Nací a principios de enero, así que, para mí, 2014 ha sido el año de los 25 años. Sé que en algún momento imaginé que hoy tendría una vida distinta, más ordenada… Pero los 25 han sido poco predecibles y 2014, un año de grandes cambios y de pequeños placeres. Para despedirlo, he elegido estas 25 fotos que he ido compartiendo a lo largo de doce meses en Instagram (http://instagram.com/masedimburgo).

25. La nostra Barcelona

Siempre hay momentos en los que guardas una relación agridulce con tu ciudad, pero creo que 2014 fue mi mejor año en Barcelona. La andamos, la redescubrimos y nos detuvimos a saborear esos instantes que se escapan.

Morning! I love walking across the beautiful Sant Agustí Vell square in La Ribera, #Barcelona.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

24. Olor a primavera

Ambos crecimos en pueblecitos rodeados de naturaleza, y uno de mis momentos favoritos del año es cuando, a principios de marzo, las flores del almendro estallan y señalan la primavera inminente.

#nexus5 #closeup #spring #nature

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

23. Por las calles de Roma

La primera escapada del año fue a Roma. Me habían hablado tantas veces de la ciudad que no imaginé que llegaría a sorprenderme tanto, tanto. A la vuelta escribí esta guía.

Time for some rest after a wonderful day in #Roma! 😀

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

22. Caminos de sal

Los primeros días cálidos, senderos junto a La Sèquia y, al fondo, una montaña de sal. Una excursión preciosa en la Catalunya central.

Lovely views along the Sèquia footpath, which follows the medieval canal in central Catalonia.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

21. Postal de Central Park

Apenas habíamos vuelto de Roma cuando surgió un viaje imprevisto a Nueva York. A pesar del frío, las flores ya se asomaban por cada rincón, y pasear por Central Park ese domingo de Pascua soleado fue lo más cercano a un día de película que he vivido en la ciudad.

Central Park at the moment. It's a stunning Easter Sunday in New York!

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

20. Manhattan

Durante ese viaje también me acerqué a la ventana de un edificio de Wall Street y pensé que Nueva York… iba a gustarme.

Awesome views of downtown #Manhattan from the Wall Street office.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

19. Fields of gold

Volvimos, y cambiamos el gris de una ciudad de rascacielos por el dorado de los campos de trigo en mayo.

'You'll remember me when the west wind moves upon the fields of barley…'

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

18. Vuelta a Edimburgo

En mayo regresamos a Edimburgo, esta vez como visitantes, aunque unos minutos en la capital escocesa nos bastaron para saber que seguía siendo nuestro hogar. Poco tiempo, demasiadas ideas y mucha niebla.

I spy… A city behind the haar!

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

17. Merienda en Gante

Unos días después, cambiamos las calles de Edimburgo por los canales de Bélgica gracias a Blogonbrands. Terminar el día disfrutando del sol y del ambiente en los muelles de Gante fue de lo mejorcísimo del viaje.

Enjoying the last rays of sun at the docks in #Gent 😀

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

16. (Otra) Bruselas

Bruselas no me sorprendió tanto como Gante. Por lo menos, no el centro ni las calles más turísticas, aunque todas las ciudades tienen algún rincón que enamora, y éste, junto a un canal tranquilo, fue uno de los que me hicieron ver la capital belga con otra luz.

It's been a gorgeous day in #Brussels. Traveling to #Bruges tomorrow :)

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

15. Brujas, un cuento imposible

Siempre había leído que Brujas parecía salida de un cuento de hadas, así que cuando llegamos a una ciudad abarrotadísima, donde abrirse paso o detenerse a contemplar un canal era imposible, la desilusión fue enorme. Nos fuimos, aunque antes Brujas nos regaló unos instantes de tranquilidad que me recuerdan cuánto me gustaría volver.

#Bruges looks like a out of a fairytale… but one with thousands of people roaming the streets.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

14. Colores de Girona

Girona es una de las ciudades más bonitas que conozco. La postal de las casas de colores junto al río Onyar es solo un aperitivo para el laberinto de callejuelas, rincones, patios y murallas que se esconde detrás.

