La mística capilla de Rosslyn, en el pueblecito escocés de Roslin, sabe bien que recibir una mención en un libro o película de éxito basta para despojarse del anonimato y transformarse en un destino turístico.

Desde que apareció en El código Da Vinci como una de las claves en la búsqueda del Santo Grial, esta pequeña capilla rural envuelta en bosques se ha convertido para muchos en una excursión ideal desde Edimburgo, a tan solo 15 km (o 30 minutos) de la capital.

Pero, aunque Dan Brow avivara los misterios que rodean este refugio sagrado, la historia de la Rosslyn Chapel se remonta a 1446, cuando los trabajos de construcción comenzaron. Y con ellos, las leyendas.

Porque visitar la capilla de Rosslyn significa descubrir un espacio de arquitectura singular y fascinante, donde cada rincón esconde un relieve, una intriga, una especulación… ¿Preparado para sumergirte en el misticismo y visitar la Rosslyn Chapel y los bosques del Roslin Glen?

Breve historia de la capilla de Rosslyn

Fue Guillermo St Clair, primer conde de Caithness y tercer príncipe de Orkney, quien mandó construir la capilla en 1446 como un espacio sagrado para su familia, el clan de nobles escoceses St Clair.

Sin embargo, debido a la complejidad de la decoración, las obras se extendieron a lo largo de 40 años, y lo que debía ser una colegiata terminó siendo una pequeña capilla cuando, en 1484, St Clair murió.  En 1561, con la Reforma Escocesa, en culto católico en la capilla cesó, y no se reanudó hasta 1862.

Visitar la Rosslyn Chapel

Hoy en día, la capilla está abierta al público, aunque en los últimos años se ha acondicionado como atracción turística y es necesario comprar entrada. La primera parte de la visita transcurre en un centro de visitantes, donde descubrirás un poquito más sobre la historia de la capilla y del clan St Clair.

Tras las exposiciones, en el exterior te espera un edificio que sorprende desde el primer momento: mucho más pequeño de lo que cabría esperar, de formas singulares y, sobre todo, abarrotado de pequeñas figuras talladas en la piedra y de gárgolas que te espían, boquiabiertas y desconfiadas, desde cada rincón.

Veo, veo… cientos de símbolos y relieves

Es solo un preludio de lo que te espera en el interior, donde cada recoveco de la piedra está ocupado por símbolos y relieves: algunos saltan a la vista, otros apenas se distinguen, degradados por el paso del tiempo u ocultos por las manos expertas que los tallaron.

Las escenas bíblicas, como la crucifixión o la expulsión del Jardín del Edén, contrastan con las esculturas paganas, en especial el Green Man, un extraño rostro rodeado de vegetación que simboliza el ciclo de la vida y que, en la capilla de Rosslyn, está presente en más de cien ocasiones.

Si no quieres perderte detalle, toma una de las láminas repartidas por la capilla que te proponen el reto de localizar los relieves más curiosos: un camello, una danza de esqueletos, un ángel tocando la gaita, el rostro de Robert the Bruce e incluso lo que, según algunos, son mazorcas de maíz talladas antes de la conquista del Nuevo Mundo. ¿Eres capaz de encontrar al canguro en una de las vidrieras?

¿Encontrarás al canguro en la capilla de Rosslyn?

Los templarios y la capilla de Rosslyn

Acerca del origen de los símbolos ha sobrevivido poca información, y el desconocimiento ha propiciado que surjan cientos de especulaciones e interpretaciones.

Hay quienes aseguran que los caballeros templarios, que dejaron de existir mucho antes de la fundación de la Rosslyn Chapel, sobrevivieron y huyeron a Escocia, donde construyeron la capilla para esconder su tesoro en una cripta sellada que jamás ha vuelto a abrirse. En la compleja ornamentación del edificio estarían las claves para acceder al tesoro (¿El Santo Grial? ¿La cabeza embalsamada de Jesús?).

Otros incluso relacionan los relieves con un portal a otra dimensión, y a la capilla no le faltan, tampoco, fantasmas de monjes  que rezan en la oscuridad… Extraterrestres, templarios, espíritus.

La capilla de Rosslyn es una marañana de piezas de puzzle, y cada cual las ordena con más o menos sensatez o acierto, aumentando a cada paso las leyendas que rodean a esta pequeña capilla rural.

