Nuestras visitas a Madrid siempre se quedan pequeñas, pero la última, el pasado septiembre, fue la más fugaz de todas. El AVE nos dejó en Atocha un lunes pasada la medianoche, y regresamos a Barcelona a las 8 de la tarde del día siguiente. Menos de 24 horas para una visita con un propósito concreto: ir a la entrevista a la Embajada de los Estados Unidos para obtener el visado para mudarnos a Nueva York.

Un día en Madrid, estación de Atocha

A las 10:00 teníamos el visado sellado, una sonrisa imborrable en la boca y diez horas por delante. Había pedido en el Facebook de Más Edimburgo unas cuantas recomendaciones sobre Madrid, así que con los apuntes listos y un sol abrasador, nos dispusimos a aprovechar el tiempo al máximo paseando por esta ciudad inacabable.

Esta es nuestra crónica de un día en Madrid (acompañada por unas cuantas fotos tomadas con el móvil). O, mejor dicho, una crónica de diez horas cortas pero intensas, por si algún día tú también pasas fugazmente por la capital española pero no quieres marcharte sin disfrutar de  algunos de sus rincones esenciales. ¡Vamos allá!

Una mañana en Madrid

El lunes llegamos a Madrid pasada la medianoche, así que en cuanto el metro nos dejó en Puerta del Sol, a pesar del ambiente que había en la calle, fuimos en dirección al hotel, muy cerca de Callao.

Nos alojamos en el Hostal Gala, un hostal con habitaciones sencillas pero muy céntrico, junto a la calle Preciados, Callao y la plaza Santo Domingo.

Nos levantamos antes de las siete y salimos a desayunar a una de las muchas cafeterías de la zona. El día se iba levantando tras la imagen del Edificio Carrión, en la plaza Callao con la Gran Vía, con su emblemático cartel de Schweppes, y los madrileños ya se ajetreaban hacia sus tareas cotidianas. Nos unimos a la marea del metro hasta Rubén Darío y desde ese mismo lugar comenzó, tras salir de la Embajada de Estados Unidos, nuestro paseo por Madrid.

Un día en Madrid, Gran Vía

Del Paseo de la Castellana a Chueca

Seguimos primero el Paseo de la Castellana, una de las avenidas principales de la ciudad, mientras los centros comerciales abrían sus puertas, los trabajadores se apresuraban a la oficina y el sol comenzaba a apuntar. Poco antes de llegar a la Plaza Colón, nos desviamos hacia el primer destino del día: el mercado de San Antón, en Chueca.

Por el camino pasamos por la Plaza de Santa Bárbara, seguimos la calle Hortaleza y nos adentramos en las callejuelas de Chueca. Otras veces había estado en el barrio de noche, tomando algo o en conciertos en Libertad 8 o el Búho Real, pero con la tranquilidad de la mañana me gustó todavía más.

Un día en Madrid Santa Bárbara

Guía para visitar Madrid en un día

El mercado de San Antón, en Chueca

A unos pasitos del metro está el mercado de San Antón, un mercado con muy buen ambiente que combina puestos tradicionales (fruterías, charcuterías, pescaderías…) con barras de tapas modernas y puestos con cocina de mercado, todo repartido entre dos plantas. La tercera planta está reservada a un restaurante con una terraza abierta durante todo el año. Como buenos hobbits, nos tomamos el segundo desayuno del día en La Trastienda, un local de tapas que ofrece un desayuno de mercado por 2 € (café, zumo de naranja y tostada o flauta).

Un día en Madrid, mercado de San Antón

El Mirador del Palacio de Cibeles

Desde el mercado, bajamos por la calle Prim hasta el coqueto Paseo de Recoletos y la Plaza de Cibeles (unos 10 minutos).  Frente a la famosa fuente se alza el blanco Palacio de Cibeles, una bonita construcción con aires de catedral que se inauguró en 1919 como central de Correos. Hoy en día alberga el Ayuntamiento de Madrid y un centro cultural, CentroCentro, que nos dejó encandilados (y un poquitín celosos de no tener algo así en Barcelona).