It's a summery, gorgeous day in #Girona.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

13. Un viaje distinto

En junio emprendimos un viaje distinto, con libro de familia en lugar de pasaporte :).

Oh, it's such a perfect day… I'm glad I spent it with you.. #justmarried

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

12. Amanecer en Barcelona

Nuestra luna de miel fue la más corta y bonita del mundo: un atardecer y un amanecer como dueños de Barcelona.

Sunset #Barcelona. I love, love, love this city.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

11. Hogar(es)

Aunque las maletas más grandes descansaran en el armario, muchos fines de semana de 2014 los pasamos viajando a nuestros pueblos para estar con la familia y los amigos. Tener más de un hogar no tiene precio.

It's so peaceful in the old town of #Súria ☺

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

10. Les Festes de Gràcia

En agosto, un año más, disfrutamos de las increíbles Festes de Gràcia. Durante esos días de locura la mitad de vecinos decora las calles y la otra mitad huye del barrio, pero nos quedamos y las exprimimos al máximo, lluvia incluida. Ésta es nuestra guía.

It's raining cats and dogs in #Gràcia… But the party goes on!

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

9. La primavera sabe…

La última escapada de 2014 fue a Madrid.

… la primavera sabe que la espero en Madrid.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

8. …que la espero en Madrid.

Teníamos cita en la Embajada de Estados Unidos, y aprovechamos el resto del tiempo para caminar de aquí para allá y entremezclarnos con el ritmo de un día cualquiera en esta preciosa ciudad.

An instant in #Madrid.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

7. Adéu

Y tuvimos que decirle adéu a Barcelona, pero las últimas semanas, para compensar la larga ausencia, andamos por todos los lugares a los que con el tiempo dejas de prestar atención…

Sunset by the Mediterranean Sea in #Barcelona.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

6. Y otras despedidas

Y luego la tranquilidad se desvaneció y llegó el día: un vuelo a Nueva York sin billete de vuelta.

Bon dia :)

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

5. Muebles de IKEA

Las primeras semanas en Nueva York fueron un caos. Menos mal que las vistas desde IKEA no están nada mal y te recuerdan que algún día podrás disfrutar de NY con calma.

Cold, rainy days in New York.

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

4. El valle del Hudson

Aprovechamos el otoño para todas aquellas actividades que en invierno serán imposibles. Por ejemplo, para subir a las montañas del valle del río Hudson, un paraíso en el mismo estado de Nueva York.

Hiking in the Hudson Valley last week

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

3. It’s Texas, ya’ll

Y también hicimos nuestro primer viaje fuera de las fronteras del estado. Texas nos encantó y nos dio una perspectiva muy distinta del enorme país de contrastes en el que vivimos: llegar al pueblo fantasma de Luckenbach y entrar a este pub tan auténtico fue como trasladarnos a otro universo.

Welcome ya'll to Luckenbach, #Texas!

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

2. Invierno en Nueva York

Tras la hospitalidad de Texas, regresar a un Nueva York cada vez más frío y oscuro podría haber sido difícil… Pero lo cierto es que, en cuanto pones un pie en la ciudad, Nueva York te absorbe por completo y hace que olvides todo lo demás. Para bien, y para mal.

One rainy night in Gotham…

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on

1. Dream, baby, dream

En diciembre, por la misma casualidad que en pocos meses nos ha llevado a vivir otras tantas situaciones surrealistas en Nueva York, cumplí un sueño: ver a Bruce Springsteen en directo en Estados Unidos. Su música es una de las razones por las que la idea de mudarnos aquí no me parecía descabellada, y en momentos así el marcador se pone a cero…

Bruce Springsteen Nueva York

0. 2015

Y con el marcador a cero y una Nueva York muy navideña como telón de fondo llegamos al final de un 2014 impredecible, pero lleno de color. ¡Felices fiestas a todos y espero que 2015 llegue cargado de buenas sorpresas!

It's beginning to feel a lot like #winter ❄❄

A post shared by Angie | A Nueva York (@masedimburgo) on