¿Te marchas a vivir a otro país? Enhorabuena: ya has tomado la decisión más importante. Pero, antes de que comience la aventura, queda todavía uno de los pasos esenciales: la mudanza, un barullo agotador de trámites, maletas y dudas.

En los últimos años hemos acumulado unos cuantos traslados (Barcelona – Edimburgo – Barcelona – Nueva York), y a partir de nuestra experiencia, hemos preparado este manual básico para mudarte a otro país y vivir para contarlo. No está todo lo que podría estar, porque la lista es infinita, pero  seguro que te sirve para tomar algunas ideas. Prepara las cajas y las listas, ¡nos mudamos!

Cómo mudarse a otro país y no morir en el intento

Índice

  1. Mentalízate
  2. Los (aburridos) trámites
    -Documentos
    -Cancelación
    -Salud
    -Dinero y día a día
  3. Anticípate a los primeros días fuera
    -Alojamiento
    -Trámites
    -Conocer a otras personas
  4. Hora de empaquetar
    -Regala y recicla
    -¡A las cajas!
    -Las maletas y un objeto simbólico
    -Cajas para enviar (opcional)

1 – Mentalízate… y mentalízate otra vez

Las mudanzas no son plato de buen gusto para nadie, y una mudanza a otro país es todavía más caótica. La casa se llena de cajas que parecen un imán para los dedos meñique de los pies, durante unos días te levantas como si hubieras pasado la noche descargando camiones, descubres que has acumulado suficientes trastos inútiles para montar tu propio rastro…

Así que mejor tomártelo con calma desde el principio. Si puedes, intenta organizarte con unas semanas de antelación y aprovecha los ratitos libres del día a día para avanzar algunas tareas. Y, cuando lleguen los días más intensos, trabaja con una buena sesión de música de fondo… ¡y paciencia!

Como mudarse a otro pais Mas Edimburgo 3

Hay quien se toma las mudanzas con calma 🙂

2 – Los (aburridos) trámites

Un tiempo antes de la mudanza tendrás que comenzar a pensar en distintos trámites aburridísimos inevitables para dejarlo todo atado en tu país y recabar información sobre el siguiente destino. Para organizarnos, nosotros creamos un documento compartido en Google Docs o listas en Keep con todo lo que hay que hacer en el país de salida y el de llegada, punto por punto, y nos repartimos y actualizamos las tareas a medida que las completamos. Estos son algunos de los aspectos que debes tener en cuenta:

a) Documentos

  • DNI y pasaporte. ¿Tienes ambos en vigor? ¿Cuándo caducan? Si caducan mientras estás en el extranjero tendrás problemas para volar a España. La fecha de caducidad tiene que dejar margen para que, si es necesario, puedas volver a España y renovarlos. En cuanto sepas cuándo volarás a España, pide cita previa en la autoridad correspondiente.
  • Tarjetas varias. Habrá muchas tarjetas que no necesitarás llevarte: del supermercado, de la biblioteca… Júntalas y guárdalas todas en el mismo sitio. Si tienes carné de estudiante vigente, llévatelo, ya que en muchos países te servirá para obtener descuentos.
  • Títulos. Si tu mudanza responde a motivos de trabajo, tal vez necesites compulsar o traducir tus títulos. Averigua si los necesitarás y prepáralos con algo de tiempo, ya que si necesitas tramitar gestiones en la universidad puede que tarden.
  • Otros documentos importantes. Libro de familia, contratos de alquiler, de servicios (agua, luz, banco, teléfono), información de la Seguridad Social… Muchos documentos no son imprescindibles, pero está bien tenerlos a mano por si los necesitas (por ejemplo, para la siguiente declaración de la Renta). Si un gestor te lleva la contabilidad, coméntale que te vas por si necesita algún documento concreto. Nosotros nos llevamos los más importantes y guardamos los demás en un archivador, que luego dejamos a algún familiar cercano que sepamos que puede trasladarnos la información en caso necesario.

