En materia de literatura infantil y juvenil, pocos países nos han legado una producción tan prolífica como el Reino Unido. Desde allí nos llegan personajes e historias que, en forma de libro o de serie, han marcado la infancia de varias generaciones: los cuentos de imaginación desbordante de Roald Dahl (Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate); las aventuras empapadas de amistad de Enid Blyton (Los cinco, Las mellizas en Santa Clara); los cuentos entre naturaleza de Beatrix Potter (Peter el conejo; Jeremías Peces; Jemima Pata-de-charco); las tiernas historias de Winnie The Pooh, de A.A. Milne…

Y, por supuesto, clásicos inolvidables para todas las edades, como Alicia en el país de las maravillas, Las crónicas de Narnia, La isla del tesoro, El señor de los anillos, El libro de la selva o Harry Potter.

Clasicos de la literatura infantil inglesa - Mas Edimburgo

La lista es asombrosamente extensa, así que hoy me he centrado en cinco cuentos cortos de la literatura inglesa y escocesa que, combinando ilustraciones entrañables con historias dominadas por la imaginación y el ingenio, han pasado por las manos de millones de niños y de papás y se han convertido en clásicos modernos, indispensables en muchas mesitas de noche.

Aunque todos están traducidos al español, si viajas al Reino Unido son un obsequio fantástico para los pequeños de la familia. También son libros ideales para leer en voz alta en clase de inglés (~4-8 años), ya que capturan la atención de los niños, que asimilan vocabulario y estructuras gramaticales sencillas (lo indico, según mi experiencia, al final de cada reseña). Y, por último, aunque, como yo, no seas niño ni papá, no dejes de leerlos: ¡seguro que también te atrapan!

1. The Gruffalo (Julia Donaldson, 1999)

Ilustrador: Alex Scheffler |El Grúfalo, editorial Macmillan | Cómpralo

Pregunta a un niño inglés por The Gruffalo y seguro que es capaz de recitar algún fragmento de memoria, que tiene alguno de sus productos o que visto la película. Esta fábula de la británica Julia Donaldson ha vendido millones de copias y se ha convertido en una de las más conocidas de la literatura británica de las últimas décadas.

El Grúfalo cuento infantil

Un ratoncito sale a dar un paseo por el bosque y, a medida que avanza, se encuentra con distintos animales (un zorro, un búho y una serpiente) que intentan persuadirlo para que coma con ellos (¡o más bien para que se convierta en su comida…!). Pero el astuto ratón rechaza su oferta con amabilidad, contándoles que ha ya quedado para comer con el grúfalo. “¿El grúfalo? ¿Quién es el grúfalo?”, pregunta cada animal, muerto de curiosidad. “¿No lo sabes?”, responde el ratón, antes de proceder a describir a un terrible monstruo de grandes garras, colmillos afilados, verrugas en la nariz y ojos amarillentos, cuyo plato favorito es zorro, búho o serpiente. Así consigue asustarlos, y, orgulloso de su ingenio, sigue paseando mientras se ríe.

«Silly old Fox! Doesn’t he know,
There’s no such thing as a gruffalo?»

«¡Qué zorro más tonto! ¡Se lo ha creído!
No sabe que el grúfalo es un invento mío».

Cuentos ingleses, The Gruffalo

Hasta que, un poquito más adelante, el ratón se topa con una figura familiar… ¿Cómo escapará de las garras del grúfalo? Muy sencillo: contándole que, a pesar de ser pequeño, los demás animales le temen, e invitándolo a dar un paseo por el bosque con él para que lo compruebe.  Al paso del grúfalo, los animales huyen aterrados, aunque, a ojos del monstruo, ¡es el ratón a quien todos temen!

Una delicia de fábula que merece la pena leer a los más pequeños tan solo por ver su cara de asombro ante la astucia del ratón, más poderosa que el más temible de los monstruos. Para niños que aprenden inglés, es ideal para practicar las partes del cuerpo y los animales, y, además, las ilustraciones del bosque están llenas de detalles en los que fijarse. Gracias a los pareados rimados, El Grúfalo es perfecto para leer en voz alta. Aquí puedes ojearlo.