Un día en Madrid, Palacio Cibeles

La entrada es libre, y entre las plantas 1 y 5 se reparten exposiciones artísticas y áreas de lectura y recreo abiertas a todo el mundo y rodeadas de una arquitectura impresionante. En ese momento había personas de todas las edades estudiando y leyendo el periódico en los sofás y sillones, y con gusto nos hubiéramos quedado nosotros también…

Un día en Madrid, Palacio de Cibeles

Un día en Madrid, mirador de la Cibeles

Pero teníamos la vista puesta en la corona del Palacio de Cibeles, el mirador de la planta 8, ubicado en el torreón. Desde arriba, a casi 70 metros, las vistas panorámicas de Madrid son un privilegio. Al frente se ven la famosa azotea del Círculo de Bellas Artes, el edificio del Banco de España y la transitada Calle Alcalá,  que envuelve el Palacio de Cibeles y continúa en su parte trasera hasta llegar a la Puerta de Alcalá. Al otro lado destacan el Paseo del Prado y los tupidos árboles del Parque del Retiro, que se pierde entre verde.

Subir al mirador cuesta 2 €, y se puede acceder por escaleras o en ascensor. Tienes que comprar la entrada en las taquillas situadas en la planta principal (según la web) o en el exterior del palacio (según nuestra experiencia). Otro mirador cercano es la azotea del Círculo de Bellas Artes.

La Gran Vía y la Plaza España

Seguimos la Calle de Alcalá y nos desviamos por la Gran Vía madrileña en dirección a la Plaza Callao para recoger las maletas en el hotel. Entre el bullicio, las tiendas y el tráfico, de vez en cuando un edificio, una fachada, te obliga a detenerte y a contemplar la grandeza de Madrid.

Visitar Madrid en un día

Maletas en mano, seguimos de nuevo por la animada Gran Vía (en este tramo se concentran los cines y teatros, como el Teatro Lope de Vega, donde se representa el musical de El Rey León) hacia la Plaza España. Las distancias en el centro de Madrid son cortas: la Plaza de Cibeles y la Plaza España están separadas por unos 20 minutos a pie, y hay tanto por ver que se andan volando.

Comer en Madrid

Llegamos hasta la Plaza Cristiano Martos para comer en Mür, una cafetería moderna e íntima de la que había leído buenas críticas (bueno, me bastó con leer que su carrot cake era el mejor de Madrid y se me iluminaron los ojos…). A mediodía tienen un menú de 9,50 € con primero, segundo, postre y bebida.

Comimos salmorejo y crema fría de calabacín, ensalada de quinoa y sándwich de roast beef y, de postre, unos batidos. Las raciones son pequeñas (si eres de comer mucho, mejor otro sitio), pero por lo demás, nos encantó tanto la comida, con ingredientes frescos y combinaciones originales (tienen opciones vegetarianas), como el local, acogedor y con detalles entre lo rústico y lo industrial. Está cerca de otra cafetería de estilo parecido, Federal Café.

Un día en Madrid, Restaurante Mur

Comer en Madrid, Restaurante Mur

Aquí tienes otros buenos lugares para comer en Madrid recopilados en otras webs: ‘Diez bares baratos para ir de cañas y tapas por Madrid (desde 0,60 €)‘, en Viaja en mi mochila; y ‘Diez restaurantes divinos en Madrid por 25 € (o menos)‘ en Eat & Love Madrid.

Una tarde en Madrid

El templo de Debod y su mirador

Tras comer en Mür, nos dirigimos al cercano Templo de Debod, una construcción milenaria que se irguió a orillas del Nilo y que Egipto donó a España en 1968. La entrada al templo es gratuita, pero al mediodía cierra, así que nos conformamos con pasear por sus jardines, en un marco privilegiado para disfrutar de la puesta de sol madrileña. Desde el mirador, al otro lado del Manzanares se extiende la Casa de Campo, y a la izquierda se yerguen el Palacio Real y la Catedral de la Almudena. Unas vistas que seguro que preferirás contemplar al ocaso en vez de con el sol abrasador en la nuca… pero maravillosas de todas formas.

Un día en Madrid, Templo de Debod

Un día en Madrid, el Templo de Debod

El Palacio Real y la Catedral de la Almudena… y un descanso en Ópera

Muy cerca del templo de Debod se distinguen las siluetas magnánimas del Palacio Real y la Catedral de la Almudena, separadas por la Plaza de la Armería. Desde la plaza de Oriente, el Madrid histórico se muestra en todo su esplendor, y si quieres, puedes visitar ambas construcciones. Nosotros nos conformamos con pasear por las terrazas enmarcadas por setos de los Jardines de Sabatini, de estilo neoclásico.

Dejamos atrás la bella Plaza de Oriente y el Teatro Real y nos detuvimos a tomar un café en una de las muchas terracitas de la Plaza de Isabel II, conocida también como Plaza de la Ópera. Un buen lugar para repostar, ver a los transeúntes pasar y saborear el ritmo de Madrid.

