Paseando por Edimburgo te toparás con un sinfín de historias, anécdotas y detalles fascinantes. Algunas saltan a la vista, mientras que otras se camuflan con el entorno, esperando a ser descubiertas por alguien con los ojos bien abiertos… ¿Te vienes a conocer 20 curiosidades de Edimburgo?

1. En Edimburgo no hay niebla; hay haar

El término haar se utiliza en la costa este de Escocia para describir una bruma densa y fría que se forma sobre el mar y que el viento arrastra hacia el interior. En Edimburgo, es una niebla muy típica que cubre la ciudad muchos días. En inglés, a la niebla espesa también se la conoce a veces como pea soup (‘sopa de guisantes’). El nombre se originó en Londres en la época industrial, cuando el humo de la quema del carbón se mezclaba con la niebla y daba como resultado un cielo de color amarillento, como una sopa. Así que ya sabes, en Edimburgo no hay niebla: ¡hay haar o sopa de guisantes! 

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (14)

2. Los ángeles de St Giles tocan la gaita

La histórica iglesia de St Giles, en la Royal Mile, es singular por muchas razones: entre ellas, sus inusuales angelitos, de los pocos en el mundo que tocan la gaita. El más conocido es una escultura de madera tallada sobre el interior de la puerta de la Capilla del Cardo, aunque no es el único. En el restaurante Angels with Bagpipes (‘Ángeles con gaitas’), muy cerca de la iglesia, encontrarás otra versión de la escultura. Más información: «Edimburgo gratis».

Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo

3. Edimburgo es la ciudad de las chimeneas… pero huele a pan

Viendo los tejados, resulta fácil comprender por qué en el pasado Edimburgo se ganó el apodo de Auld Reekie, ‘la vieja humeante’ o ‘apestosa’. Y, aunque el humo ya no ennegrece la ciudad, las chimeneas se han convertido en una parte inconfundible de su silueta. Aun así, la ciudad no huele a humo, sino que desprende un peculiar olor que recuerda al pan recién hecho, la levadura o incluso las palomitas. Dicen que este aroma de cereales proviene de la malta y la cebada que se utiliza en las fábricas de cerveza que quedan en la ciudad (el siglo pasado había muchísimas; ahora solo unas pocas sobreviven).

Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo (4)

4. En Rose Street se sirven whisky y poesía

En cada jardinera de Rose Street, la calle peatonal que discurre paralela entre Princes Street y George Street, veréis inscrito el verso de un autor escocés. Es el homenaje que la ciudad rinde a la generación de poetas que durante los años 50 y 60 se reunía en las tabernas de esta callejuela para compartir ideas y debatir sobre literatura, muchos de los cuales lograron impulsar el idioma escocés a través de sus obras. Son tantos los pubs donde tomar una cerveza o whisky en Rose Street, que a veces la llaman The Amber Mile, ‘la milla ámbar’.

Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo (2)

5. En Edimburgo puedes tomar un café en una cabina de policía

Quizás las cabinas de policía inglesas, las police boxes, te suenen gracias a Tardis, la máquina del tiempo de la serie Dr. Who. Aunque van desapareciendo, Edimburgo es una de las ciudades donde sobreviven más cabinas de policía, y a casi todas se les ha dado una segunda vida; muchas de ellas son, hoy en día, curiosas cafeterías callejeras (y, ¿quién sabe?, tal vez máquinas del tiempo encubiertas). Más información: «Police Boxes, las cabinas de policía inglesas y escocesas».

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (15)

6. Antes de un examen, frota el dedo gordo de David Hume

Si paseas por la Royal Mile, no te olvides de frotar el dedo gordo del pie de la estatua del filósofo escocés David Hume. Se dice que trae buena suerte en los exámenes y atrae la fortuna en general y, desde que la estatua se inauguró en 1997, son muchos los que siguen a diario esta extraña costumbre. ¡Así de gastado tiene el dedo el pobre Hume!

Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo (5)

7. James Bond estudió en Edimburgo

Según escribió Ian Fleming en la duodécima novela de James Bond, Solo se vive dos veces, el agente 007 estudió en Edimburgo. Fue en el prestigioso Fettes College, una espectacular escuela privada rodeada de jardines situada cerca del Jardín botánico por la que han pasado personalidades como Tony Blair. Además, Edimburgo es el hogar de nacimiento de uno de los 007 más queridos del cine, Sean Connery.  Nació en el barrio de Fountainbridge y, antes de convertirse en actor, trabajó como socorrista en el barrio de Portobello y como repartidor de leche en el barrio de Stockbridge.

Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo (8)

8. Un aparcamiento conecta con el universo paralelo de Kymaerica

Si caminas por Heriot Place, quizás repares en una curiosa placa situada dentro del aparcamiento del Edinburgh College of Art. Aparentemente conmemora un hecho histórico, pero… ¡nada de lo que cuenta es real! Se instaló durante el Festival en 2008 y forma parte del proyecto artístico Kcymaerxthaere. Kymaerica es un universo paralelo al nuestro con una mitología propia: personajes, historia, dioses, lengua… El creador, el artista Eames Demetrios, instala placas en rincones cotidianos de grandes ciudades conmemorando episodios históricos de ese mundo imaginario. En este caso, la placa nos cuenta cómo dos enamorados de Kymaerica se besaron junto a las viejas murallas de Edimburgo.

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (16)

9. El Parlamento de Edimburgo, polémico y poético

Si mencionas a un edimburgués el Parlamento escocés, diseñado por el arquitecto Enric Miralles e inaugurado en 2004, pronto te darás cuenta de que es una de las construcciones más controvertidas de Edimburgo por su diseño, porque se levantó con años de retraso y porque el presupuesto acabó siendo muy superior a lo que se había previsto. Las formas del Parlamento quieren simbolizar y fundirse con el patrimonio natural escocésa, y en una de las paredes, la Canongate Wall, puedes leer 26 citas y versos acerca de Escocia. Más información: «Edimburgo gratis».Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo (6)

10. Los pingüinos del zoo de Edimburgo desfilan

Hoy en día, las estrellas indiscutibles del Edinburgh Zoo son los pandas, aunque si hay unos veteranos acostumbrados al cariño del público, son los pingüinos. Desde hace 60 años viven en el zoo de Edimburgo y realizan un desfile al día (entrañable para algunos, cuestionable para otros). En los años 50, el director del zoo los llevaba a desfilar por las calles de Edimburgo con el objetivo de atraer visitantes a las instalaciones, dejando imágenes tan sorprendentes como ésta.

Curiosidades de Edimburgo Mas Edimburgo (10)

© Werner Bischof / Magnum Photos

11. Muchas ‘brujas’ murieron ejecutadas en Edimburgo

Cientos de visitantes pasean día tras día por la explanada frente al castillo de Edimburgo, pero pocos son conscientes de que aquí se llevaron a cabo un gran número de ejecuciones públicas. La Fuente de las Brujas, en un rincón de la explanada, es un homenaje a las casi 300 personas* que en Escocia se ejecutaron por brujería entre 1563 y 1722, la mayoría mujeres. Edimburgo fue la ciudad con más ejecuciones por brujería de Escocia: la mayoría de supuestas brujas morían estranguladas antes de quemarse en la hoguera en Castlehill.

* El número de personas ejecutadas por brujería en Escocia es incierto, pero uno de los últimos estudios de la University of Edinburgh documenta casi 300 ejecuciones y 3.837 acusados.

12. Sherlock Holmes nació y murió en Edimburgo

Arthur Conan Doyle, creador del mítico detective Sherlock Holmes, nació en Edimburgo; en concreto, en la calle Picardy Place, donde una estatua lo recuerda. Aunque en la ficción el detective vivía en Londres y se retiró en Sussex, el personaje que inspiró a Conan Doyle a imaginar a Sherlock vivió y murió en Edimburgo. Él era Joseph Bell, profesor de Arthur Conan Doyle cuando éste estudiaba medicina en The University of Edinburgh. Bell reunía todos los atributos que su alumno esbozó en el detective: era muy conocido y admirado por su método analítico y por las deducciones que hacía a través de la observación precisa de los individuos. Está enterrado en el cementerio de Dean. Más información: «Edimburgo, ciudad de la literatura».

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (12)

13. En Edimburgo puedes ver uno de los pocos ejemplares de ajedrez medieval del mundo

Una de las obras más fascinantes del Museo Nacional de Escocia, en Edimburgo, es el Ajedrez de Lewis, uno de los pocos ejemplares de ajedrez medieval que existen. Las piezas están hechas de colmillo de morsa y se descubrieron en 1831 en la isla escocesa de Lewis, aunque se cree que se tallaron en Noruega en el siglo XII. Existen muchas teorías acerca de cómo llegaron a Escocia, pero la historia sigue envuelta en misterio… En Edimburgo puedes ver 11 hombrecitos; el resto están en el British Museum de Londres (ambos gratuitos). Más información: «El Museo Nacional de Escocia».

