Los engranajes de la magia nunca descansan. Y la madrugada del 14 al 15 de agosto tienen una cita fija con la Festa Major de Gràcia, una celebración que tiene lugar desde 1817 en Barcelona. Cuando los últimos rezagados se refugian entre las sábanas, los duendes se ponen manos a la obra en el barrio. Un dinosaurio por aquí, un planeta por allá, una escalera que se tambalea, un manto de estrellas o de paraguas que flota en el calor del verano… Todo está listo para que al despertar y salir a la calle te quedes boquiabierto.

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo

Las calles se han cubiertos de adornos, guarniciones y explosiones de color. Un hechizo de artesanía minuciosa, salvo que, en Gràcia, los duendes no existen: todo es trabajo de los vecinos, que olvidan las vacaciones de agosto para mantener una de las tradiciones más bonitas de Barcelona: les Festes de Gràcia, la fiesta mayor del barrio. Unas fiestas imprescindible si visitas Barcelona en verano, y que no solo te asombrarán por el ambiente, las increíbles decoraciones de las calles y el cargadísimo programa… sino también porque están construidas desde abajo, con el esfuerzo, y el corazón, de los vecinos.

¿Te vienes a disfrutarlas con nosotros del 15 al 21 de agosto de 2015? ¡Te damos 10 consejos para exprimir al máximo la Festa Major de Gràcia!

La Festa Major de Gracia Barcelona 2015

1. Recorre las calles y plazas engalanadas

El alma de Les Festes de Gràcia son las calles y plazas engalanadas. Son obra de la comisión de vecinos de la calle, que escoge una temática y, durante semanas, se reúne para crear los adornos. Las calles decoradas no siempre son las mismas, ya que algunas se suman o se restan todos los años. Ver cómo, cuando se acercan las fiestas, las calles se cortan y los vecinos se reúnen frente a sus casas para trabajar en un objetivo común es muy emocionante.

Festes-de-Gracia-Barcelona-zombies

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo

Festes-de-Gracia-Barcelona-decoraciones-y-vecinos

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo 7

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo  3

No te marches sin recorrer las calles, pero ten en cuenta que, por la noche, la afluencia de visitantes es enorme y a veces es imposible ir de un extremo al otro de la calle. El mejor momento para visitarlas con tranquilidad es por la mañana o a primera hora de la tarde, aunque intenta protegerte del sol. Si puedes, llega a pie o en transporte público (paradas de metro de Fontana, Joanic, Lesseps, Verdaguer o Diagonal). Y recuerda que, aunque a todos nos gusta tomar fotos y acercarnos a las decoraciones, no pueden tocarse, ya que son frágiles y deben durar unos cuantos días. Si alguna decoración te gusta en especial, puedes pedir a los vecinos que te regalen una pieza cuando terminen las fiestas.

Festes de Gracia Barcelona Mas EdimburgoFestes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo

2. Ve a la caza de los balcones y portales

¿Cuántos balcones y portales decorados eres capaz de encontrar? Se organiza un concurso, y todos los vecinos que quieran pueden sumarse a esta divertida tradición. Seguro que te sorprende ver cómo espacios tan simples se transforman, durante unos días, en pequeñas obras de arte. En Gràcia puedes comprar una guía por 1 € con todas las calles y balcones decorados.

Festes-de-Gracia-Barcelona-balcons-decorats

Festes-de-Gracia-Barcelona-balcons-engalanats

3. Elige tu calle favorita e indígnate cuando no gane

Todas las calles y plazas participan en el Concurs de Carrers Guarnits, un concurso que premia las mejores decoraciones. En Gràcia, todo el mundo tiene sus favoritas, y aunque algunas, como la animada Verdi, nunca se alejan demasiado de las primeras posiciones, todos los años hay sorpresas. Así que escoge tu favorita y, cuando se anuncien las tres ganadoras de esta edición, indígnate porque los resultados han sido injustos y esa calle se merecía ganar. Da igual que todas sean preciosas: ¡sin tongo no hay emoción!

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo 8

En 2013, mi calle favorita fue Mozart, que ganó el tercer premio

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo 2

En 2013, la calle Verdi consiguió el segundo premio

4. Cualquier razón es buena para brindar

Porque es verano, porque Barcelona es maravillosa, porque disfrutas de una noche con tus amigos… En Les Festes de Gràcia, cualquier excusa es buena para pedir otra cerveza o copa. Muchos bares aprovechan la afluencia masiva (y la presencia de turistas) para inflar los precios de las bebidas y hacer, nunca mejor dicho, el agosto. Mi consejo es que, si puedes, compres las bebidas en las barras que los vecinos instalan en la calle. No siempre son baratas, pero es una recompensa a un esfuerzo (el de decorar y organizar) sin el cual las fiestas no serían posibles.

Festes-de-Gracia-Barcelona-Alicia-al-pais-de-les-marevelles

5. Salta de concierto en concierto…

Si algo no le falta a la Festa Major de Gràcia es la música. Durante las fiestas, las noches se llenan de actuaciones de todo tipo. Cada calle cuenta con su propio escenario, y en lugares como la Plaça de la Vila o la Plaça del Sol se organizan conciertos de grupos más o menos conocidos. En la Plaça del Raspall se organiza la Festa Major Alternativa, cargada de actos reivindicativos y conciertos alternativos.