El mercado de San Miguel y la Plaza Mayor

Tras reponer fuerzas, en menos de cinco minutos llegamos al mercado de San Miguel, en la plaza homónima, junto a la Calle Mayor. Este mercado en hierro, remodelado y resucitado pero de arquitectura centenariame recuerda a La Boqueria de Barcelona. Aunque poco similares en apariencia (en el mercado de San Miguel todo está cuidado al detalle, mientras que en La Boqueria el reclamo es más primitivo, una mezcla de olor y color desordenada), ambos fusionan el pasado más tradicional con la degustación y la gastronomía moderna. Y ambos miran, también, hacia el turismo: las lenguas extranjeras en los pasillos son tan comunes como la propia.

Un día en Madrid, Mercado de San MiguelUn día en Madrid Casco viejo

A la salida del mercado, aprovechamos para perdernos por el triángulo que forman la Calle Mayor, la Cava de San Miguel y la calle de San Justo. Entre las callejuelas del casco viejo parece que no transcurra el tiempo, y en la Plaza del Conde de Miranda o la Plaza de la Villa no había ni rastro de los grupos de turistas que llenaban el mercado poco antes.

De nuevo subimos por la Calle Mayor, pero esta vez para llegar a la que tal vez sea la plaza más emblemática de Madrid, la Plaza Mayor. Las casas porticadas de este rectángulo histórico, que en tiempos medievales lindaba con la muralla de la ciudad y acogía un popular mercado extramuros, conservan algún negocio tradicional mezclado con múltiples tiendas de souvenirs. El ambiente en la plaza siempre es animado, sobre todo con el buen tiempo, cuando se llena de terrazas al aire libre. Tan bonitos como la Plaza Mayor son sus arcos de acceso, introducidos durante la reconstrucción de la plaza tras el devastador incendio de 1790.

Un día en Madrid Plaza Mayor

La Puerta del Sol y la Plaza de Santa Ana

Siguiendo la calle de los Esparteros llegamos a la Puerta del Sol, otra de las plazas más animadas de Madrid, tanto de día como de noche. Tiendas, restaurantes, encuentros entre amigos… A nosotros nos quedaba ya poquito tiempo en la capital, así que decidimos invertirlo en llegar paseando hasta la estación de Atocha.

De nuevo pusimos rumbo al sur hasta llegar a la pequeña Plaza del Ángel y a la encantadora Plaza Santa Ana (5 minutos desde la Puerta del Sol), en el Barrio de las Letras. Es mucho más tranquila que su vecina, pero también viva y ajetreada gracias a las cafeterías al aire libre y a los bares de tapas. Entre los restaurantes con solera destaca la centenaria Cervecería Alemana, entre cuyos antiguos parroquianos se cuentan Ava Gardner o Ernest Hemingway.

El Retiro… y vuelta a Atocha

La Plaza Santa Ana hubiera sido un buen lugar para la segunda merienda o unas tapas si hubiéramos tenido unas horas más en Madrid, igual que el centro social La Tabacalera, que también nos habían recomendado pero no tuvimos tiempo de ver. En lugar de eso, bajamos por la Calle del Prado, atravesamos la Plaza de las Cortes (dominada por el Congreso de los Diputados) y cruzamos el Paseo del Prado. Desde allí rodeamos el Museo del Prado (visita esencial si tienes más tiempo en la ciudad, pero que esta vez nos saltamos) hasta encontrar uno de los accesos al Parque del Retiro.

Un día en Madrid, El Retiro

Un día en Madrid, el Retiro (2)

El sol comenzaba a retirarse, el final del verano ya se notaba en el ambiente y los senderos y bosques del parque comenzaban a llenarse de hojas doradas. Paseamos, apurando la última hora, y poco a poco bajamos hasta el extremo sur del Retiro para regresar a la estación de Atocha, donde nos esperaba el AVE a Barcelona. Un final magnífico para nuestras 10 horas en Madrid… un suspiro para descubrir la ciudad, pero suficiente para regresar a casa, una vez más, prendidos de su encanto. ¡Hasta la próxima, Madrid!

 Mapa de un día en Madrid

Tras mucho pelear con Google Maps no he podido incluir el recorrido calle por calle, pero aquí tienes algunos de los puntos esenciales del centro para descubrir Madrid en un día. Las estrellas marcan el inicio y el final, y el orden recorrido lo cuento a lo largo del artículo.