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (13)

14. Los cementerios de Edimburgo están equipados contra el robo de cadáveres

El cementerio de New Calton, junto a Calton Hill, es uno de los lugares de Edimburgo en los que todavía puedes ver una torre de vigilancia destinada a prevenir el robo de cadáveres, una macabra práctica muy extendida en la Escocia del siglo XVIII y XIX. Los body snatchers robaban los cadáveres recién enterrados para venderlos a las escuelas de medicina, que los usaban para la disección en las clases de anatomía.

15. Sigue la flecha y llegarás a Júpiter

Si estás en Edimburgo y quieres ir a Júpiter, no tienes más que seguir la flecha… Según esta señal y obra de arte de Jupiter Artland, un sorprendente jardín escultórico situado en las afueras de Edimburgo, ¡el planeta tan solo está de 893 a 964 millones de kilómetros de distancia! Más información: «Jardines escultóricos de cuento en Escocia».

16. Los bancos de Edimburgo llevan dedicatorias

En Edimburgo y en Escocia, la mayoría de bancos en jardines y parques llevan una placa metálica con una dedicatoria inscrita. Algunas conmemoran a colectivos o personajes públicos, como la que recuerda a John Lennon en los jardines de Princes St. Pero las más entrañables son, sin duda, las que la gente dedica a amigos y familiares fallecidos para que una parte de ellos quede para siempre en ese lugar. Más información: «Pequeñas dedicatorias en los bancos de Edimburgo».

La dedicatoria a John Lennon en un banco de Edimburgo.

La dedicatoria a John Lennon en un banco de Edimburgo.

17. El misterio de las esculturas de papel

En marzo del 2011, los trabajadores de la Scottish Poetry Library encontraron una intrigante escultura de papel construida a partir de páginas de libros con una nota anónima en la que se leía: «Sabemos que una biblioteca es mucho más que un edificio lleno de libros… que un libro es mucho más que una página llena de palabras… Esto es para vosotros, por respaldar las bibliotecas, los libros, las palabras, las ideas…». En los meses siguientes, otras preciosas esculturas de papel acompañadas de notas aparecieron en otros puntos culturales de Edimburgo y Escocia, desde museos hasta bibliotecas, dando las gracias por promover la lectura. Algunas de las obras de la misteriosa autora (se sabe que es mujer) están expuestas en la National Library de Edimburgo.

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (20)

18. Hogar de los primeros billetes del Bank of Scotland… y un millón de libras

Los bosques de Colinton Dell, al suroeste del centro de Edimburgo, conforman uno de los tramos más idílicos y con más diversidad natural del río Water of Leith. Hoy Colinton es un barrio residencial, pero antaño era una aldea molinera y, junto al río, puedes ver todavía las ruinas de algunos de los molinos, donde se fabricó el papel para imprimir los primeros billetes del Bank of Scotland. Si lo que quieres es ver los billetes más antiguos de Escocia o un billete por valor de 1 millón de libras, dirígete al Museum on the Mound (gratuito).

19. Harry Potter creció  y se despidió en Edimburgo

En 1995, J.K. Rowling se sentó por primera vez en un rincón de la cafetería The Elephant House a continuar los primeros capítulos de una novela que llevaba tiempo gestándose en su imaginación…  Las primeras entregas de Harry Potter se escribieron en la capital, y en 2007 Rowling también terminó el último libro de la saga en Edimburgo, en una habitación del hotel Balmoral. Casi 20 años después, no es difícil sumergirse en la magia viendo desde la ventana de The Elephant House el Castillo de Edimburgo y el cementerio de Greyfriars… Más información: «Harry Potter y Edimburgo».

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (22)

Rowling se sentaba en la mesa junto a la ventana. © Char

20. El Gobierno escocés ocupa el lugar de una antigua cárcel

La cárcel de Calton, a los pies de Calton Hill (en la foto, en primer plano) fue descrita en repetidas ocasiones como la peor cárcel de Escocia por las condiciones infrahumanas en que vivían los presos mientras esperaban la ejecución. Jules Verne se refirió a ella, cuando visitó la ciudad en 1859, como «una ciudad medieval en miniatura». Se derribó en 1930, y curiosamente hoy su lugar lo ocupa la sede del Gobierno escocés, Saint Andrew’s House. La único que sobrevive de la cárcel es la puerta de una de las celdas, que se trasladó a la taberna The Beehive Inn, en Grassmarket.

Curiosidades de Edimburgo Más Edimburgo (23)

 

¿Qué otras curiosidades de Edimburgo conoces?