Si has visitado Edimburgo es probable que conozcas a Martha y a Gilbert, dos jirafas de piel metálica que, con los pies anclados en la acera, alzan los cuellos hacia el cielo y parecen guardar el edificio del Omni Centre, en Leith.

Aunque el nombre oficial de la escultura es Dreaming Spires (en español significa «agujas de ensueño» y se refiere a la arquitectura de edificios altos y puntiagudos, equiparándolos al cuerpo de las jirafas), los habitantes de la capital han bautizado afectuosamente a madre e hijo como si fueran un miembro más de la familia edimburguesa.

La escultura se inauguró en 2005 y fue esculpida por la artista escocesa Helen Denerley, cuyas obras, creadas a partir de piezas de metal de coches y motos y basadas en todo tipo de animales, pueden encontrarse en otras ciudades de la región y del mundo. Los siguientes versos del poeta surafricano Roy Campbell están inscritos en la piedra y trazan un círculo alrededor de Martha y Gilbert:

Giraffes! – a people
Who live between earth and skies
Each in his own religious steeple
Keeping a lighthouse with his eyes
¡Las jirafas! Un pueblo
Que habita entre el cielo y la tierra,
Cada una un campanario
Cuyos ojos sirven de faro.
Roy Campbell, 1946

Mapa