas, como un lamento, aflorando desde lo más profundo de la fortaleza, de los túneles donde el gaitero solitario quedó atrapado para siempre…

Los 17 ataúdes de Arthur’s Seat

En junio de 1836, unos chicos que habían salido a cazar conejos en las laderas de Arthur’s Seat descubrieron, enterrados en una cueva oculta, 17 ataúdes en miniatura tallados en madera. Cada ataúd contenía una figura humana ataviada con un par de botas y ropa confeccionada a medida, como una especie de diminutas momias.

Leyendas e historias de Edimburgo 7

Los diminutos ataúdes encontrados en una cueva de Arthur’s Seat

Leyendas e historias de Edimburgo (2)

Las laderas de Arthur’s Seat

¿Qué representaba aquel intrigante hallazgo? El misterio de quién construyó los ataúdes y por qué los enterró en la cueva ha alcanzado nuestros días. Quizás fueran parte de un ritual o encanterio; tal vez sirvieran como amuleto.

La hipótesis que se baraja con más frecuencia es que tal vez representen a las 17 víctimas de los asesinos Burke y Hare, que mataban para vender los cadáveres a la escuela de anatomía de Edimburgo.

Si te apetece ver de cerca estos misteriosos objetos, los encontrarás en el National Museum of ScotlandMás información.

Los ataúdes, así como otros muchos misterios de Edimburgo, aparecen en las novelas policíacas de Ian Rankin y el inspector Rebus. Sus libros enganchan, y son ideales para conocer la ciudad a través de la literatura.

James Douglas, el caníbal de Edimburgo

En Escocia, cualquier mención al canibalismo queda eclipsada por Sawney Bean, quien, según la leyenda, ejecutó y devoró, junto a su clan, a un millar de personas en el siglo XVII. A pesar de que los historiadores no lo consideran un episodio real, ha inspirado numerosos libros y películas, como Las colinas tienen ojos (Wes Craven, 1977).

No obstante, Edimburgo sí albergó su propia dosis de esta macabra práctica. Cuentan que el hijo mayor del marqués de Queensberry, el duque James, había nacido con algún tipo de demencia.

Su familia lo mantenía encerrado en una de las habitaciones de la residencia de Queensberry, un edificio histórico de la Royal Mile que hoy en día forma parte del Parlamento, para que nadie conociera la existencia de la desdichada criatura, de fuerza descomunal y maneras salvajes.

Leyendas e historias de Edimburgo 10

Queensberry House es la vivienda de tejado rojo a la izquierda del Parlamento

En 1707, el marqués de Queensberry fue una de las personalidades en firmar el Tratado de Unión. Sus actuaciones en contra del interés de Escocia lo habían convertido en una figura despreciada por el pueblo, y aquel agitado día se llevó con él a toda su comitiva para que lo protegieran de las multitudes.

Solo dos personas permanecieron en Queensberry: el duque James y un joven sirviente de diez años, que debía guardar la casa. Cuando el marqués y su comitiva regresaron, los recibió una siniestra imagen. James había escapado y, en un arranque de locura, había descuartizado y asado al pequeño en la hoguera y había comenzado a devorarlo, porque, según él, tenía hambre y nadie le había preparado la cena.

El crimen sacudió Escocia, y el duque permaneció encerrado en su habitación hasta su muerte. Más información.

Annie, la pequeña habitante de Mary King’s Close

Por debajo de los adoquines de la Royal Mile y la Old Town de Edimburgo se extiende una pequeña ciudad subterránea, formada por una red de callejones que se tapió en el siglo XVII.

El más importante es Mary King’s Close; lo que antaño fue una animada calle comercial, con tiendas de artesanos y viviendas, es hoy en día un callejón envuelto en sombra y silencio, que se ha reconvertido en una atracción turística. Aquí te contamos cómo es la visita aThe Real Mary King’s Close.

Camina por los restos de las centenarias calles y habitaciones, ancladas en el tiempo, y comprenderás cómo vivieron, trabajaron y murieron, debido a una devastadora plaga de peste, los vecinos de Edimburgo.

Aunque se dice que algunos de ellos todavía pueblan este espeluznante lugar, el habitante más conocido es la pequeña Annie. Según cuentan, la pequeña murió tras contraer la peste, y, siglos después, sigue lamentándose, en un rincón de su vieja habitación, por no tener a su muñeca consigo. Para consolarla, los visitantes la obsequian con todo tipo juguetes.

