Ann Street, en Stockbridge, figura entre las calles residenciales más exclusivas del Reino Unido, y es también una de las más bonitas de la ciudad.

Sus hileras de casitas de estilo georgiano, proyectadas en 1817 por Henry Raeburn, se integran en el modelo de arquitectura de la New Town. Sin embargo, poseen una cualidad única: no solo disponen de un jardín trasero, como muchos edificios en Edimburgo, sino también de un amplio jardín delantero que enmarca las fachadas señoriales y conduce a las puertas de colores. La calle, ligeramente elevada, cuenta con vistas al Firth of Forth, y los vecinos también pueden disfrutar de los Dean Gardens, uno de los mayores jardines privados de Edimburgo.

Stockbridge16

Todos los vecinos conocen la historia de cómo cada vez que la Reina Madre visitaba la ciudad pedía al chófer que se desviase del recorrido habitual hacia el palacio de Holyrood para sumergirse en la calma de Ann Street y observar las elegantes casas desde detrás de los cristales.

Merece la pena pasear por esta vía repleta de lujo y de silencio, sorteando los coches (cada casa cuenta con más de uno, y el aparcamiento es el mayor inconveniente del lugar) y espiando los portales por entre los setos. Dicen que, de vez en cuando, el fantasma del señor Swan, un marinero que murió ahogado en alta mar,  vuelve a Ann Street para contemplar su bella calle por última vez…

 

Mapa para visitar Ann Street