Clásicos de la literatura infantil inglesa - Más Edimburgo (1)

2. The tiger who came to tea (Judith Kerr, 1968)

Ilustradora: Judith Kerr | El tigre que vino a tomar el té, editorial Kalandraka | Cómpralo

Tras su publicación en 1968, este cuento ganó pronto el reconocimiento de clásico contemporáneo, que ha acompañado a niños de todo el mundo durante décadas. Una tarde, la pequeña Sophie y su madre están tomando el té en casa cuando, de repente, alguien llama a la puerta. ¿Quién puede ser?

Clásicos de la literatura infantil inglesa - El tigre que vino a tomar el té

«Sophie opened the door and there was a big, furry, stripy tiger. The tiger said: Excuse me, but I’m very hungry. Do you think I could have tea with you?».

«Sofía abrió la puerta y se encontró un enorme, peludo y rayado tigre que dijo:

–Disculpadme, estoy hambriento. ¿Podría tomar el té con vosotras?».
Clásicos de la literatura infantil inglesa - Más Edimburgo (8)

Poco a poco, aprovechando la hospitalidad de las anfitrionas, el glotón y descarado tigre acaba con todas las provisiones de casa, desde el agua de los grifos hasta la comida de la alacena. Y, tal y como llegó, desaparece, dejando el hogar patas arriba. Pero no hay mal que por bien no venga: Sophie y sus padres terminan el día con una emocionante cena en la cafetería y, por si acaso al invitado se le ocurre volver, compran una enorme lata de comida de tigre.

A pesar de que han transcurrido más de 40 años desde su publicación, el libro sigue encandilando a los pequeños por la naturalidad con la que se plantea un hecho tan poco cotidiano como que un tigre venga a merendar.

En España es poco conocido todavía, ya que se tradujo y publicó hace pocos años, aunque la versión original es ideal para que los niños practiquen el vocabulario relacionado con la comida y el mobiliario en inglés, y algunas estructuras gramaticales simples. Aquí puedes ver un poquito más.

Clásicos de la literatura infantil inglesa - El tigre que vino a tomar el té

Judith Kerr también es autora de la saga del gato Mog, para niños, y de una trilogía juvenil donde narra su vida después de que ella y su familia, de origen judío, escaparan de la Alemania de 1933. Quizás te suene la primera parte, Cuando Hitler robó el conejo rosa.

3. Guess how much I love you (Sam McBratney, 1994)

Ilustradora: Anita Jeram | Adivina cuánto te quiero, editorial Kókinos | Cómpralo

¿Es posible medir el amor? Con esta premisa, este cuento rebosante de ternura se ha convertido en un imprescindible de cualquier biblioteca, y su lectura es un ritual para muchos padres a la hora de acostar a sus pequeños.

Adivina cuánto te quiero - Cuentos de la literatura inglesa

Un día, antes de ir a la cama, una liebre pequeña le susurra al oído a su padre: “Adivina cuánto te quiero”. La pregunta da paso a una cariñosa competición en la que, utilizando todo su ingenio, el papá liebre y el pequeño usan las medidas a su alcance para demostrarse cuánto se quieren.

El pequeño salta, se pone de puntillas, trepa a los árboles, extiende los brazos… Pero papá liebre siempre gana. Cada vez más somnolienta, a la pequeña liebre se le ocurre la medida definitiva, la más infinita: la luna.

Adivina cuánto te quiero - Cuentos de la literatura inglesa

«”I love you right up to the moon,” he said, and closed his eyes.

“Oh, that’s far,” said Big Nutbrown Hare.

“That is very, very far.”  Big Nutbrown Hare settled Little Nutbrown Hare into his bed of leaves.

He leaned over and kissed him good night.

Then he lay down close by and whispered with a smile, “I love you right up to the moon – and back.”»

«“Te quiero de aquí a la LUNA”, dijo, y cerró los ojos.

“Eso está muy lejos”, dijo la liebre grande.

“Eso está lejísimos”.

La gran liebre color avellana acostó a la liebre pequeña en una cama de hojas.

Se quedó a su lado y le dio un beso de buenas noches.

Luego se acercó aún más y le susurró con una sonrisa: “Yo te quiero de aquí a la luna… y vuelta”».

Adivina cuánto te quiero - Cuentos de la literatura inglesa
Un diálogo sencillo y cálido que, acompañado por las dulces ilustraciones de Anita Jeram, consigue transmitir un gran mensaje, el de un amor y una admiración inconmensurables. Para niños que aprendan inglés, es un buen cuento para trabajar los comparativos, las preposiciones de lugar y los adjetivos.

