Santa Maria del Mar, la catedral de La Ribera

Algunos templos son fríos; otros te arropan desde que el instante en el que cruzas el umbral. Santa Maria del Mar es de los segundos. En el corazón del barrio histórico de El Born-La Ribera, uno de los más bulliciosos y cambiantes de Barcelona a causa del turismo masivo, esta iglesia medieval de estilo gótico catalán sobrecoge por su quietud, su inmensidad, su capacidad de mantenerse inalterable.

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Desde que terminó de construirse, en 1383, ha sido testigo de tiempos convulsos, pero Santa Maria del Mar ha resistido, alzándose como referente y refugio de todas las Barcelonas, desde los gremios medievales hasta las hordas de visitantes actuales.

Si paseas por el Born, no lo dudes y adéntrate en esta iglesia tan especial. Pero no te quedes solo con el interior: desde hace un tiempo, también se puede subir a la terraza de Santa Maria del Mar, y desde allí, las vistas panorámicas de Barcelona son inéditas y espectaculares. ¿Te vienes a saltar, como un gato, por los tejados y terrazas de Barcelona? Nosotros lo hicimos, y la experiencia de contemplar esta nueva perspectiva de la ciudad desde una joya medieval como Santa Maria del Mar fue increíble. ¡Mira todo lo que vimos!

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Visita guiada a Santa Maria del Mar

La visita guiada dura aproximadamente una hora y comienza dentro de la basílica, en un pequeño recorrido que permite contemplar desde distintas perspectivas cómo las columnas trepan hacia el cielo a través de las tres naves del templo. Las vidrieras de colores filtran la luz suficiente para crear una atmósfera recogida y mágica, donde se condensa la historia de siete siglos. El guía nos cuenta algunas de las curiosidades de la construcción de Santa Maria del Mar, y también algunos de los estragos (un terremoto, un largo incendio, tiempos de guerra) que han amenazado la iglesia a lo largo del tiempo.

Santa Maria del Mar Barcelona Terraza 21

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Pero Santa Maria del Mar, la catedral del barrio de La Ribera, sigue en pie, y hoy podremos visitar uno de sus rincones más especiales, cerrado al público hasta ahora: su terraza.

Un gato por los tejados de Barcelona

Primera terraza: espiando El Born

La terraza está dividida en dos niveles, a los que se accede por una larga escalera de caracol en la piedra, y algunas de las personas mayores de nuestro grupo deciden no subir más allá del primer piso. La primera terraza queda justo debajo del rosetón de la iglesia, y desde allí disfrutamos, por primera vez, de la experiencia de ver El Born a vista de pájaro.

Es media mañana de un día lluvioso, pero aun así las terrazas de los bares están llenas, y en el Carrer de l’Argenteria, una de las principales calles comerciales del barrio, se divisa el trajín habitual de visitantes y barceloneses. Ellos no nos ven: nos camuflamos en las alturas y escuchamos, atentos, las explicaciones del guía.

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Segunda terraza: borrachera de tejados

En cuanto nos asomamos a la segunda terraza, me sobreviene una sensación conocida: la de que Barcelona es una ciudad puramente mediterránea. Tal vez parezca obvio, y, de hecho, es uno de los principales reclamos publicitarios para que los turistas visiten la ciudad.

Pero, cuando vives en Barcelona, es fácil perder de vista el mar y la imagen de revista de la ciudad. De hecho, siempre recuerdo que Barcelona es puro Mediterráneo no cuando estoy cerca del agua, sino cuando veo su colección de tejados. Y, desde la terraza principal de Santa Maria del Mar, la borrachera de tejados es increíble.

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Tejados desordenados, ruinosos, deslustrados. Tejados vacíos que se llenan de fiestas improvisadas en primavera; tejados impolutos con muebles cuidados que, no cabe duda, pertenecen a algún piso turístico. Es extraño espiarlos desde aquí, ver la ropa tendida, los platos con los restos de un desayuno al sol, las antenas, las paredes manchadas, las tonalidades cálidas, desde el blanco al naranja tostado. Para mí, Mediterráneo es esto.Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Al mismo tiempo, caminar por el techo de Santa Maria del Mar es emocionante. Te sientes parte de algún gran secreto de los tiempos: estás en Barcelona, y Barcelona está ante ti, con las callejuelas estrechas y oscuras de La Ribera abriéndose paso como flechas. Al frente, a lo lejos, se ven el Tibidabo y la Torre de Collserola. Más cerca, destacan la Catedral de Barcelona i l’Edifici de Sindicats, en la Via Laietana (a la derecha de la foto).

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Tras conocer la historia de las campanas (una de ellas está apadrinada por Ildefonso Falcones, el autor de La catedral del mar, una famosa novela histórica sobre la construcción de Santa Maria del Mar), el guía nos anima a continuar caminando por la terraza, y un poquito más allá aparecen las siluetas de la Sagrada Família y de la Torre Agbar. Al final del Passeig del Born, arbolado y verde, se levanta el museo-yacimiento El Born Centre Cultural. Muy cerca está el Fossar de les Moreres, la plaza construida sobre una fosa común donde arde una llama eterna.

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

El último regalo de estas vistas de 360 º de Barcelona es el mar. Se distinguen los rascacielos del litoral: la Torre Mapfre y el Hotel Arts, edificios vecinos; y más allá el Hotel W, al que en Barcelona todo el mundo conoce como Hotel Vela.

Una mirada más a esta ciudad espléndida y azul y tenemos que adentrarnos de nuevo en la escalera de caracol y dejar atrás la terraza de Santa Maria del Mar. Pero sé que no será la última vez que subamos. Desde lo alto de Santa Maria del Mar, enamorarse de Barcelona y del Mediterráneo es tan natural

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

 

Terraza de Santa Maria del Mar, Barcelona

Información para subir a la terraza de Santa Maria del Mar

  • Web oficial de Santa Maria del Mar.
  • Entradas: 10 € (actividad gestionada por Itinerum). Se pueden reservar o comprar en el mostrador de la capilla de Santa Maria del Mar. Nosotros la encontramos en Atrápalo por 5 €.
  • El recorrido dura cerca de 1 hora. No se puede acceder a las terrazas en silla de ruedas.
  • Una buena lecturaLa Catedral del Mar, de Ildefonso Falcones