¿A ti también te encanta descubrir esos rincones de Edimburgo que a menudo las guías pasan por alto? Hoy nos trasladamos al el barrio de Corstorphine, en el oeste de la ciudad, donde se alza la más occidental de las siete colinas de la capital: Corstorphine Hill.

Esta colina es casi un secreto para los visitantes: al contrario que sus compañeras más conocidas, Arthur’s Seat o Calton Hill, se encuentra en un barrio residencial que cuenta únicamente con el Edinburgh Zoo como gran atractivo turístico.

Pero, a pesar de elevarse tan solo 160 metros, Corstorphine Hill es visible desde toda la capital, y, como tantos otros rincones de Edimburgo, sus bosques esconden pequeños tesoros.

¿Nos acompañas a escalar una sorprendente torre con increíbles vistas a la ciudad y a pasear por un jardín amurallado? ¡Vamos a visitar Corstorphine Hill y su torre!

visitar-corstorphine-hill-vistas-de-edimburgo-2

Corstorphine Hill, la colina desconocida de Edimburgo

Corstorphine Hill, uno de los parques más extensos de Edimburgo, es una colina tapizada de bosques y atravesada por pequeños senderos.

La frondosa vegetación y las enormes rocas envuelven la colina y la aíslan de la ciudad, convirtiéndola en un espacio donde reina la tranquilidad. Es un lugar ideal para pasear, siempre frecuentado por los vecinos y por los amantes de la naturaleza.

Las pendientes de Corstorphine albergan, además de bosques, la cantera de Barnton, de la que se extrae la piedra para construir muchos de los edificios de Edimburgo.

La colina también esconde, en algún rincón, un búnker nuclear construido durante la guerra fría, del que siempre se rumorea que abrirá como museo en algún momento.

Visitar Corstorphine Hill Edimburgo

Visitar Corstorphine Hill y torre de Corstorphine Edimburgo

Visitar Corstorphine Hill y torre de Corstorphine Edimburgo

La torre de Corstorphine, vistas de Edimburgo

Pasea entre los bosques de Corstorphine Hill y pronto encontrarás la silueta de uno de sus secretos: la torre de Corstorphine, o Corstorphine Hill Tower.

De estructura cuadrada y 20 metros de altura, esta torre se construyó en 1871 en honor al centenario del nacimiento de Sir Walter Scott.

El escritor cuenta también con otra torre en el centro de Edimburgo, el Scott Monument, aunque, si te gusta su obra, te recomendamos que hagas una excursión a los Borders de Escocia, tierra donde vivió buena parte de su vida y donde descansa.

La torre de Corstorphine Hill Edimburgo (4)

Aunque no hay princesa que nos lance su trenza dorada desde la ventana, la torre guarda en su cima un obsequio para todo el que se atreva a subir por las escaleras metálicas de caracol.

Si no te gustan las alturas, quizás te cueste decidirte, pero el ascenso es muy rápido y, una vez arriba, verás que la recompensa es inmediata. Porque, desde la pequeña terraza que corona la torre, conquistas uno de esos miradores de Edimburgo que enamoran.

Ante ti se extiende, espléndido, el fiordo de Forth, con los titánicos puentes atravesándolo, las islas deshabitadas flotando entre las dos costas y los barrios del norte de Edimburgo, como Granton o Leith, bordeando el mar.

Visitar Corstorphine Hill Edimburgo

A lo lejos se distinguen, como si de una maqueta se tratase, el Castillo de Edimburgo y los edificios del centro, alineados en una perspectiva muy poco común.

Si te fijas, desde lo alto de esta torre construida en homenaje a Scott verás el otro monumento alzado en honor al escritor, el Scott Monument, en los jardines de Princes Street.

Dos panorámicas bellísimas y muy distintas con un escocés muy querido como denominador común. Al sur, majestuosos, podrás contemplar los Pentlands, y en los días claros, al noroeste también se distingue la zona de los Trossachs.
Visitar Corstorphine Hill Edimburgo

La torre de Corstorphine Hill Edimburgo (6)

La entrada a la torre es gratuita, aunque solo abre los domingos por la tarde en los meses de primavera y verano, pues la gestionan The Friends of Corstorphine Hill, un grupo de voluntarios que dedica generosamente su tiempo a cuidar de la colina.

El Jardín amurallado de la colina de Corstorphine

Al pie de la colina, al este de Hillwood House, te espera otra sorpresa: The Walled Garden, un jardín rodeado de murallas que lo separan del bosque.

Dentro de este pequeño recinto, la primavera se respira durante todo el año: The Friends of Corstorphine Hill se ocupan del jardín semana tras semana, colmándolo de flores, arbustos y  rincones dominados por la paz donde sentarte a descansar un rato.

La torre de Corstorphine Hill Edimburgo (12)

La torre de Corstorphine Hill Edimburgo (13)

Resulta admirable que el trabajo de un grupo de voluntarios pueda crear remansos de color como éste, que se suma a la lista de los preciosos jardines de Edimburgo.

Si lo visitas en primavera, podrás disfrutar de un manto blanco y amarillo de snowdrops (campanillas) y daffodils (narcisos), con los tulipanes de distintas tonalidades abriéndose paso entre la vegetación.

Durante el resto del año, en el jardín podrás ver otros árboles y flores autóctonas. Las paredes, en las que puede observarse algún que otro fósil, contribuyen a aislar el jardín y convertirlo en un lugar tranquilo para un bonito paseo.

La torre de Corstorphine Hill Edimburgo (14)

La torre de Corstorphine Hill Edimburgo (15)

¿Conocías Corstorphine Hill y estos rincones de Edimburgo? Si no has estado, ¡aprovecha para visitarlos en primavera o en verano!

Subir a Corstorphine Hill, en Edimburgo

  • Corstorphine Hill – Web con rutas, mapas y horarios de la torre y del jardín.
  • La torre es gratuita y abre los domingos de mayo a septiembre. Consulta las horas de apertura en la web.
  • ¿Cómo llegar? Muchos autobuses tienen parada en los alrededores de Corstorphine Hill, en Queensferry Road (al norte), Clermiston Road (al oeste), o Cairnmuir Road (al sur). El trayecto desde el centro es de 25-30 minutos; consulta los horarios y las líneas en la web de Lothian Buses.
  • Los 10 mejores miradores de Edimburgo | 10 excursiones entre naturaleza en Edimburgo