4. Mr. Men & Little Miss (Roger Hargreaves, 1971-)

Ilustrador: Roger Hargreaves | Don / Doña, ediciones Gaviota – Mr. / Miss, Laberinto | Cómpralos

Los colores vivos y los trazos sencillos son la seña identitaria de los personajes del ilustrador Roger Hargreaves en Mr. Men y Little Miss, señores y señoritas que se mueven por un universo de simplicidad adorable y que ya forman parte de la cultura popular inglesa.

«¿Cómo es una cosquilla?», le preguntó el hijo del ilustrador a su padre una mañana de 1971. Así nació el primero de los personajes que habría de dar paso a una serie de libros conocida en todo el mundo: Mr. Tickle (Don Cosquillas), un risueño hombrecito naranja con sombrero azul y brazos infinitos.

Little Miss - Cuentos infantiles ingleses

Con los años, la colección de personajes de Hargreaves fue creciendo, ilustrando defectos y virtudes en cada una de las entregas. Little Miss Sunshine (Miss Alegría), por ejemplo, llega al reino de la tristeza, donde reírse no está permitido, y debe arreglárselas para que el rey deje de lamentarse.

«“Miseryland?” he said. “I didn’t know there was such a place!” Little Miss Sunshine giggled. “Actually”, she said. “There isn’t!”».

«”¿El reino de la tristeza?”, dijo él. “No sabía que ese lugar existiera”. Miss Alegría se rió. “De hecho”, contestó, “¡no existe!”».

Little Miss - Cuentos infantiles ingleses

Miss Mandona, Mr. Dormilón o Mr. Feliz son otros de los coloridos seres que protagonizan la saga y que han aparecido en una famosa serie de la BBC y en cientos de productos.

Little Miss - Cuentos infantiles ingleses

Tras la muerte de su padre, Adam Hargreaves, que con su inocente pregunta sobre las cosquillas fue responsable del primer libro más de 40 años atrás, ha continuado escribiendo e ilustrando los llamativos libros de Mr. Men y Little Miss, ideales para que los estudiantes de inglés más pequeños trabajen los adjetivos.

5. The Snowman (Raymond Briggs, 1978)

Ilustrador: Raymond Briggs | El muñeco de nieve, La Galera | Cómpralo

The Snowman es un libro singular. No tiene texto; sin embargo, desde que Raymond Briggs lo imaginara y llenara sus páginas de mágicas ilustraciones, se ha convertido en una historia de referencia de la literatura inglesa.

Un frío día de invierno, un niño se levanta y, al otro lado de la ventana, contempla con asombro el paisaje nevado y decide salir a construir un muñeco de nieve. Tomando todo aquello que encuentra por casa (un pedazo de carbón, una mandarina), lo adorna poco a poco, abrigándole con bufanda y sombrero.

Clasicos de la literatura infantil inglesa - Mas Edimburgo (6)

Por la noche, cuando el reloj marca las doce, el muñeco cobra vida y aparece en la habitación del niño. Encantado con su nuevo compañero, el pequeño le muestra la casa, con mucho cuidado de no despertar a sus padres. Tras eso, deciden salir a dar un paseo y, de la mano, sobrevuelan el pueblo, los paisajes nevados, el mar y los muelles. Con la salida del sol, ambos regresan a casa. Al día siguiente, cuando el niño sale en busca del muñeco de nieve,  en su lugar encuentra tan solo un charco de agua.

Clasicos de la literatura infantil inglesa - Mas Edimburgo (6)

The Snowman es una oda a la imaginación y al niño que todos llevamos dentro; una historia de silencios, que resplandecen bajo la luz de la nieve. Aunque no tenga letra, es perfecta para mostrar a los niños y animarles a que cuenten qué está sucediendo.

En 1982, el libro se transformó en una película animada de 30 minutos, también silenciosa, que sigue embelesando a pequeños y mayores el día de Navidad, cuando en muchos hogares es tradición verla. En la escena más famosa, el niño y el muñeco de nieve vuelan acompañados de la canción Walking in the air.

Y tú, ¿qué historias devorabas una y otra vez cuando eras un niño? ¿Cuáles son las que no pueden faltar en tu hogar?