Leyendas e historias de Edimburgo 8

La callejuela sepultada de Mary King’s Close

Nota: aunque leyendas como la de Annie no tienen fundamento histórico, creerlas o no depende del juicio de cada uno. Otras, sin embargo, son falsas aunque a veces se cuelen en algún tour, como la de que los enfermos de peste fueron arrojados a Mary King’s Close y tapiados en vida para evitar el contagio de la enfermedad al resto de Edimburgo.

La inauguración de las criptas de South Bridge

En el Edimburgo del siglo XVIII, tras la construcción de South Bridge, en los diecinueve arcos del puente se construyó un conjunto de 120 criptas y pasillos subterráneos, conocidos como Edinburgh Vaults.

Durante décadas, estas oscuras y húmedas habitaciones de piedra, repartidas en distintos pisos, alojaron tabernas, almacenes y comercios de artesanos, e incluso se dice que aquí, entre las sombras, los asesinos Burke y Hare fueron a la caza de los cuerpos de sus víctimas.

Leyendas e historias de Edimburgo 6

La distribución de las criptas de South Bridge

Con el paso del tiempo, las criptas fueron abandonándose, y, como se descubrió más tarde, algunos de los habitantes más pobres de la ciudad se instalaron en ellas en condiciones precarias, sin luz, agua ni ventilación.

Los arcos del puente se cubrieron de edificios; hoy en día, de los diecinueve solo es visible el de Cowgate. Las criptas fueron integrándose a distintos edificios de la ciudad, y no tardaron en surgir tours que visitan las frías y lúgubres cámaras vacías en busca de señales de algún habitante del pasado.

Leyendas e historias de Edimburgo 9

Las criptas de South Bridge. Foto: Looking for ghosts

Aunque se han convertido en uno de los lugares con más actividad paranormal de Edimburgo, lo cierto es que la apertura de las criptas en 1788 ya llegó acompañada de un episodio siniestro. Para presentar South Bridge, se decidió que el habitante más viejo de la ciudad, una anciana, cruzara el puente ante la multitud.

Por desgracia, la mujer falleció justo antes del esperado momento, pero las autoridades decidieron que lo cruzara de todas formas: ¡dentro del ataúd! Los edimburgueses lo interpretaron como un mal augurio, y muchos de ellos se negaban a cruzar el puente, que consideraban maldito, y preferían bajar hasta Cowgate y tomar un camino más largo. Más información.

Nota: La mayor parte de las criptas está cerrada y solo puedes visitarla contratando un tour con las muchas empresas que los ofrecen. Personalmente, es de los tours que menos nos gustan, ya que suelen centrarse más en intentar asustar al visitante que en la parte histórica. Aunque es interesante ver las criptas de cerca, nos gustan más el resto de tours de fantasmas que mencionamos al principio del artículo.

Maggie Dickinson, la ‘medio ahorcada’

Después de que su marido la abandonara, en 1723 la joven Maggie Dickinson comenzó una nueva vida en el pueblecito de Kelso, en los Borders de Escocia. Pronto se quedó embarazada, y, para evitar causar un escándalo y perder su trabajo en una posada (técnicamente seguía casada), decidió ocultar su estado. Tras dar a luz en clandestinidad, el bebé no sobrevivió, y la desdichada Maggie intentó deshacerse del cadáver del pequeño en el río.

Sin embargo, la descubrieron y la llevaron presa a Edimburgo. Su delito no había sido cometer adulterio, sino ocultar su embarazo, algo penado por la ley escocesa en aquel momento, y pronto recibió sentencia: Maggie Dickinson fue condenada a muerte.

Como la mayoría de ejecutados de la época, a la joven se la ahorcó públicamente en la horca, situada en Grassmarket. Tras certificar su muerte, se procedió a trasladar el cadáver al cementerio. De repente, durante el trayecto, del ataúd comenzaron a escapar gritos y lamentos. ¡Cuál fue la incredulidad al destaparlo y comprobar que Maggie Dickinson seguía viva!

Leyendas e historias de Edimburgo 5

El pub dedicado a Maggie Dickinson en Grassmarket

Pero todavía fue mayor el desconcierto cuando las autoridades comprobaron que, según la ley escocesa, a la joven ya se le había aplicado su pena y, por lo tanto, no podían volver a ahorcarla.

Así fue como Maggie pasó a la historia, viviendo una larga vida tras haber sido ejecutada, y conocida por todos con el apodo de Half Hangit Maggie (‘Maggie la medio colgada’). Hoy en día, en Grassmarket puedes tomar algo en el mítico pub que lleva su nombre. Más información.

