Valles, riachuelos y silencio

Nada te prepara para la magnitud de Glencoe. Tal vez hayas visto este valle glaciar en la gran pantalla, o quizás ya lo hayas recorrido alguna vez viajando por Escocia. Pero, en cuanto vislumbras la dramática silueta de sus abruptas colinas, Glencoe se engrandece de pronto, y la mirada no da para barrer toda su extensión.

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

La carretera A-82 atraviesa el valle y da forma a uno de los viajes en coche más evocadores de Escocia, el punto álgido de cualquier ruta por las Highlands. ¿Habrá quien lo recorra a diario y haya dejado de asombrarse? Parece difícil de creer. Son apenas 20 minutos, pero seguro que se convierten en más, porque no podrás dejar de detenerte en la calzada para sacar fotos, poner los pies en el terreno baldío e imponente y estremecerte recordando la historia de la tristemente conocida masacre de Glencoe…

Este lugar es una delicia para conductores, excursionistas y amantes de la naturaleza. Sube al coche: ¡vamos de ruta por Glencoe para ver algunos de los paisajes más espectaculares de Escocia!
Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia-1 Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia Ciervos

Cómo llegar a Glencoe

A Glencoe puedes llegar desde el oeste, desde el pequeño pueblo homónimo (a orillas del Loch Leven, unos 30 minutos desde Fort William), o desde el este, bordeando los yermos páramos del Rannoch Moor.

En la ruta cuyas fotos ilustran el artículo, nosotros llegamos desde el este, siguiendo la carretera A-85 desde Balquhidder y desviándonos luego hacia la A-82.

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Conducir por Glencoe

Con un carril en cada dirección y un tráfico pausado, la A-82 pronto se ve envuelta en un paisaje formidable y extraño. Al principio, los valles están al mismo nivel que el coche, peinados y moldeados por el viento, y aquí y allá se levantan imponentes macizos rocosos.

Conforme avanzas, la carretera no solo atraviesa el paisaje, sino que lo rasga en dos, y junto a la ventanilla puedes ver altos riscos de piedra. Más allá de la ruta marcada se esconden otros valles, otras cascadas, otros riachuelos y otras pendientes; verdes en primavera, cobrizas en otoño y desnudas y cubiertas de nieve en invierno.

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Qué ver en Glencoe

Cada pocos metros hay algún pequeño saliente o aparcamiento para aparcar y disfrutar del panorama. Estos son algunos lugares y accidentes geográficos que puedes encontrar en Glencoe (los añadimos también al mapa del final del artículo):

  • Bidean nam Bian y las Tres hermanas de Glencoe. La montaña Bidean nam Bian, que en su punto más alto alcanza los 1.150 metros, es el hogar de las tres guardianas del valle, las Three Sisters, tres crestas puntiagudas que verás alzarse una al lado de la otra. Son Gearr Aonach (Cresta corta), Aonach Dubh (Cresta negra) y Beinn Fhada (Colina larga).
  • Buachaille Etive Mòr, con su forma piramidal, es otra de las montañas más emblemáticas de Glencoe y da la bienvenida desde el este.
    Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia-1-2
  • El resort Glencoe Mountain atrae a esquiadores en invierno, y durante el resto del año ofrece otros deportes de montaña y excursiones. Tiene un telesilla que puedes tomar si te apetece ver el valle desde lo alto.
  • King’s House Hotel y sus ciervos. Esta remota posada rodeada de montañas se yergue entre las montañas de Glencoe desde el siglo XVII. No tienes que desviarte demasiado para llegar, y es un lugar estupendo para sentarte a tomar algo y entrar en calor. Sirven platos abundantes y muy ricos por unas 9 libras.
    Afina el oído: ¿oyes el trote de los ciervos? Se acercan aquí a menudo en busca de las sobras de verduras que les dejan frente a la posada. Son bastante confiados, aunque recuerda que son animales salvajes y que es mejor no acercarte a darles de comer.
    Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia
  • El centro de visitantes está al final del valle, en el extremo oeste, y es útil para conseguir información sobre rutas y senderos. Tiene aparcamiento gratis y una cafetería que, aunque un poquito cara, está bien para refugiarte si hace mal tiempo.
  • Las excursiones entre naturaleza y picos en Glencoe son muchas. En Walkhighlands puedes verlas según el nivel de dificultad. Una de las más asombrosas es la del Lost Valley of Glencoe (Coire Gabhail), aunque es exigente. Desde el pueblo también puedes subir a la cima del Pap of Glencoe (742 metros) para ver el valle y el Loch Leven.