Como mudarse a otro pais Mas Edimburgo

b) Trámites de cancelación

  • Tarjetas de crédito y de débito. Una vez en tu país de destino, abrirás una cuenta bancaria y tendrás tus propias tarjetas, así que puede que no utilices las tarjetas españolas durante mucho tiempo. Revisa qué tarjetas de crédito o débito tienes y, si pagas comisión por ellas, decide cuáles puedes cancelar o ve a tu sucursal y pregunta por modalidades de tarjeta sin comisión. Si quieres seguir usando la tarjeta española para compras en línea, recuerda llevarte la tarjeta de línea abierta para compras seguras que algunos bancos proporcionan.
  • Domiciliaciones bancarias. Si las tienes, recuerda cancelar también otras domiciliaciones: los recibos del gimnasio, de suscripción a revistas…
  • Alquiler. Si vives en un piso de alquiler gestionado por una agencia, consulta el contrato para saber con cuánto tiempo de antelación necesitas avisar. Repasa el inventario y comenta a la agencia cualquier reparación necesaria para que te devuelvan la fianza.
  • Agua, luz y teléfono. En cuanto empieces a pensar en la mudanza, consulta en el contrato con cuánto tiempo tienes que dar de baja estos servicios para que no te penalicen (en especial, las compañías de teléfono, que muchas veces tienen permanencia).
  • Número de móvil. Si quieres conservar tu número español pero no vas a darle demasiado uso, pásate a una compañía que tenga planes de 0 € al mes; es decir, sin mínimo de gasto mensual. Entérate, también, de cada cuánto tendrás que usar el número para que no te lo cancelen. En nuestro caso, tenemos la tarifa de 0 € de Simyo (no pagas si no gastas), y te cancelan el número si no lo usas durante 6 meses.

 

c) Salud

  • Vacunas. Para algunos países no será necesario, pero es posible que necesites vacunarte un tiempo antes del traslado. El Ministerio de Sanidad tiene una herramienta útil para saber qué vacunas se recomiendan para cada país que también te permite pedir cita. Si no estás seguro de si necesitas vacunas, mejor consúltalo en tu centro de salud, ya que la información en línea puede estar obsoleta.
  • Sanidad y seguro médico. Informarte sobre el sistema sanitario en tu país de destino es imprescindible. ¿Tendrás cobertura sanitaria solo cuando empieces a trabajar? ¿Podrás acudir a urgencias sin estar inscrito en ningún centro si lo necesitas? A los pocos días de llegar a Londres tuve que ir de urgencia al dentista para que me recetara antibiótico y me atendieron sin estar inscrita en ningún centro por unos £25, pero en Estados Unidos los costes se hubieran disparado. Si tu estancia es breve, el Carné Joven de algunas comunidades, como el catalán, funciona como seguro para viajes de hasta 90 días.

 

d) Dinero y día a día

  • Efectivo. ¿Necesitas cambiar moneda antes de irte? Si es así, ¿cuánta? Investiga con tiempo si tus tarjetas sirven para pagar y retirar dinero en el extranjero y cuál es el límite diario. Para organizarte, necesitarás pensar en qué gastos sustanciales tendrás los primeros días (hotel, alquiler de un piso, fianza…). Nosotros llevamos poco dinero en efectivo y nos centramos en abrir una cuenta bancaria cuanto antes para transferirnos dinero con Transferwise, que hasta el momento nos parece la mejor herramienta para transferir dinero entre países.
  • Enchufes. Si en el país al que te mudas la toma de corriente es distinta, es buena idea comprar uno o dos adaptadores universales para salir del apuro los primeros días (móvil, ordenador…).
  • Móvil. No está de más que investigues las compañías de móvil y los distintos planes que se ofrecen en tu país de destino, ya que seguramente querrás comprar una tarjeta nada más llegar para poder llamar a posibles alquileres o conectarte a internet.

