Seguro que alguna vez has visto, en las calles de Edimburgo o de otras ciudades de Escocia, una cabina de policía: son rectangulares, suelen estar pintadas de color oscuro y llevan la inscripción «Police Information Box». Casi siempre se mencionan las cabinas de teléfono rojas como seña identitaria del Reino Unido y se olvidan las peculiares cabinas de policía azules, que durante casi un siglo funcionaron a pleno rendimiento como vía de comunicación en todo el país. Edimburgo es una de las ciudades donde más ejemplares sobreviven, ya sea cerrados o reconvertidos en pequeñas cafeterías callejeras. ¿Qué son y para qué servían?

El origen de las Police Boxes

Las cabinas de policía surgieron en América poco después de la invención del teléfono, y muy pronto cruzaron el charco y se introdujeron en Inglaterra y en Escocia. Las primeras llegaron a Glasgow en 1891 y eran de color rojo, al contrario que las del resto de ciudades, que se identificaban por ser de color azul.

Consistían en una cabina instalada en un lugar público que por dentro se acondicionaba como una comisaría de policía en miniatura, con un teléfono, un libro de incidencias y un kit de primeros auxilios. Las cabinas cumplían una doble función: por un lado, el agente destinado a la zona la utilizaba para comunicarse con la comisaría local; por el otro, había un teléfono a disposición de los transeúntes para que pudieran llamar a la policía y alertar sobre posibles emergencias.

PC 64B, Alan Saunders, using the 'modern' telephone that replaced the original fitted instrument, which was situated in the corner to the left of the picture, where a dark wooden box protrudes. Scanned by Alan M. 20/03/00 from print

Una antigua cabina de policía en uso

Hasta los años 70, las cabinas gozaron de una gran popularidad y sirvieron para facilitar el trabajo a la policía, pero con la introducción de las radios, los wakie-talkies y, finalmente, la tecnología móvil, quedaron obsoletas y fueron abandonándose.

Cabinas reconvertidas en cafeterías en Edimburgo

Muchas se retiraron, pero si das un paseo por Edimburgo verás que las calles de la capital todavía conservan un elevado número de cabinas. La gran mayoría es propiedad del Council y, debido al desuso, se encuentra en un mal estado de conservación, pero, cada cierto tiempo, el Ayuntamiento pone a la venta un lote de cabinas.

Quien las compra puede retirarlas de la calle o pedir un permiso especial para dejarlas en el mismo sitio, en cuyo caso se exige que se pinten de otro color para distinguirlas de las cabinas oficiales antes de reconvertirlas en establecimientos en miniatura, como cafeterías, quioscos de helados o puntos de venta de entradas.

Cabinas de policía en Edimburgo Escocia3

Cabinas de policía en Edimburgo Escocia2

Si te acercas a comprar un café, verás que por dentro son diminutas, aunque realmente las cabinas de Edimburgo son más espaciosas que la mayoría. Además, tienen un diseño único con detalles neoclásicos, ideado por el arquitecto Ebenzer James MacRae para que se fundiera con el estilo arquitectónico de la ciudad.

Aunque ya no se utilicen, las cabinas de policía británicas siguen siendo muy populares gracias a la conocida serie de televisión de ciencia ficción Doctor Who, cuya máquina del tiempo, TARDIS, adopta la forma de una cabina de policía de color azul.

Si te fijas, en algunos lugares de Edimburgo verás una cabina de policía azul junto a una cabina de teléfono roja; dos equipamientos que en el pasado proporcionaron un valioso servicio a los ciudadanos y que poco a poco han dejado de ser necesarios, pero que siguen en pie como testigos de otra época.

Información sobre las cabinas de policía en Edimburgo

En Edinphoto encontrarás todas las cabinas de policía que todavía quedan en Edimburgo junto con su localización.