Donde las culturas de Escocia y del mundo se encuentran

Si el día amanece nublado, o si ya has salido cuando de repente la lluvia comienza a desplomarse sobre las calles, no lo pienses dos veces y acércate hasta el National Museum of Scotland, situado a pocos minutos del centro y de visita obligada en Edimburgo.

Este cautivador e inagotable museo, que ya se ha convertido en el segundo más visitado del Reino Unido después del British Museum en Londres, embarca a pequeños y a mayores en un viaje a través del los siglos, desde la prehistoria hasta nuestros días, con una infinidad de escenarios como telón de fondo, desde la naturaleza hasta el arte, pasando por las culturas del mundo, la historia de Escocia, el diseño, la ciencia y la tecnología. Y lo hace implicando al visitante: no solo te perderás entre sus salas y saciarás tu curiosidad con una gran cantidad de información, sino que también podrás ver, tocar, jugar y disfrutar.

Un soplo de aire fresco en Edimburgo

El National Museum of Scotland nació gracias a la unión de dos museos contiguos, el Museum of Scotland y el Royal Museum. Desde el exterior verás la diferencia: la  estructura del Museum of Scotland es moderna (se construyó en 1998); mientras que el Royal Museum, con su fachada victoriana, se irguió en 1861, y en el interior consta de un enorme vestíbulo de hierro fundido con un techo de cristal que inunda el museo de luz natural.

En 2011, tras una espectacular renovación, el museo reabrió con más vitalidad que nunca, añadiendo a su colección miles de piezas inéditas e inaugurando espacios y exposiciones. Desde entonces recibe un flujo cada vez mayor de visitantes, y no es de extrañar: la entrada es gratuita; la oferta es interesante y muy variada y la disposición y la amplitud de las salas invitan a pasear con calma por las distintas secciones.

Las colecciones del Museo Nacional de Escocia

El museo está dividido en cinco grandes secciones, que a su vez están distribuidas a lo largo cinco niveles: Naturaleza, Culturas del mundo, Arte y diseño, Ciencia y tecnología y Escocia. Es imposible no encontrar algo que te llame la atención entre sus más de 8 000 tesoros, desde hallazgos medievales, como las fascinantes piezas del juego de ajedrezde la Isla de Lewis; pasando por artefactos con un pasado oscuro como la Maiden, una guillotina que decapitó a más de 150 personas en el Edimburgo del S XVI; y llegando a piezas de nuestros días, como uno de los extravagantes trajes de Elton John o el cuerpo disecado de la popular oveja Dolly, el primer mamífero clonado.

Otro de los grandes atractivos del museo es el reloj Millenium Clock Tower, un intrincado reloj animado que, con cada hora, embelesa a los visitantes con un espectáculo donde grotescas figuras muestran lo mejor y lo peor del siglo XX.

Sin embargo, no todas las joyas del National Museum se encuentran en sus salas. Toma el ascensor hasta la planta 7 para visitar la Rooftop Terrace, la terraza del museo, que ofrece unas vistas maravillosas de 360º sobre Edimburgo.

Para los más pequeños

El museo es también un lugar ideal para los peques de la casa, que no se aburrirán ni un segundo gracias a las exposiciones interactivas, que invitan a tocar, escuchar e incluso oler; a resolver acertijos y a aprender jugando. Seguro que les encanta la sección de Naturaleza, donde animales y esqueletos de todos los tiempos y lugares pueblan las salas y techos.

Además, recientemente la colección del National Museum sirvió de inspiración para la película de Disney Pixar Brave (en español, Indomable), cuya acción se sitúa en las Highlands escocesas. Los artistas de Pixar visitaron Edimburgo en 2006 y 2007 y fotografiaron objetos para inspirarse a la hora de diseñar armas, telas y escenarios que aparecen en la película, y que puedes ver de cerca en el museo.

Planifica tu visita

Encontrarás todo lo necesario para preparar tu visita en la entrada del museo, donde podrás hacerte con un mapa y ver los eventos del día, como los tours guiados gratuitos por distintas galerías para que descubras los tesoros de primera mano. Periódicamente, el National Museum of Scotland también alberga conciertos o noches temáticas y exposiciones temporales, así que visita la web antes de escoger una fecha. Ten en cuenta que la colección es tan vasta que es imposible abarcarla en una sola mañana. Si dispones de tiempo, puedes aprovechar la entrada gratuita para visitar el edificio tantas veces como te apetezca.

En el museo hay varias cafeterías donde puedes comer, pero si te apetece una cena de lujo, el nivel 5 aloja uno de los restaurantes más celebrados de Edimburgo, el Tower Restaurant, conocido por su excelente carta de vinos y frecuentado por  distintas personalidades.

Información para visitar el Museo Nacional de Escocia

  • Entrada gratuita (si te gusta el museo, ¡haz un pequeño donativo!)
  • Chambers Street, Edinburgh EH1 1JF
  • Página web con horarios de apertura e información de tours
  • Ambas entradas son accesibles a usuarios en silla de ruedas y todos los niveles están conectados mediante ascensores.
  • Visitar la terraza panorámica Rooftop Terrace

El museo se encuentra a tan solo 5 minutos al sur de la Royal Mile y es de fácil acceso caminando. Para consultar qué líneas de autobús tienen parada cerca, visita la web de Lothian Buses.