Como mudarse a otro pais Mas Edimburgo


3 – Anticípate a los primeros días fuera

a) Alojamiento

Buscar piso forma parte de las tareas que te esperan durante las primeras semanas en tu nuevo país, ya que encontrarlo a distancia no solo es complicado, sino también poco recomendable por posibles fraudes (la situación es distinta si te mudas a una residencia o campus universitario, pero mucho cuidado con alquilar a particulares).

¿Sabes dónde dormirás los primeros días? Mucha gente opta por un albergue u hotel. Nosotros esta vez nos alojamos en un par de apartamentos de Airbnb en Nueva York mientras buscamos piso (en el enlace tienes 20 € de descuento para tu primer Airbnb). Tardamos más de un mes en mudarnos a nuestro hogar, así que un poco de estabilidad las primeras semanas fue imprescindible.

b) Trámites

Habrá trámites que podrás dejar para cuando ya estés instalado, pero algunos son más urgentes, así que vale la pena investigarlos antes de viajar para quitártelos de encima nada más llegar. Por ejemplo, abrir una cuenta bancaria, pedir un número de la seguridad social… Si llegas en fin de semana, ¿cuándo podrás hacerlo? Si llegas entre semana, ¿puedes hacerlo todo en un día?

c) Conocer a otras personas

Cuando no tienes hogar fijo ni una cuenta en el banco, ponerte a socializar tal vez sea lo último que te apetezca. Pero si sacas un ratito, conocer a otras personas no solo puede ser útil para trabar amistades, sino también para que te aconsejen, te cuenten su experiencia o, ¿quién sabe?, se conviertan en tus nuevos compañeros de piso o de aventuras.

Una opción muy útil son los grupos de Facebook de otras personas de tu nacionalidad, por ejemplo, “Españoles en Nueva York”. Allí puedes pedir ayuda y resolver dudas, aunque un consejo: sé agradecido, ya que mucha gente llega a su nuevo destino con exigencias y así rara vez se consigue nada. Mudarse y empezar desde 0 es una lección de humildad continua.

4 – Hora de empaquetar

a) Regala y recicla

Las semanas previas a la mudanza son un buen momento para desprenderte de objetos que ya no utilizas. Desde ropa hasta utensilios, seguro que hay objetos a los que no has dado uso en meses, ¡incluso años! Muchos de ellos no podrán viajar contigo, así que es momento de decidir si quieres dejarlos en una caja acumulando polvo durante unos cuantos años más… o darles una segunda vida.

Cómo darle una segunda vida a tus objetos

Lleva la ropa que no uses a los contenedores de la ropa y los libros a tiendas de segunda mano o equipamientos culturales. La electrónica y demás objetos (bombillas, pilas, cristal…) van al punto limpio o de reciclaje de tu barrio; los medicamentos caducados, a la farmacia. En muchas localidades, hay un día asignado para la recogida de muebles viejos, que tienes que dejar en el portal de casa.

Como mudarse a otro pais Mas Edimburgo

Mi parte menos favorita de las mudanzas: los libros que se quedan atrás.

b) ¡A las cajas!

Tan pronto como sepas que vas a mudarte, hazte con un cargamento de cajas de cartón de distintos tamaños para guardar todos los objetos que no te llevarás. Puedes comprarlas o pedirlas en las tiendas, en especial a primera hora de la mañana. Un par de semanas antes de la mudanza, puedes comenzar a llenarlas con lo menos importante, mientras que lo imprescindible (por ejemplo, los utensilios de cocina básicos para seguir cocinando, las sábanas, las toallas) quedará para el último momento. Si almacenas pequeños electrodomésticos a pilas, recuerda quitarlas y reciclarlas antes. Reparte bien el peso (por ejemplo, los libros pueden ir en cajas pequeñas, o compartir caja con objetos muy ligeros). De todos los objetos, tendrás que separar las pocas cosas que viajarán en la maleta hasta el nuevo destino.

