Al final de la Royal Mile de Edimburgo, allí donde el ajetreo de la calle da paso al manto verde del Holyrood Park, se levanta el palacio de Holyrood.

Es conocido por ser la residencia oficial de la reina Isabel II en Escocia, pero mucho más fascinante es la huella que los monarcas escoceses han dejado entre sus muros a lo largo de los siglos: coronaciones y bodas, intrigas y traiciones…

Las evocadoras ruinas de la abadía de Holyrood, junto al palacio, completan un recorrido fascinante. ¿Nos acompañas a visitar el palacio de Holyrood y a viajar por la historia escocesa?

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

La abadía de Holyrood y la leyenda de la cruz

A pesar de que el Palace of Holyroodhouse es la cara más visible de esta atracción de Edimburgo, para zambullirnos en la historia del palacio nos fijaremos, primero, en la abadía en ruinas que reposa en sus terrenos.

El ciervo y la cruz sagrada

La historia de la Holyrood Abbey (rood significa cruz, y holy, sagrada) comienza con una leyenda. Cuentan que, en 1127, mientras el rey David I de Escocia cazaba cerca de este lugar, un enorme ciervo estuvo a punto de atacarlo.

Sobre lo que sucedió a continuación existen varias versiones: algunas dicen que entre la cornamenta del animal apareció una cruz resplandeciente; otras, que en las manos del rey apareció un crucifijo que le permitió defenderse.

Sea como sea, el rey pudo huir. Y, como agradecimiento, fundó la Holyrood Abbey, la abadía ‘de la cruz sagrada’, en 1128.

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

De monasterio a hogar de la realeza

A lo largo de los siglos, el monasterio fue creciendo. Edimburgo se había convertido en la capital de Escocia, y la realeza escocesa a menudo buscaba refugio en este extremo de la Royal Mile, más tranquilo y cercano a la naturaleza.

El castillo de Edimburgo, en el otro extremo, ofrecía menos intimidad, y, debido a su altura en la roca volcánica, estaba mucho más expuesto a las inclemencias meteorológicas.

Aunque no hay que olvidar que la Holyrood Abbey se encontraba en Canongate, que hoy en día forma parte de Edimburgo pero que, en aquel momento, era un burgo independiente.

¿Sabías que Canongate hace referencia al camino (gait) que los canónigos (canons) recorrían hacia Edimburgo al subir por la Royal Mile? ¡Los nombres de la ciudad están llenos de historia!

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

En 1501, el rey Jacobo IV encargó la construcción de un palacio en la abadía del monasterio de Holyrood, la semilla que dio lugar a otras construcciones por parte de sus sucesores… Y, con el tiempo, del palacio que conocemos hoy en día, y que te mostraremos un poquito más adelante.

Por desgracia, lo único que sigue en pie de la Holyrood Abbey son una de las entradas originales y la nave gótica, fruto de una reforma posterior.

Y, aun así, la abadía de Holyrood sigue siendo un lugar de lo más evocador. Paseando entre las piedras, con el cielo como único techo y varios monarcas escoceses reposando bajo tus pies, casi sentirás que los siglos retroceden…

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

El palacio de Holyrood, residencia de reyes escoceses

Los bucólicos restos de la abadía contrastan con el majestuoso palacio de Holyrood, una construcción que ha servido de hogar a varias generaciones de reyes escoceses (entre ellos, la reina Mary, Queen of Scots).

Como te contábamos un poquito más arriba, fue el rey Jacobo IV quien encargó la construcción de un palacio adyacente a la abadía para él y su esposa, Margarita Tudor.

Aunque la estructura fue cambiando y creciendo a manos de sus sucesores (y muy en especial, de Carlos II), allí se sitúa el origen una residencia monárquica que hoy sigue siendo el hogar de la Reina en Escocia.

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

La visita al Holyrood Palace arranca en el patio, donde podrás contemplar una fuente inspirada en la fuente del palacio de Linlithgow.

En cuanto te adentras en el interior del edificio, el palacio de Holyrood te recibe con una sucesión de fastuosas salas y salones.

Desde las paredes revestidas de retratos y tapices hasta las grandiosas molduras de los techos, la sensación de esplendor y prosperidad no deja de incrementarse a medida que te acercas a las estancias reales, en el piso superior del palacio.

Esta demostración de poder estaba pensada para intimidar a quienes conseguían una audiencia con el rey: ¿imaginas tener que recorrer medio palacio a través de habitaciones con una decoración cada vez más suntuosa, sintiéndote cada vez más y más pequeño?

La más grande de las estancias es la Great Gallery, una galería decorada con los retratos de decenas de reyes escoceses. Hoy en día, la realeza sigue utilizándola para organizar banquetes y celebraciones.

