En la Old Town de Edimburgo, lo mágico está a flor de piel. Cada callejuela tiene su dosis de historias sobrenaturales, sus sombras de brujería y sus sucesos macabros resonando en los siglos. Cuando te adentras en el cementerio de Greyfriars, entre lápidas y maleza, la sensación se acentúa. Y, si te acercas a la reja que hay al final del camposanto, todavía más.

¿Ves la imponente construcción a través de los barrotes? Podríamos contarte que es George Heriot’s School, una de las escuelas privadas más prestigiosas del Reino Unido. Pero es solo una tapadera, porque esta especie de castillo justo al otro lado del confín de las antiguas murallas de Edimburgo en realidad es Hogwarts, el mejor colegio de magia y hechicería del mundo. ¿O era al revés?

George-Heriot-School-Edimburgo-Hogwarts

El colegio George Heriot en una foto de Ben Heathwood (CC)

George Heriot, la inspiración de Hogwarts

La historia de verdad, la conocida, cuenta que el rico orfebre edimburgués George Heriot fundó el colegio a principios del siglo XVII con la voluntad de que los niños sin padre de la ciudad pudieran recibir educación gratuita y de calidad.

Colegio-George-Heriot-Edimburgo-Hogwarts

Los jardines y George Heriot en una foto de Yisong Yue

La otra historia, la literaria, cuenta que una joven escritora se fijó en George Heriot y la incorporó a su escuela imaginada: el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería.

Como te contamos en ‘Harry Potter y Edimburgo‘, J.K. Rowling tomó elementos de toda la ciudad y los añadió a su saga mágica. Mientras escribía, desde la ventana de The Elephant House vio, día tras día, el Castillo de Edimburgo y el cementerio de Greyfriars. Por allí paseó en más de una ocasión: lo imaginamos porque allí se encuentran las tumbas de McGonagall y Thomas Riddell (o Voldemort). Y también, al otro lado de la reja metálica, los torreones de George Heriot’s School, el origen de Hogwarts.

¿A ti tampoco te llegó la carta para estudiar en Hogwarts? Seguro que se extravió: tal vez la encuentres en los lugares de los que te hablamos en el recorrido de Harry Potter por Edimburgo, o en los Estudios de Harry Potter en Londres.

¿Qué tienen en común el colegio George Heriot y Hogwarts? Para empezar, los exigentes requisitos de acceso. En la escuela privada George Heriot estudian más de 1.600 alumnos de hasta 18 años, y el precio de la enseñanza va desde los £7.000 hasta los £11 000 por año. Pero la voluntad del fundador del colegio sigue cumpliéndose, y la educación es gratuita para niños que hayan perdido a uno de sus progenitores, o para niños de familias con pocos recursos.

Torre-George-Heriot-Edimburgo

Las cuatro casas de George Heriot

Los alumnos de George Heriot visten uniforme (al mediodía y por la tarde, quizás los veas frente al colegio en Lauriston Place) y pertenecen a una de las cuatro casas. Lauriston es la casa verde y debe su nombre a la calle donde se encuentra el colegio; Geyfriars es la casa blanca, y su nombre es en honor a la capilla y el cementerio de Greyfriars; Raeburn es la casa roja, y es un homenaje al pintor edimburgués Henry Raeburn, que siendo niño (y huérfano) estudió en el colegio; y Castle es la casa azul y se refiere al Castillo de Edimburgo, visible en primer plano desde la escuela. ¿Te recuerdan a Slytherin, Hufflepuff, Gryffindor y Ravenclaw?

Hay más: durante el curso, gracias a sus acciones y a su buen rendimiento en distintas competiciones, los alumnos pueden conseguir puntos para sus casas. Aunque en la web de George Heriot no proporcionan más información, cuando visitamos el colegio por dentro vimos tablones donde se sumaban todos los puntos de cada casa.

Lo que sí cuenta la web del colegio es que, además, dos veces al año se otorgan broches especiales a los alumnos con mejor rendimiento académico, y también a los que tengan una actitud ejemplar. Se valora, sobre todo, que tengan una actitud positiva y comprometida, y que den buen ejemplo y ayuda a los alumnos más pequeños.

Edimburgo-colegio-George-Heriot

¿Cricket o quidditch?

Además de estudiar distintas materias, en George Heriot los alumnos pueden especializarse en deportes como rugby, hockey, cricket o tennis. El colegio cuenta con unos enormes terrenos deportivos, llamados Goldenacre, con unas vistas espléndidas del Castillo de Edimburgo y de la Royal Mile.

Castillo-de-Edimburgo-desde-George-Heriot-School Royal-Mile-desde-George-Heriots-School-Edimburgo

Un interior histórico

Si por fuera George Heriot recuerda a una fortaleza, por dentro no impresiona menos. Patios, un sinfín de habitaciones con paredes de gruesa piedra, intrincadas decoraciones… Algunos de los muros de los terrenos son, en realidad, parte de la antigua muralla Telfer Wall: el colegio fue de los primeros grandes edificios en construirse al otro lado del límite de Edimburgo.

Visitar-George-Heriot-School-Edimburgo

George-Heriot-School-interior Interior-George-Heriots-School-Edimburgo

Visitar el colegio George Heriot

Durante el año, solo los alumnos, padres y trabajadores pueden entrar y salir de los terrenos y el colegio George Heriot, y nosotros tenemos que conformarnos con entreverlo desde Heriot Place, Lauriston Place o el cementerio de Greyfriars. También es visible desde la explanada del castillo, o desde lugares como Victoria Street.

George-Heriots-School-Edinburgh

El colegio visto desde Victoria St en una foto de Ryan Finn (CC).

Pero en ocasiones, el colegio celebra jornadas de puertas abiertas. Nosotros lo visitamos durante el Open Doors Day de Edimburgo, en septiembre, y según cuenta la web de Visit Scotland, también puedes visitarlo en verano. Estos son los horarios:

  • Los sábados por la mañana de 9:00 a 12:00 de la mañana (de mayo a septiembre).
  • Las dos primeras semanas de agosto también de lunes a viernes, de 10:00 a 16:00.

Así que ya sabes: si quieres ver de cerca un edificio histórico de Edimburgo, pasear por sus jardines e imaginar que estás en Hogwarts aunque no hayas recibido la carta, ¡ésta es tu ocasión! Si ya lo has visitado, ¿tú también crees que George Heriot sirvió de inspiración para Hogwarts?

George-Heriot-desde-Telfer-Wall-Edimburgo

George Heriot’s School, en Edimburgo

  • Web | Lauriston Place, Edinburgh, EH3 9EQ
  • Puedes verlo desde fuera desde la calle Lauriston Place, desde la reja del Greyfriars Kirkyard o si bajas por la calle Heriot Place, que además tiene unas vistas preciosas del Castillo y de las antiguas murallas.