Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (15)

La luces tenues parpadean en la oscuridad incipiente e iluminan la entrada al cementiri de Montjuïc. Encendemos nuestros cirios y, preguntándonos qué nos depara la velada, nos colocamos en círculo mientras, desde un panteón frente a nosotros, un ángel de piedra nos custodia. Los bajos de un vestido de época rozan la gravilla del suelo y allí está Maria, habitante ficticia y perpetua del lugar que, desde hace décadas, deambula entre mausoleos y monumentos funerarios por los pasillos del tiempo. Esta noche, Maria nos guiará a través del cementerio en una de las visitas nocturnas que Cementiris de Barcelona organiza dos veces al año aquí y en el cementiri del Poblenou  para dar a conocer dos tesoros poco conocidos de Barcelona.

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (4)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (12)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (2)

La música de un violín llena el aire. De repente, una silueta oscura rompe la última luz de la tarde y se acerca a nosotros con paso decidido. Es Leandro Albareda (1852-1912), el arquitecto responsable de la proyección del cementerio, que descansa en el gran panteón frente a nosotros. Poco a poco, Leandro revive sus recuerdos centenarios. Corría el año 1883 cuando, en una Barcelona en expansión falta de espacio para enterrar a los suyos, el alcalde de la ciudad, Rius i Taulet, inauguró un cementerio en la montaña que se encaramaba hacia el mar, el cementiri de Montjuïc. Al estilo de cementerios como Père-Lachaise, en París, la necrópolis que Leandro Albareda imaginó en Barcelona encarnaba la grandeza de aquella época de innovaciones.

Pronto las laderas se llenaron de cuidadas sepulturas, de mausoleos colosales y de escalinatas a la sombra de los cipreses y al sol del Mediterráneo. Mar y montaña: un emplazamiento ideal para el descanso eterno de los habitantes de Barcelona, en especial para aquellos de renombre. Aquí descansan Isaac Albéniz, Àngel Guimerà, Francesc Macià, Santiago Rusiñol, Jacint Verdaguer, Joan Miró… o, entre los habitantes más recientes, Constantino Romero.

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (3)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (5)

Tras un breve viaje al pasado, Leandro Albareda se despide. Es momento de comenzar a explorar su obra y de perdernos en los sinuosos senderos, flanqueados por más de 150.000 sepulturas: aunque hoy en día no es posible ampliarlo, de los nueve cementerios de Barcelona, el de Montjuïc es el que más inhumaciones alberga. Con el conocimiento que otorgan décadas de vida en la necrópolis, Maria nos guía con voz experta y nos muestra las tumbas de algunos de los habitantes ilustres de Montjuïc, resplandecientes a la luz de las velas. Así visitamos, por ejemplo, el lugar de reposo del escritor y dibujante Apel·les Mestres (1854-1935).

Al cabo de unos minutos, una apuesta joven sale a nuestro encuentro. Es Teresa Amatller, hija del famoso maestro chocolatero Antoni Amatller. Los chocolates Amatller son de los más conocidos y exportados de Barcelona: te llamarán la atención porque se presentan en cuidados envases ilustrados, algunos, por Apel·les Mestres. La antigua vivienda de los Amatller es la famosa Casa Amatller, un edificio modernista diseñado por Puig i Cadafalch que se encuentra junto a la Casa Batlló de Gaudí, en el Passeig de Gràcia.

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (1)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (6)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (7)

A medida que seguimos avanzando, siguiendo el rastro de luces y conociendo nuevas historias, la música clásica flota en el ambiente. En un rincón, un músico entona las notas de Memorias de África. Esta noche, el cementerio de Montjuïc cobra vida y nos muestra su magia. Una magia teñida de intriga, de grandeza y de ángeles. Porque Montjuïc es un cementerio de ángeles, que se lamentan con gestos profundamente humanos, como el del mausoleo Buhigas (arriba) o el del impresionante panteón neoclásico de August Urrutia i Roldán (abajo).

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (10)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (9) Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (11)

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (8)

Las luces nos conducen hasta un enorme panteón modernista, el de Eduard Sevilla i Montoliu/Coromina. Allí aguarda uno de los residentes más ilustres del cementiri de Montjuïc: Ildefons Cerdà. Esta noche, el responsable del Eixample (o Ensanche) barcelonés está acompañado por Pascual Madoz, ministro que jugó un papel clave en el derribo de las murallas de Barcelona en 1854, lo que permitió que Cerdà pudiera desarrollar su plan urbanístico y que Barcelona presente el aspecto por el que la conocemos hoy en día.

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (13)

Deshaciendo el camino de regreso hasta la entrada, encontramos la sepultura de la familia Maucci. Aquí vemos cómo, incluso entre las clases altas, la mortalidad infantil era tan frecuente que se reflejaba en monumentos cotidianos y muy realistas: los pequeños Isabel, Valentin y Domingo, vestidos con todo detalle, parecen listos para arrancar a andar y marcharse. Ellos, sin embargo, seguirán disfrutando de su sueño eterno en este rincón del cementerio. Nosotros, tras una hora de visita que ha parecido fugaz, nos despedimos de Maria y nos con pesar decimos adiós a este fascinante universo de piedra, música, claroscuros, ángeles y grandes historias. ¡Gracias a Cementiris de Barcelona por dar a conocer el patrimonio funerario de la ciudad y por organizar iniciativas tan interesantes como ésta!

Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (14) Visita nocturna al cementiri de Montjuic Mas Edimburgo (16)


Información para visitar el cementiri de Montjuïc

Visita guiada nocturna. Esta fantástica visita nocturna guiada la organiza dos veces al año, a principios de otoño y principios de primavera, Cementiris de Barcelona. Es gratuita pero hay que reservar plaza con antelación, y las entradas suelen agotarse al poco de salir, así que es recomendable estar alerta. Para esta visita, que tuvo lugar el 27 de marzo, las entradas se podían reservar desde finales de enero.

Visitas guiadas diurnas o por libre. El cementerio está abierto todos los días del año, así que puedes visitarlo en cualquier momento durante el día; además, hay varias rutas para visitar las sepulturas más curiosas o ilustres. Si lo prefieres, el segundo y cuarto domingo de cada mes se organizan visitas guiadas gratuitas en catalán y español.

Cómo llegar al cementiri de Montjuïc. Para llegar al cementerio, toma el autobús urbano 21 y baja en la puerta principal. Allí encontrarás una exposición de carrozas fúnebres única en Europa.