Si has estado en Edimburgo, seguro que una de las imágenes que te llevaste contigo es la de la ciudad desde las alturas, con su revoltijo de chimeneas y agujas.

Y es que la capital escocesa es una ciudad repleta de miradores: cuando creías que ya habías subido a cada colina y monumento, surge un nuevo observatorio con vistas inéditas.

Hace poco, nos acercamos a conocer uno de los más recientes: el mirador del tejado de la catedral de St Giles, en la Royal Mile. ¿Subes a descubrirlo con nosotros? Aunque lo visitamos durante el caos del Festival, desde lo alto pudimos disfrutar de Edimburgo solo para nosotros…

La iglesia de St Giles Edimburgo Rooftop-1

Visita guiada a St Giles

La catedral de St Giles (que, en realidad, es una iglesia) se encuentra en la Royal Mile, en el corazón de la Old Town de Edimburgo.

Incluso si no la has visitado por dentro, es probable que hayas visto su torre en forma de corona desde otros puntos de la ciudad.

La catedral de St Giles, en Edimburgo-1

Entrar al templo, dedicado al santo patrón de Edimburgo, es gratis, aunque para la visita guiada al tejado tendrás que comprar entrada (£6), que incluye también permiso fotográfico.

Nosotros la reservamos por email unos días antes, porque se sube en grupos muy pequeños y pensamos que se llenaría, pero, cuando llegamos al mostrador, no había nadie más.

La visita al rooftop de St Giles todavía es uno de los secretos de Edimburgo, y eso nos brindó la oportunidad de disfrutarla solos, con la única compañía del guía.

La catedral de St Giles, en Edimburgo 2

Durante la primera parte de la visita, el guía nos dio unas cuantas pinceladas de la historia de St Giles, mostrándonos sus capillas, altares y vitrales y ayudándonos a reconocer qué partes de la catedral pertenecen a su forma original, construida en el siglo XIV, y cuáles se añadieron con la exhaustiva restauración del siglo XIX.

Habíamos paseado por St Giles en infinidad de ocasiones, pero nos encantó aprender más de la historia del santo, que según la leyenda murió atravesado por la flecha accidental de un cazador, y de la iglesia madre del presbiterianismo en Escocia.

Edimburgo desde el tejado de la catedral

Y llegó el momento de subir. La visita guiada lleva al tejado, no a lo alto de la torre, pero aun así, hay que sortear 91 escalones desnivelados de una estrecha escalera de caracol hasta llegar arriba.

El ascenso es muy parecido al del monumento a Scott; un poco cansado y claustrofóbico, pero llevadero, sobre todo teniendo en cuenta que siempre se hace en grupos pequeños.

Subir a la catedral de St Giles Edimburgo

Cuando emergimos de nuevo a la luz del día, lo hicimos a una pasarela metálica colocada sobre el tejado de la catedral, que da cuenta de por qué hay que subir en grupos reducidos. Es un espacio muy pequeño, pero con unas vistas enormes.

La protagonista indiscutible es la Royal Mile. Hacia el oeste se apiñan los edificios de Castlehill y destacan la aguja de The Hub, la cúpula blanca de la Camera Obscura and the World of Illusions y, al fondo, la vista intermitente del Castillo de Edimburgo.

Subir al tejado de la catedral de St Giles EdimburgoRoyal Mile desde la catedral de St Giles Edimburgo

Hacia el este, ves cómo Edimburgo se extiende hacia las aguas del fiordo de Forth. A un lado, Arthur’s Seat; al otro, los monumentos de Calton Hill. Y, en medio, una marea de artistas y visitantes hormigueando sin descanso por la Royal Mile.

No son vistas muy distintas a las que puedes disfrutar desde el Castillo o desde la terraza de la Camera Obscura, pero el hecho de tener la Royal Mile en primer plano otorga un encanto muy especial al mirador de la catedral de St Giles.

Royal Mile desde la catedral de St Giles Edimburgo

Royal Mile desde la catedral de St Giles Edimburgo

El guía nos invitó a quedarnos tanto como quisiéramos, aunque nosotros hubiéramos pasado allí la tarde entera, viendo a la gente subir y bajar, arremolinándose alrededor del artista de turno. Desde el tejado se ven también las montañas de los Pentlands y los tejados de la Old Town.

Tras disfrutar de las vistas, entramos a la torre de la catedral, coronada por la veleta dorada de un gallo. La pequeña habitación deja entrever las campanas y el mecanismo que se encarga del funcionamiento del reloj.
La iglesia de St Giles Edimburgo Rooftop-3

Rooftop de la catedral de St Giles, en Edimburgo

Rooftop de la catedral de St Giles, en EdimburgoSubir a la catedral de St Giles Edimburgo

Y de nuevo tocaba descender hacia la iglesia, donde aprovechamos que la entrada incluye el permiso fotográfico (en St Giles no puedes sacar fotos a menos que lo compres) para capturar cada rincón de este lugar fascinante de Edimburgo.

En total, la visita al tejado de la catedral de St Gile duró alrededor de 25 minutos. Y tú, ¿has visitado este lugar por dentro? ¿Subirás al tejado la próxima vez? Sin duda, ¡un plan distinto en Edimburgo!

Subir al tejado de la catedral de St Giles

  • Web de St Giles
  • Visita guiada: 25 minutos, £6 por persona (en 2017). Puedes comprar la entrada en la iglesia o reservar con antelación escribiendo a stgilestower@gmail.com.
  • La entrada incluye permiso para sacar fotos dentro de la catedral (valorado en £2).
  • Máximo 4 personas por grupo.