Mackenzie, el poltergeist del cementerio de Greyfriars

Además de ser un lugar de reposo, el cementerio de Greyfriars ha protagonizado, a lo largo de los siglos, parte de la historia de Edimburgo. El cálido recuerdo del perrito Bobby, que tras la muerte de su amo veló su tumba durante 14 años, convive con el crudo legado de los bodysnatchers, los ladrones de cadáveres.

Y, mientras tanto, en un rincón, la Covenanters Prison recuerda que allí se encerró, en 1679, a casi un millar de covenanters. Muchos murieron en cautividad; otros fueron ejecutados; unos pocos obtuvieron la libertad.

Siglos más tarde, en 1999, la Covenanters Prison había de convertirse en uno de los lugares más hechizados de Edimburgo. Todo comenzó cuando alguien forzó la puerta del mausoleo de William Mackenzie, un abogado responsable de muchas de las sentencias de muerte de los covenanters, y desencadenó una serie de eventos paranormales entre los visitantes de Greyfriars. Cortes, heridas inexplicables, mordeduras, desmayos, quemaduras, figuras fantasmagóricas, ruidos espeluznantes…

Leyendas e historias de Edimburgo 3

El cementerio de Greyfriars

El Ayuntamiento de Edimburgo decidió cerrar esa parte del cementerio al público, pero dio permiso al historiador Jon Andrew Henderson para que condujera pequeñas visitas guiadas para documentar los sucesos.

Así es como algunos tours nocturnos comenzaron a visitar el Mausoleo Negro, forjando la leyenda del sanguinario Mackenzie, el poltergeist del cementerio de Greyfriars, que a lo largo de los años ha atacado, según el historiador, a más de 450 personas, 170 de las cuales sufrieron desmayos.

Verdad o mera sugestión, lo cierto es que el de este poltergeist es uno de los sucesos paranormales mejor documentados de Edimburgo. Si te sientes intrépido, únete a un tour nocturno por el cementerio de Greyfriars; aunque, como advierten las empresas, ¡asumes el riesgo de despertar la ira de Mackenzie…! Más información.

Jessie King y Thomas Pearson, los infanticidas de Stockbridge

Jessie King, la última mujer ahorcada en Edimburgo, fue la protagonista de uno de los episodios más siniestros de la era victoriana.

En una época en la que los hijos ilegítimos de sirvientas y jóvenes muchachas llenaban la ciudad de habladurías y de escándalos, era habitual la práctica de ofrecer dinero a quien quisiera quedarse con los bebés. Así es como Jessie King y su pareja, Thomas Pearson, habitantes del barrio de Stockbridge, comenzaron a adoptar pequeños a cambio de recompensas.

Cuál fue el horror el día en el que unos niños, jugando, descubrieron los restos de un bebé junto a la casa, y al entrar en el domicilio la policía comprobó que las habitaciones escondían otros dos diminutos cadáveres.

A pesar de que se cree que fue Thomas quien cometió los atroces crímenes, la joven se declaró culpable en un intento de salvarlo y, en marzo de 1889, se convirtió en la última mujer ahorcada en Edimburgo. Más información.

Deacon Brodie, ¿el truco final?

Una de las intrigas más conocidas de Edimburgo es la de Deacon Brodie, un respetable hombre de negocios que vivió en la capital escocesa en el siglo XVIII.

De día, trabajaba como ebanista y cerrajero para las familias más ricas; de noche, utilizaba las copias de las llaves para entrar en las viviendas a hurtadillas y robar a sus clientes.

Esta dualidad entre bien y mal inspiró a Robert Louis Stevenson, quien la convirtió en el tema central de su novela  El extraño caso del Doctor Jekyll y Mr Hyde. En cuanto a Brodie, no tardó en descubrirse su doble vida, y fue condenado a morir en la horca.

En la Royal Mile hay un pub dedicado a Deacon Brodie.

Hay quien dice que, en efecto, Brodie murió el 1 de octubre de 1788 en la horca que él mismo había diseñado el año anterior. Sin embargo, otra leyenda cuenta que se las ingenió para que el ahorcamiento no fuera mortal, sobornó al verdugo y consiguió burlar la muerte, dejándose ver, años más tarde, en París.

Aunque se cree que su tumba se encuentra en Chapel Street, desde entonces la historia de Deacon Brodie ha permanecido envuelta en todo tipo de disparatados rumores. Puedes visitar un pub con su nombre en la Royal Mile de Edimburgo. Más información.

¿Conocías estas leyendas de Edimburgo? Si ya has estado en la ciudad, ¿has presenciado algún suceso inexplicable o paranormal en alguno de estos lugares?