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia Ciervos

Glencoe en el cine

Para Glencoe, ser el hogar de algunos de los paisajes más bonitos de Escocia ha supuesto protagonismo en la gran pantalla.

Aquí se han rodado varias películas, pero quizás las más representativas son Braveheart, con Mel Gibson, y Rob Roycon Liam Neeson, cuyos rodajes coincidieron.

Harry-Potter-y-cabaña-de-Hagrid-Glencoe-Escocia

También apareció en Harry Potter y el prisionero de Azkaban como telón de fondo de la cabaña de Hagrid, que se construyó en Clachaig (y se desmontó, así que nos quedamos con las ganas de visitarla, aunque sí nos acercamos hasta la posada Clachaig Inn).

Y, ¿recuerdas la escena de Skyfall con James Bond y su Aston Martin frente a un paisaje desolado? Es entre los picos de Buachaille Etive Mor y Buachaille Etive Beag. En verano el riachuelo se seca y es difícil encontrar el lugar exacto, aunque toda esa zona es preciosa.
Skyfall Glencoe Escocia

La masacre de Glencoe

Hoy en día, la mayor parte de la naturaleza indomable de Glencoe es propiedad del National Trust for Scotland, que la preserva para que en el valle siga reinando la soledad. Sin embargo, entre el silencio resuena una historia de cuando el valle estaba habitado por clanes: la historia de la masacre de Glencoe.

El episodio tuvo lugar a las 5 de la madrugada del 13 de febrero de 1692, aunque tenemos que retroceder un poco para entender el contexto. Tras la Revolución Gloriosa de 1688, Guillermo de Orange derrocó al monarca católico Jacobo II y se coronó rey Guillermo III de Inglaterra. En Escocia, como en Irlanda, encontró una gran oposición: para los habitantes de las Highlands, Jacobo II seguía siendo el monarca legítimo, y lucharon para restablecerlo en lo que se conoce como los levantamientos o rebeliones jacobitas (en Glenfinnan puedes ver el monumento en su honor).

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Tras una dura derrota, en 1691 el rey Guillermo III se ofreció a perdonar a los clanes de las Highlands por haberse sublevado, con una condición: tenían que jurarle lealtad antes del 1 de enero de 1692. Desde el exilio, Jacobo II dio permiso a los clanes, pero el mensaje no llegó hasta mediados de diciembre.

El 31 de diciembre de 1691, el jefe del clan MacDonald llegó a la fortaleza de Fort William para formalizar su juramento. Allí descubrió que en realidad tenía que haber ido a Inveraray, donde llegó varios días después. Era demasiado tarde: entre todos los clanes que no habían hecho el juramento a tiempo (o no habían mostrado ninguna intención de hacerlo), eligieron a los MacDonald para castigarlos y así sentar un precedente.

Las tropas, encabezadas por el capitán Robert Campbell, del clan Campbell, llegaron a las tierras de los MacDonalds en Glencoe, y estos los recibieron, dándoles la bienvenida bajo la ley de hospitalidad (mientras estén bajo un mismo techo, anfitrión e invitado no se alzarán en armas uno contra el otro).

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Pero esta vez no iba a cumplirse: la madrugada del 13 de febrero, en uno de los picos de Glencoe se encendió una hoguera. Era la señal. En la oscuridad, y entre la nieve, los miembros del clan MacDonald se vieron emboscados y fueron masacrados en los valles de Glencoe. Entre el ataque y los días posteriores a la intemperie, más de un centenar de MacDonald murieron.

Si eres seguidor de la serie Juego de Tronos, seguro que este episodio te recuerda a la infame Boda Roja, ¿verdad? George R. R. Martin se inspiró en varios sucesos históricos para sus novelas; entre ellos, la masacre de Glencoe.

La masacre de Glencoe se recuerda con crudeza, en especial, porque los MacDonald habían ofrecido su hospitalidad a las tropas y a los Campbell. Sin embargo, aunque la enemistad entre ambos clanes ya existía antes, quien urdió el ataque a las Highlands y a sus habitantes fue el gobierno. Guillermo III se limpió las manos despidiendo a los responsables, aunque, como suele suceder (seguro que te suena la historia, ¿no?) todos siguieron ocupando altos cargos.

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Visitar valle de Glencoe Highlands de Escocia

Y así, entre el recuerdo de una masacre en la nieve y las bellas imágenes de los valles dibujados hasta el infinito donde parece imposible que alguna vez se haya derramado sangre, nos despedimos de Glencoe hasta la próxima vez.

 Visitar Glencoe, en Escocia