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

Mary, Queen of Scots y el asesinato de Rizzio

La residente más célebre del palacio fue, sin duda, la reina María Estuardo, quien vivió en la torre noroeste desde 1561 hasta 1567. Y fue allí, también, donde tuvo lugar uno de los episodios más tumultuosos de su vida.

En 1565, Mary, Queen of Scots se casó en el palacio con su segundo marido, Lord Darnley. Pero el matrimonio hizo aguas desde el principio, y los rumores de que la reina tenía una aventura con su secretario privado, David Rizzio, eran cada vez más insistentes.

La tragedia se desencadenó en 1566. Mientras la reina (por aquel entonces, embarazada) cenaba con David Rizzio, Lord Darnley y un grupo de nobles irrumpieron en el salón y asestaron 56 puñaladas a Rizzio.

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

Este truculento asesinato no hizo más que atraer a los curiosos al palacio, donde hoy en día todavía puedes visitar el pequeño salón donde tuvo lugar, el Supper Room.

Además, podrás recorrer la habitación de Mary, Queen of Scots. Para nosotros, es una de las más bonitas y delicadas del palacio, si bien tan recargada como las demás.

Junto a ella, encontrarás la Outer Chamber, la habitación que María usaba para recibir a los visitantes, y un lugar donde hoy se exponen algunos de sus enseres personales junto a una amplia colección de joyas y objetos históricos.

La habitación de Mary Queen of Scots en el palacio de Holyrood

© Visit Scotland. La habitación de Mary Queen of Scots en el palacio de Holyrood.

Bonnie Prince Charlie en el palacio

Otro de los ocupantes más ilustres de los aposentos reales, aunque por poco tiempo, fue Carlos Eduardo Estuardo, conocido también como Bonnie Prince Charlie.

En 1745, en su batalla para devolver a los Estuardo al trono, el Joven pretendiente y su corte llegaron a Edimburgo y se instalaron en el palacio de Holyrood.

Bonnie Prince Charlie permaneció allí durante 6 semanas, concediendo audiencias de día y organizando bailes y celebraciones de noche.

Si eres fan de la serie Outlander, seguro que este episodio te suena, ¿verdad? ¡Descubre más en la ruta por los escenarios de Outlander en Edimburgo!

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en Edimburgo

Consejos para visitar el palacio de Holyrood

Ahora que conoces un poquito más acerca de su historia, ¿preparado para conocer el palacio en tu próximo viaje a Edimburgo?

Verás que existen dos tipos de entrada para visitar el palacio de Holyrood:

    • Entrada para el Palace of Holyroodhouse (£14 en el momento de publicar este artículo). Te da acceso al palacio y la abadía, e incluye una audioguía para recorrerlos. Para nosotros, esta es la parte más interesante, y es la opción que te recomendamos.
    • Entrada combinada al Palace of Holyroodhouse y a la Queen’s Gallery (£17 en el momento de publicar este artículo). Además del palacio, incluye la Galería de la Reina, en el mismo complejo, donde se exponen obras de la colección real. A no ser que te interese mucho, nosotros optaríamos por la entrada sencilla, ya que la galería es pequeña y hay poco a destacar.
El palacio se encuentra junto al Holyrood Park, así que, tras visitarlo, ¿qué tal subir a Arthur’s Seat para contemplar una de las mejores vistas de Edimburgo? También puedes incluir esta visita en tu ruta por la Old Town.

Visitar el palacio de Holyrood y la Holyrood Abbey, en EdimburgoElijas la entrada que elijas, esta información puede serte útil:

  • La visita se realiza con audioguía (disponible en español). En la entrada, te entregarán una audioguía que te irá conduciendo a través del patio y las estancias del palacio hasta llegar, por último, a la abadía y los jardines. En cada sala escucharás explicaciones sobre lo que te rodea.
  • Nosotros le dedicamos más o menos 1:30 h, aunque puedes pasar tanto tiempo como quieras en las estancias.
  • No está permitido sacar fotos del interior del palacio, solo del patio, la abadía y los jardines.
  • En invierno, los jardines del palacio están cerrados entre semana, pero puedes acceder a la abadía de todos modos.
  • Consulta los horarios del palacio antes de visitarlo, ya que allí se siguen llevando a cabo actos oficiales y en algunas ocasiones cierra.
  • El palacio es accesible en silla de ruedas, pero la habitación de Mary, Queen of Scots, al final de una estrecha escalera de caracol, no.
  • En el extremo opuesto de la Royal Mile encontrarás el Castillo de Edimburgo, otra visita imprescindible para conocer la historia de la ciudad.
  • Puedes comprar las entradas para el palacio de Holyrood aquí o en persona, en las taquillas.


Cuéntanos, ¿conoces ya el palacio de Holyrood y las ruinas de la abadía? ¿Qué te pareció la visita a este lugar de Edimburgo?