El Pilar del aprendiz

Tras localizar los relieves más especiales, la joya de la Rosslyn Chapel es el Pilar del aprendiz, uno de los tres pilares que separan el coro del ala central de la capilla. Cuenta la leyenda que el albañil encargado de la construcción del pilar se marchó a Roma en busca de inspiración para tallarlo.

Mientras tanto, su aprendiz tuvo un sueño donde se le reveló el pilar terminado, así que se puso manos a la obra y lo talló. Y lo hizo con tal perfección que, cuando el maestro regresó y lo contempló, invadido por la envidia, asesinó al aprendiz a golpe de mazo.

La historia va más allá y, según nos contó la guía (la exposición es gratuita y muy interesante), un tiempo más tarde los rostros del maestro y del aprendiz se tallaron en una esquina de la capilla, de tal modo que el maestro está obligado a ver el Pilar del aprendiz, noche y día, para la eternidad.

No sabemos cuánto encierra de verdad la leyenda, pero los ocho dragones nórdicos devorando la base del Pilar del aprendiz son razón suficiente para no apartar la vista de esta obra.

El efecto Da Vinci

A través de unas escaleras junto al Pilar del aprendiz se accede a una pequeña cripta que, según las teorías, esconde la cámara oculta de los templarios.

Sea como sea, en las escaleras apreciarás un pequeño círculo blanco que nada tiene de místico: es consecuencia del rodaje de la película El código Da Vinci (Ron Howard, 2006). Los protagonistas, Tom Hanks y Audrey Tatou, visitaron la capilla de Rosslyn para grabar algunas escenas. Y, tras la fama del libro y de la película, las visitas se dispararon hasta cifras insospechadas para la pequeña capilla del también pequeño pueblo de Roslin.

Paseando por el Roslin Glen y el castillo de Roslin

Pero basta de Hollywood: si has llegado hasta el pueblecito de Roslin para disfrutar de su intrigante capilla, lo mejor que puedes hacer es olvidar las teorías conspirativas, extender tu visita y descubrir la belleza natural que la rodea.

Bajo la capilla de Rosslyn se extiende el cementerio, cargado de solemnidad y de helechos. Y, más allá, si sigues el sendero señalizado, pronto te adentrarás en un bosque frondoso y oscuro, el Roslin Glen Country Park.

Puedes desviarte para acercarte hasta el castillo de Roslin, en ruinas, aunque ten cuidado cuando caiga la oscuridad: los vecinos aseguran que, algunas noches, un caballero montado a caballo que murió en una batalla siglos atrás cabalga por los alrededores. Los bosques también cuentan con su propio espíritu, un sabueso que llena los claros y arboledas de aullidos.

De día, lo cierto es que los senderos y la naturaleza del Roslin Glen ahuyentan cualquier pensamiento oscuro. Entre vegetación frondosa y el arrullo del riachuelo, lo único que no nos hubiera sorprendido encontrar en este paraje escocés hubiera sido un hobbit.

Caminando por los senderos de vuelta al pueblo de Roslin, nos encontramos lechos de campanillas azules y troncos cubiertos por la maleza que bien podrían servir de hogar a algún hada escocesa… La excursión por el Roslin Glen es de unos pocos kilómetros, ideal si tienes un par de horas libres tras tu visita a la capilla de Rosslyn.

Información para visitar la capilla de Rosslyn y Roslin

  • Web oficial de la capilla de Rosslyn con horarios e información.
  • Precio: £9 – £7. Consulta los precios actualizados en la web.
  • Visita guiada a la capilla de Rosslyn en español: en el artículo puedes ver las empresas que ofrecen el tour en español a Rosslyn, el Muro de Adriano y las Tierras Bajas, y conseguir un descuento por ser lector de la web.
  • La capilla es accesible en una silla de ruedas especial (la proporcionan allí), aunque la cripta no.
  • Hay audioguías en español (gratuitas).
  • No se pueden sacar fotos en el interior de la capilla.
  • Comer en Roslin. La capilla cuenta con una cafetería y una tienda de recuerdos, y también puedes comer en el hotel de Roslin, el Original.
  • Excursión por el Roslin Glen. En la capilla de Rosslyn encontrarás mapas con indicaciones para visitar el Roslin Glen Country Park.

Cómo llegar a la capilla de Rosslyn desde Edimburgo

Toma los buses 37 o 40 de Lothian Buses (40 minutos, y por el camino tendrás unas bonitas vistas de los Pentlands) y baja en la parada del pueblo de Roslin. La capilla está a 5 minutos caminando por un camino señalizado.


Este artículo forma parte de nuestras Guías de Escocia.