En un lateral de cada caja, pega un papel grande (si lo metes dentro de una funda de plástico mejor, así no se borrará) donde escribas el lugar de la casa de donde procede el contenido y el número de caja (ej. COCINA 1/3, BAÑO 1/2, SALÓN 1/1). En cada papel, anota uno a uno los objetos que guardas en la caja. En el momento puede parecerte estúpido escribir “bol naranja”, “toallas pequeñas” o “juego de cuchillos”, pero cuando necesites encontrar algo concreto y tengas que remover las cajas una a una… ¡lo agradecerás!

c) Las maletas

En las maletas que viajarán contigo solo podrás meter lo imprescindible. En nuestro caso eso se traduce, sobre todo, en ropa de temporada, unos cuantos pares de zapatos y enseres varios. Piensa que es muy probable que, nada más llegar al país de destino, puedas comprar cualquier cosa, así que muchos objetos pueden quedarse en casa porque su peso y espacio en la maleta no compensan.

Un objeto simbólico

A pesar de que tendrás que ser práctico, te recomendamos guardar un hueco para algún objeto que no sea imprescindible, pero sea especial para ti. El paso de desprenderte de casi todo lo que en algún momento fue tuyo no es fácil; aunque sepas que no necesitas casi nada, de algún modo te quedas desnudo de las posesiones más básicas, aquellas que definían tu día a día. Así que llevarte algún objeto no esencial tiene un valor simbólico importante: con él te llevas quién eres, un lazo con el hogar…

Como mudarse a otro pais Mas Edimburgo

La maleta es pequeña, pero siempre hay espacio para algo especial.

En cuanto a la cantidad de maletas, muchas aerolíneas permiten facturar una maleta gratis (en vuelos de larga distancia), el equipaje de mano (gratis) y otro número variable de maletas de pago (volando a Nueva York con American Airlines, por ejemplo, podemos facturar hasta 10 maletas además del equipaje de mano gratuito y la maleta gratuita). Teniendo en cuenta que solo tenemos dos manos, haz tus propios equilibrios y piensa cuántas maletas grandes facturarás, si utilizarás maletas de mano o mochilas… En la web de la aerolínea encontrarás las medidas y el peso máximo permitidos. Nosotros facturamos nuestras dos maletas grandes, robustas, y dos maletas grandes extra, baratas y de calidad dudosa, que solo usamos para transportar ropa a modo de caja. Como equipaje de mano, elegimos dos mochilas, que permiten llevar una maleta en cada mano.

Repartir el equipaje entre distintas maletas

Si facturas dos maletas, intenta repartir los contenidos de manera que, si una de las dos se extraviara, en la otra tuvieras también lo básico (por ejemplo, nosotros dividimos en dos la ropa de invierno, la ropa interior, etc). En cuanto a la maleta de mano, siempre está bien llevar algunos básicos por si por desgracia el equipaje facturado se extraviara, además de las pertenencias de más valor (como los dispositivos electrónicos).

d) Cajas para enviar (opcional)

El envío de cajas entre algunos países es bastante económico, así que puedes plantearte apartar una o dos cajas con objetos no esenciales pero que te gustaría tener más adelante, y pedirle a alguien que las envíe una vez estés instalado.

Eso es lo que hicimos cuando vivíamos en Escocia (el envío de cajas entre España y el Reino Unido es bastante económico), pero en Estados Unidos los envíos son tan caros que resulta mucho más factible pedirle a algún familiar o amigo que, si nos visita, facture una maleta extra y en ella nos lleve lo necesario. Consulta los precios en distintas compañías de envíos y toma una decisión antes de la mudanza.

Hasta aquí nuestro manual para mudarse a otro país y contarlo. Ahora te pasamos el turno: ¿Has pasado por alguna mudanza, o estás pensando en cambiar de aires? ¿Qué recomendarías a alguien a punto de marcharse a un nuevo país?

¡Deja un comentario y comparte tus dudas, trucos y consejos!