Uno de los conciertos de las fiestas en la calle Puigmartí

Uno de los conciertos de las fiestas en la calle Puigmartí

6. …y disfruta de las demás actividades

No todo es música: durante las fiestas, el barrio bulle con todo tipo de actividades. Hay comidas y cenas populares; competiciones deportivas; correfocs (desfiles de fuego)… Por la mañana, si duermes en el barrio te despertarán el estruendo de los petardos y el sonido de las grallas. Durante el día puedes ver cómo los castellers alzan sus torres humanas hacia el cielo, apuntarte a recorridos gratis para conocer mejor Gràcia… Y a los más pequeños les encantarán las atracciones de feria en los Jardinets de Gràcia. Aquí tienes la completísima agenda de actividades.

Visitar-les-festes-de-Gracia-Barcelona-correfoc

Visitar-les-festes-de-Gracia-Barcelona-baile

7. Degusta el espíritu gracienc en sus bares

Gràcia brilla por su extensísima oferta gastronómica: desde los restaurantes orientales de carrer Verdi hasta las terrazas de tapas en las plazas, pasando por los bares de tota la vida, es imposible pasear por el barrio sin que el estómago se deje oir. Te dejo con una pequeña lista de mis bares y restaurantes favoritos en Gràcia:

Dónde comer en Gràcia: mis recomendaciones

Yo te recomiendo probar el carrot cake de Cafè Camèlia (c/ Verdi, 117), las patatas bravas de Sol Soler (Plaça del Sol), las baratísimas y deliciosas pizzas de Lucania II (c/ Terol, 29-33), el chocolate a la taza de La Nena (c/ Ramon y Cajal, 36), los platillos de cocina catalana de La llavor dels orígens (c/ Ramon y Cajal, 12), las cervezas de La cervesera artesana (c/ Sant Agustí, 14), el vermut de la bodega Lo Pinyol (c/ Torrent de l’Olla, 7), la comida palestina de Askadinya (c/ Verdi, 28), los mojitos de Bodega Marin (c/Milà i Fontanals) las tapas de autor de La Trini (c/ Verdi, 30), los nachos de Le Standard (c/ Topazi, 20), los desyunos de Mama’s Cafe (c/ Torrijos, 26), la comida mejicana de Cantina Machito (c/ Torrijos, 47), las coques del bar del teatro Teatreneu, los fideos de La Vietnamita (c/ Torrent de l’Olla, 78), la panna cotta de Nabucco Tiramisu (Plaça de la Vila), las tapas valencianas de La Terreta (Travessia de Sant Antoni, 11), los helados de Ottimo o la Gelateria Italiana
Podría seguir hasta el infinito, pero después de un año y medio viviendo en Gràcia, en contadas ocasiones he encontrado algún restaurante o bar que no me gustara. Eso sí, si te sientas a tomar algo en la Plaça de la Virreina o la Plaça de la Vila… prepárate para pagar los cafés y cañas a precio de oro. ¡Nada que no compense el ambiente!

8. Regálate un descanso en las plazas

Seguro que a estas alturas ya lo sospechas, pero Gràcia es un barrio muy especial. Su corazón está en las plazas, donde por la tarde es posible ver a los niños jugando después del colegio entre los turistas que disfrutan de unas tapas en alguna terraza. Es un barrio animado, de vida vecinal, moderno y clásico por igual, y no hay mayor placer que descansar en una de sus plazas. Si vas a pasar un día entero en las fiestas, desconectar un ratito será casi imprescindible (algunos vecinos incluso huyen del barrio durante esta época: muchísima gente, ruido y calor).

Festes de Gracia Barcelona Mas Edimburgo 13

La Plaça de la Vila, una de las plazas principales de Gràcia

Mi plaza favorita es la Plaça de la Revolució, siempre llena pero menos turística que otras de las plazas más conocidas de Gràcia, como la Plaça del Sol, la Plaça de la Virreina o la Plaça de la Vila. La Plaça del Nord y la Plaça Rovira i Trias (esta última decorada), un poco más apartadas, también son una buena opción para saborear la calma, igual que la pequeña Plaça John Lennon. Otra pequeña joya es la Plaça del Diamant, que da nombre a la novela homónima de Mercè Rodoreda.

9. Explora el barrio

Es inevitable que los escenarios de la Festa Major atraigan la mayor parte de visitantes, pero en el resto de Gràcia las propuestas nunca faltan. ¿Sabías que en el c/ Carolines se encuentra la desconocida Casa Vicens, la primera obra importante de Gaudí? A pesar de que no está abierta al público, merece la pena contemplar su colorido y formas sinuosas desde fuera.

Otra opción es apuntarte a una de las visitas guiadas al búnker de la Plaça del Diamant, un refugio antiaéreo espeluznante que sirvió de cobijo contra los bombardeos durante la Guerra Civil española. Y cuando quieras cambiar de escenario y bajar a Barcelona, recuerda que a diez minutos te esperan lugares como el Passeig de Sant Joan, el Passeig de Gràcia o la Rambla de Catalunya.

Refugi Plaça del Diamant Gracia Barcelona 3

10. ¡Y duerme tan lejos como puedas!

Si pasas la noche en Barcelona, ¡huye de Gràcia! Las fiestas son maravillosas, sí, pero cuando la velada termina y necesitas un buen sueño reparador… Mejor alejarte tanto como puedas del barrio y del ruido y los gritos en decenas de idiomas distintos que llenan las calles y te despiertan cada pocos minutos. Nada mejor que un poquito de tranquilidad para recuperar energías… ¡y volver a disfrutar de la Festa Major de Gràcia al día siguiente!

Festa-Major-de-Gracia-indi

Gràcia fue nuestro hogar desde que volvimos de Edimburgo y hasta que nos mudamos a Nueva York, y creo que es uno de los mejores lugares del mundo para vivir. ¡Espero que este artículo transmita una parte de nuestro amor gracienc!